El ga­bi­ne­ta­zo y el re­ba­ño mu­ni­ci­pal

Periódico AM Express Irapuato) - - CORREDOR INDUSTRIAL - José Luis Ra­mí­rez

La pri­me­ra tan­da del ga­bi­ne­te de la ciu­da­da­na Pa­nia­gua, a de­cir de ella, no fue fá­cil. Pe­ro des­de lue­go Javier Men­do­za Már­quez le pu­so en cha­ro­la de pla­ta los vo­tos de sus pu­pi­los, y de ese mo­do le qui­to lo difícil. Ya con el gru­po de los ocho en la bol­sa, y seis más de su re­ba­ño, es­co­gió sin nin­gún ru­bor a un se­lec­to gru­po de co­la­bo­ra­do­res que se dis­tin­guen por sa­ber po­co o na­da del tra­ba­jo mu­ni­ci­pal. Den­tro de las co­sas in­com­pren­si­bles de su es­tra­te­gia de ad­mi­nis­tra­ción y go­bierno, en­con­tra­mos el he­cho de nom­brar pri­me­ro a los ad­mi­nis­tra­do­res de las di­fe­ren­tes áreas mu­ni­ci­pa­les, y lue­go pro­yec­tar lo que van a rea­li­zar. Re­cor­de­mos que pa­ra la se­lec­ción se tar­dó días y me­ses.

Pa­ra em­pe­zar vea­mos el ca­so del área de cul­tu­ra. Con la se­lec­ción del in­cli­na­do a la pan­de­re­ta y las cas­ta­ñue­las, re­pli­ca el mis­mo vi­cio de nom­brar a una per­so­na que pro­ba­ble­men­te co­mo afi­cio­na­do can­te bien las ran­che­ras, pe­ro que de ges­tión y ad­mi­nis­tra­ción cul­tu­ral sa­be tan­to co­mo de me­cá­ni­ca de sue­los. A mo­do de cam­pa­ña elec­to­ral, el su­so­di­cho, con­vo­có al res­pe­ta­ble y cul­tí­si­mo gre­mio pa­ra “sa­ber de sus ne­ce­si­da­des”. En­tre sus ase­so­ra­das ocu­rren­cias, pa­ra be­ne­plá­ci­to de los “mas de cien” es­cu­chan­tes -así lo afir­ma una edil, que por cier­to lo fun­da­men­ta con una ima­gen en don­de apa­re­cen mas de trein­ta, in­clu­yen­do a los em­plea­dos de la Ca­sa de la cul­tu­ra-, de­cla­ra que crea­rá la Es­cue­la de Tea­tro, en ese sim­plis­mo crea­ti­vo, po­dría­mos pre­gun­tar, ¿por qué no, una de tí­te­res y ti­ti­ri­te­ros?

En Trán­si­to y po­li­cía vial, el sil­ba­to prin­ci­pal lo lle­va una dis­tin­gui­da da­ma que en su ha­ber tie­ne ha­ber pro­cu­ra­do la de­fen­sa del con­tri­bu­yen­te y ser pa­nis­ta. Con­fie­sa que no tie­ne ex­pe­rien­cia en ese te­ma la­bo­ral, pe­ro en des­car­go, exal­ta la du­re­za de sus ma­nos. Co­mo en es­te ám­bi­to el gla­mour no es lo im­por­tan­te, sino las in­frac­cio­nes en el hie­lo, y ubi­car al nu­tri­do y ague­rri­do cuer­po de agen­tes de trán­si­to en los si­tios más ren­ta­bles, no creo que se le di­fi­cul­te apren­der con ra­pi­dez. De otras co­sas, qui­zá le cues­te un po­co, co­mo en­ten­der que po­ne en ries­go la vi­da de los agen­tes de trán­si­to y a los con­duc­to­res, al co­lo­car re­te­nes sin pro­to­co­los de se­gu­ri­dad, tal co­mo lo hi­zo días des­pués de ha­ber pro­tes­ta­do el car­go. Otro pre­cla­ro ejem­plo del ga­bi­ne­ta­zo es quien di­ri­ge el Dif. En­tre sus pri­me­ras ac­cio­nes pa­ra “de­sin­te­grar a la fa­mi­lia”, em­pe­zó a co­brar 53.31 pe­sos por día a los adul­tos ma­yo­res pa­ra to­mar cla­ses en al­guno de los ta­lle­res que im­par­ten en Ca­sa Día. Mas de mil pe­sos al mes por ha­cer uso de ins­ta­la­cio­nes pú­bli­cas, que fue­ron cons­trui­das con di­ne­ro de los ciu­da­da­nos. Ade­más los suel­dos de ella y de los otros em­plea­dos, así co­mo los ser­vi­cios de agua, luz, man­te­ni­mien­to son pa­ga­dos tam­bién con el di­ne­ro de im­pues­tos. En los paí­ses con sen­ti­do hu­mano, los adul­tos ma­yo­res al igual que los ni­ños, son cui­da­dos y pro­te­gi­dos por la so­cie­dad. Le pre­gun­to, ¿pa­ra eso vo­tó us­ted? El flamante ocu­pan­te de la ofi­ci­na de pro­mo­ción de pues­tos de fru­tas, ta­cos y gar­na­chas, lla­ma­da tam­bién Fis­ca­li­za­ción, sim­ple­men­te de­cla­ra que no tie­ne nin­gún pro­yec­to de tra­ba­jo, que se adap­ta­rá al pro­yec­to de la ciu­da­da­na Pa­nia­gua. Y la pre­gun­ta de re­bo­te se­ría, ¿y cuál es el pro­yec­to de tra­ba­jo en fis­ca­li­za­ción de la ciu­da­da­na Pre­si­den­te? ¿Se­rá el mis­mo del ciu­da­dano Le­mus, o sea, re­ga­lar per­mi­sos pa­ra la ven­ta en la vía pú­bli­ca, a sus fun­cio­na­rios de pri­mer ni­vel? ¿O lle­nar el cen­tro his­tó­ri­co de ven­de­do­res a cam­bio de vo­tos?

Des­de lue­go, los fó­si­les de Desa­rro­llo ur­bano, trans­por­te pú­bli­co, no cuen­tan por­que esas pla­zas ya las te­nían ase­gu­ra­das sus pa­tro­nes. ¿Si no, quién les iba a per­mi­tir con­tar con la in­fraes­truc­tu­ra ur­ba­na pa­ra sus lo­te­ci­tos y tie­rri­tas? ¿O quién se ha­ría de la vis­ta gor­da del trans­por­te cha­ta­rra y del au­to­pi­ra­ta­je? No, es­tos no cuen­tan, re­pi­to, ya es­ta­ban apar­ta­das. Los edi­les es­tán igual, re­pi­ten las vie­ja prác­ti­ca de na­dar de muer­ti­to o em­pie­zan con una an­da­na­da de ton­te­rías co­mo si la si­tua­ción so­cial fue­ra al estilo walt Dis­ney. El se­ñor de los dre­na­jes, Jorge Ar­men­gol, co­mo pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Ha­cien­da, nos di­ce que las mul­tas de trán­si­to por no usar cin­tu­rón, por pa­sar­se una luz ro­ja, por usar el te­lé­fono cuan­do se va ma­ne­jan­do, o cuan­do se ma­ne­ja in­to­xi­ca­do por el con­su­mo de al­cohol o dro­gas no ten­drán des­cuen­to. Afec­ta­do por el de­li­rio de su li­qui­da­ción ile­gal, que fue por mas de tre­cien­tos se­sen­ta mil pe­sos, ya no ra­zo­na, y no ad­vier­te que ese he­cho se­rá fa­vo­ra­ble pa­ra au­men­tar la ex­tor­sión a la que son tan in­cli­na­dos los agen­tes de trán­si­to. Esa de­ci­sión no au­men­ta­rá los in­gre­sos, no san­cio­na­rá, mu­cho me­nos lo­gra­rá con­cien­ti­zar al in­frac­tor, y mu­cho me­nos al ex­tor­sio­na­dor. Des­de lue­go, esa vi­sión re­tro­gra­da y pu­ni­ti­va no pro­te­ge­rá a los con­duc­to­res. ¿Re­ci­bi­rá co­mi­sión por ca­da pun­to de ex­tor­sión? Al que de plano ya lo trai­cio­nó la me­mo­ria, es al re­gi­dor Carlos Ri­vas Aguilar, él pre­si­de la Co­mi­sión de Se­gu­ri­dad, cuan­do le pre­gun­tan cuá­les eran las es­tra­te­gias de se­gu­ri­dad que se im­ple­men­ta­rían en el INFOPOL, con­tes­tó que no la tie­ne por­que “no es de su com­pe­ten­cia so­li­ci­tar­les la in­for­ma­ción a los di­rec­to­res”. Aho­ra re­sul­ta que el Ayun­ta­mien­to que cons­ti­tu­ye la má­xi­ma au­to­ri­dad en el mu­ni­ci­pio, es­ta de or­na­to. Mal, muy mal ciu­da­da­na Pa­nia­gua, se le ol­vi­dó que hay quie­nes ya no apren­den tru­co nue­vo.

Tam­bién hay otros edi­les que va­cíos de pro­yec­tos, pro­gra­mas y pro­pues­tas, les ca­yó la for­tu­na de ser re­gi­do­res, y se han plan­ta­do en el jar­dín cen­tral, pa­ra re­ci­bir en “una cuar­ti­lla”, las pro­pues­tas de go­bierno y la ilu­mi­na­ción del pue­blo sa­bio. Ob­vio, si­guen en cam­pa­ña. Su­po­nien­do que les lle­ga­ran y les acep­ta­ran 12 cuar­ti­llas de pu­ño y le­tra de ilus­tres ciu­da­da­nos. De­be­mos pre­gun­tar­nos si se­rá su­fi­cien­te pa­ra de­vol­ver­le la son­ri­sa a la ciu­dad. Por cier­to, creo que lle­van 4, pe­ro bueno, nun­ca es tar­de pa­ra lle­gar tar­de, di­ría don Pan­ta­león.

Otro bo­tón de in­con­gruen­cia. El mar­tes pa­sa­do se reunió la Co­mi­sión de Go­bierno, Re­gla­men­tos y jus­ti­cia mu­ni­ci­pal, a de­cir de ellos, fue pa­ra dar­le se­gui­mien­to al aná­li­sis de la ini­cia­ti­va de Ley pa­ra la pre­ven­ción so­cial de la vio­len­cia y la de­lin­cuen­cia del Es­ta­do de Gua­na­jua­to. Uno de los as­pec­tos fa­vo­ra­bles de es­ta Ley, es la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na. Re­cuer­da que ha­ce po­co más de una se­ma­na, Alian­za Ciu­da­da­na pre­sen­tó en la UCA un aná­li­sis de di­cha Ley, pre­vio a es­te even­to, se les ha­bía in­vi­ta­do a par­ti­ci­par, pe­ro a nin­guno de los dos even­tos fue­ron. Era re­le­van­te por­que los ciu­da­da­nos por pri­me­ra vez to­man la ini­cia­ti­va de abor­dar el te­ma le­gis­la­ti­vo, y por­que de esa ley de­pen­de­rá que la ciu­dad eli­mi­ne las cau­sas que ge­ne­ran la in­se­gu­ri­dad. Ais­la­dos de la so­cie­dad, cua­tro o cin­co edi­les de­li­be­ran y re­pi­ten el mis­mo es­que­ma de tra­ba­jo, que no im­pe­di­do que la san­gre y mie­do si­ga pre­sen­te en nues­tras ca­lles.

Así lu­ce el che­que en blanco que les fir­mó Mau­ri­cio Her­nán­dez Men­do­za y su flamante tío, Javier Men­do­za Már­quez, in­cre­pa­do con in­sis­ten­cia en su cam­pa­ña por la des­apa­ri­ción de mi­llo­nes de pe­sos que se des­ti­na­ron pa­ra la co­lo­nia Fo­visss­te ha­ce al­gu­nos años, y que aun re­cla­man los ai­ra­dos afec­ta­dos. Re­vol­ca­de­ro.

Se­ría bueno vol­ver a pre­gun­tar­les: ¿Pro­tes­tan cum­plir y ha­cer cum­plir la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca de los Es­ta­dos Uni­dos Me­xi­ca­nos, la del Es­ta­do de Gua­na­jua­to y las le­yes que de ellas ema­nen y desem­pe­ñar leal y pa­trió­ti­ca­men­te el car­go que el pue­blo les ha con­fe­ri­do? …

“Los edi­les es­tán igual, re­pi­ten la vie­ja tác­ti­ca de na­dar de muer­ti­to o em­pie­zan con una an­da­na­da de ton­te­rías...”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.