Ofre­cen per­pe­tui­dad

» Con 40 años de his­to­ria, el Pan­teón del Jar­dín de Los Oli­vos es de los más an­ti­guos y más gran­des de Irapuato

Periódico AM Express Irapuato) - - CORREDOR INDUSTRIAL - Fá­ti­ma Es­ca­lan­te Irapuato@pe­rio­di­co.am

Des­pués del Pan­teón Mu­ni­ci­pal, ha­ce 40 años se ins­ta­ló el Pan­teón Jar­dín de los Oli­vos, sien­do el pri­mer ce­men­te­rio par­ti­cu­lar en el mu­ni­ci­pio pa­ra ofre­cer a los ira­pua­ten­ses la se­pul­tu­ra per­ma­nen­te de los di­fun­tos, se­ña­ló María Lui­sa Díaz Pa­la­cio, hi­ja de Er­nes­to Díaz Puente, se­gun­do pro­pie­ta­rio del ce­men­te­rio. Es­te icó­ni­co ce­men­te­rio cuen­ta con más de 40 años de ser­vi­cio y 30 hec­tá­reas de te­rreno, de las cuá­les a la fe­cha ya se han ocu­pa­do 11 con apro­xi­ma­da­men­te 20 mil ga­ve­tas uti­li­za­das.

Don Ma­nuel Bor­ja fue el due­ño ori­gi­nal del ce­men­te­rio, co­no­ci­do por ser cu­ña­do del Ex Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Díaz Ordaz y un gran em­pre­sa­rio sin em­bar­go no tu­vo el tiem­po pa­ra ha­cer flo­re­cer el ne­go­cio por lo que em­pe­zó a bus­car un com­pra­dor po­ten­cial.

“Mi pa­pá ad­qui­rió el ce­men­te­rio más o me­nos en el año de 1963 y la transac­ción se dio por­que un co­no­ci­do de él, Don Ma­nuel Bor­ja, que­ría ven­der­lo, en­ton­ces el due­ño le di­jo a mi pa­pá que le ayu­da­ra a pro­mo­cio­nar­lo, lo pro­mo­vían pe­ro no ven­dían, en­ton­ces le pro­pu­so ven­dér­se­lo a mi pa­dre, aun­que no te­nía­mos con que pa­gar­lo”, di­jo.

La fa­mi­lia, ori­gi­na­ria de la ciu­dad de Cuer­na­va­ca, Mo­re­los, ini­ció el pa­go del te­rreno con es­fuer­zo en ini­ciar su pro­mo­ción, tar­dan­do más de dos años en ven­der la pri­me­ra ga­ve­ta.

“Mi pa­pá ven­dió nues­tra ca­sa, vi­vía­mos en Cuer­na­va­ca, le dio el di­ne­ro de la ca­sa pa­ra ini­ciar con el pa­go, y co­mo to­da­vía era más di­ne­ro se hi­zo de so­cios pa­ra que cu­brie­ran el to­tal de su cos­to, así se con­for­mó una so­cie­dad y la em­pre­sa co­mo tal, em­pe­zó a pro­mo­ver lo que ha­ce 40 años iba a ser el pri­mer ce­men­te­rio par­ti­cu­lar”, re­cor­dó. María Lui­sa Díaz re­cor­dó que en Irapuato no se acos­tum­bra­ba a pa­gar en vi­da por un es­pa­cio pa­ra la muer­te, sien­do un obs­tácu­lo que clien­tes de­ci­die­ran ad­qui­rir el ser­vi­cio.

“Mi pa­pá ba­ta­lló mu­cho, tar­dó co­mo dos años en ven­der la pri­me­ra ga­ve­ta, tu­vo que traer gen­te de Mé­xi­co, Gua­da­la­ja­ra, de otros ce­men­te­rios pa­ra que le ayu­da­ran a arran­car el pro­yec­to, tar­dó por­que Irapuato to­da­vía era un pue­bli­to y no ha­bía co­no­ci­mien­to de lo que era com­prar una ga­ve­ta”, ma­ni­fes­tó.

Cuán­do el ce­men­te­rio El Jar­dín de Los Oli­vos fue ven­di­do a la fa­mi­lia Díaz, ni si­quie­ra se ha­bía uti­li­za­do una hec­tá­rea en­te­ra de su ex­ten­sión.

“Ya era un ce­men­te­rio cuan­do lo ad­qui­ri­mos, siem­pre se ha lla­ma­do Jar­dín de los Oli- Has­ta la fe­cha, es el úni­co pan­teón que ofre­ce ur­nas bio­de­gra­da­bles he­chas a ba­se de tie­rra y mi­ne­ra­les y que fun­gen co­mo abono pa­ra for­ta­le­cer ár­bo­les de di­ver­sas es­pe­cies co­lo­ca­dos en las ins­ta­la­cio­nes del lu­gar. vos, co­mo el lu­gar don­de Je­sús rea­li­za­ba fre­cuen­te­men­te ora­cio­nes, pe­ro el due­ño an­te­rior no tu­vo la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar pa­ra arran­car­lo bien, el te­nía otros ne­go­cios, cuan­do se lo ofre­ce a mi pa­pá es que le em­pe­za­mos a apos­tar al ne­go­cio”, se­ña­ló.

Fue has­ta los años 80’s que los ira­pua­ten­ses em­pe­za­ron a mos­trar in­te­rés en el ce­men­te­rio que ofre­ce per­pe­tui­dad, a di­fe­ren­cia del Pan­teón Mu­ni­ci­pal.

“Su au­ge fue en los 80’s des­pués de que mi pa­pá pa­só la eta­pa en la que no ven­dían na­da y en lo que se da­ban a co­no­cer, la gen­te le em­pe­zó a ver el be­ne­fi­cio de com­prar, tam­bién fue bueno por­que en aquel en­ton­ces no te­nía­mos com­pe­ten­cia, no ha­bía otro par­ti­cu­lar, so­lo es­ta­ba el mu­ni­ci­pal, y no­so­tros ofre­cía­mos de di­fe­ren­te la per­pe­tui­dad, que no tie­ne el mu­ni­ci­pal, no se tie­nen que es­tar pa­gan­do re­fren­dos”, ex­pli­có.

El se­ñor Er­nes­to Díaz Puente mu­rió en 1998, sus res­tos ya­cen en el ce­men­te­rio jun­to a los de otros per­so­na­jes ira­pua­ten­ses.

“A lo me­jor gen­te re­co­no­ci­da de aquí de Irapuato a lo me­jor ahí hay, aho­ra no re­cuer­do a al­guien en es­pe­cí­fi­co, pe­ro te­ne­mos mu­chos sa­cer­do­tes so­bre to­do al­gu­nos a los que mu­chí­si­ma gen­te asis­tió al fu­ne­ral, gen­te que mu­chos de Irapuato que­rían, tam­bién ele­men­tos de po­li­cía, co­man­dan­tes, sol­da­dos del ejér­ci­to, ofi­cia­les”, ase­gu­ró. Ac­tual­men­te el ce­men­te­rio cuen­ta con el tra­ba­jo de 25 per­so­nas de­di­ca­das al man­te­ni­mien­to y aten­ción al clien­te, así co­mo 15 más en sus ofi­ci­nas ubi­ca­das en Ave­ni­da Re­vo­lu­ción.

Has­ta la fe­cha, es el úni­co pan­teón que ofre­ce ur­nas bio­de­gra­da­bles he­chas a ba­se de tie­rra y mi­ne­ra­les y que fun­gen co­mo abono pa­ra for­ta­le­cer ár­bo­les de di­ver­sas es­pe­cies co­lo­ca­dos en las ins­ta­la­cio­nes del lu­gar, es­to co­mo par­te del pro­yec­to ‘Ár­bo­les que dan vi­da, Par­que Fu­ne­ra­rio’, el cual tie­ne cos­tos que ron­dan los 12 mil pe­sos.

›› Su au­ge fue en los 80’s des­pués de que mi pa­pá pa­só la eta­pa en la que no ven­dían na­da y en lo que se da­ban a co­no­cer, la gen­te le em­pe­zó a ver el be­ne­fi­cio de com­prar, tam­bién fue bueno por­que en aquel en­ton­ces no te­nía­mos com­pe­ten­cia.‹‹

María Lui­sa Díaz Pa­la­cio Hi­ja del se­gun­do pro­pie­ta­rio del ce­men­te­rio.

Fue el pri­mer ce­men­te­rio par­ti­cu­lar en ofre­cer la se­pul­tu­ra per­ma­nen­te.

Fá­ti­ma Es­ca­lan­te

Fue has­ta los años 80’s que los ira­pua­ten­ses em­pe­za­ron a mos­trar in­te­rés en el ce­men­te­rio que ofre­ce per­pe­tui­dad, a di­fe­ren­cia del Pan­teón Mu­ni­ci­pal./fo­tos:

El pan­teón ofre­ce di­fe­ren­tes ser­vi­cios que le ga­ran­ti­zan a los usua­rios la co­mo­di­dad que bus­can.

Hay es­pa­cios que es­tán ador­na­dos de una ma­ne­ra muy ori­gi­nal.

Ac­tual­men­te el ce­men­te­rio cuen­ta con el tra­ba­jo de 25 per­so­nas de­di­ca­das al man­te­ni­mien­to y aten­ción al clien­te.

El pan­teón ofre­ce ur­nas bio­de­gra­da­bles.

La gen­te pue­de en­con­trar pre­cios a la me­di­da de sus po­si­bi­li­da­des en cuan­to a los ser­vi­cios de se­pul­tu­ra o cre­ma­ción.

María Lui­sa Díaz ha­bló so­bre lo que ofre­ce el pan­teón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.