¡

Periódico AM Express Irapuato) - - SUPER DEPORTIVO - Prof. Jorge Gor­di­llo Fce El Zur­ci­dor Del Tiem­po Ali­cia Molina / Edi­to­rial: $55.00 María José Pan­to­ja He­rre­ra

Sa­lu­dos ex­tra­ños! Los tiem­pos mo­der­nos sa­ca­ron fue­ra el ofi­cio de los zur­ci­do­res. Pa­ra va­rias per­so­nas les cau­sa­rá ex­tra­ñe­za qué fue ese ofi­cio. Dos de­ta­lles, uno, la au­to­ra Ali­cia Molina es una au­to­ra so­bre­sa­lien­te co­mo crea­do­ra de his­to­rias o cuen­tos in­fan­ti­les. Dos, Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca es una edi­to­rial muy im­por­tan­te que ha fa­vo­re­ci­do la li­te­ra­tu­ra in­fan­til y ju­ve­nil. Su co­lec­ción “A la Ori­lla del Vien­to” es fa­mo­sí­si­ma en Mé­xi­co y La­ti­noa­mé­ri­ca. Es­ta his­to­ria del zur­ci­dor tie­ne el nú­me­ro 72 de la co­lec­ción y es­tá gra­dua­da pa­ra los que leen bien. Lea­mos: “A las seis y me­dia de la tar­de Ca­mi­la ter­mi­nó por re­co­no­cer que esa ma­ña­na se ha­bía le­van­ta­do con el pie iz­quier­do. Su abue­la le ha­bía ad­ver­ti­do: “Cuan­do no­tes que te le­van­tas­te con el pie iz­quier­do, más va­le que co­mien­ces de nue­vo”. Su ma­má (que en otras co­sas no ha­cía nin­gún ca­so a la abue­la) se­guía es­te con­se­jo al pie de la le­tra y, a ve­ces, Ca­mi­la la veía vol­ver del tra­ba­jo muy fas­ti­dia­da, po­ner­se la pi­ja­ma, acos­tar­se y, cin­co mi­nu­tos des­pués, le­van­tar­se con un gran bos­te­zo, po­nien­do con to­do cui­da­do el pie de­re­cho so­bre el pi­so. Eso hu­bie­ra que­ri­do ha­cer Ca­mi­la aque­lla noche, pe­ro era de­ma­sia­do tar­de. Te­nía que re­sol­ver los pro­ble­mas que em­pe­zó a co­lec­cio­nar des­de tem­prano. Esa ma­ña­na, cuan­do so­nó el des­per­ta­dor, de­ci­dió que po­día es­pe­rar has­ta “den­tro de un ra­ti­to”; el ra­ti­to se fue ha­cien­do lar­go has­ta que, por fin, se le­van­tó tar­de y con sue­ño. El sue­ño se le qui­tó cuan­do oyó a su ma­má gri­tar des­de la co­ci­na: -Son las seis y vein­te, ¡en diez mi­nu­tos nos va­mos! Ca­mi­la pen­só que en un mal día has­ta lo bueno es ma­lo: ¡A quién se le ocu­rre ha­cer pan con na­ta -su pla­to fa­vo­ri­to -pa­ra desa­yu­nar en un día con pri­sa! Se subió al co­che con el pan en la mano, man­chó su uni­for­me, y las bro­mas de su ma­má, que siem­pre le ali­ge­ra­ban el via­je a la es­cue­la, no le hi­cie­ron nin­gu­na gra­cia. Cuan­do se reunió con sus ami­gos en el pa­tio de la es­cue­la su mal hu­mor em­pe­zó a des­apa­re­cer. De­ci­dió si­mu­lar que no es­ta­ba ahí; era una es­tra­te­gia que a ve­ces fun­cio­na­ba y a ve­ces no. Tra­ta­ba de ha­cer las co­sas co­mo si na­da, co­mo si el mal hu­mor no es­tu­vie­ra den­tro de ella, sino afue­ra, co­mo si per­te­ne­cie­ras a otro y, al­gu­nas ve­ces, ha­bía lo­gra­do de­jar­lo en el pa­tio y ce­rrar­le la puer­ta. Es­ta vez, cuan­do pen­só que ya lo ha­bía con­se­gui­do, ¡zas!, una ma­la no­ti­cia: “exa­men de ma­te­má­ti­cas”. ¡Có­mo pu­do ha­ber­lo ol­vi­da­do! La se­ño­ri­ta Gó­mez, pa­ra­da so­bre la ta­ri­ma, di­jo co­mo si fue­ra muy fá­cil: -Ha­brá una so­la pre­gun­ta: sa­car la su­per­fi­cie de un ico­sae­dro. Ca­mi­la no sen­tía mie­do con fre­cuen­cia, pe­ro re­co­no­ció en­se­gui­da la sen­sa­ción de que se res­ba­la­ba den­tro de un agu­je­ro ne­gro. En­ton­ces de­ci­dió: “Los pro­ble­mas son pa­ra re­sol­ver­los y, co­mo no re­cuer­do la fór­mu­la del ico­sae­dro, de­bo con­sul­tar mi cua­derno. Has­ta los gran­des ma­te­má­ti­cos re­vi­san sus no­tas”, se di­jo pa­ra tran­qui­li­zar­se. La se­ño­ri­ta Gó­mez no pen­sa­ba lo mis­mo por­que se acer­có y le di­jo muy se­ria: -Ca­mi­la, ¿no te da ver­güen­za co­piar? A pe­sar de sus ar­gu­men­tos Ca­mi­la no pu­do con­ven­cer a la se­ño­ri­ta Gó­mez de que con­sul­tar no es lo mis­mo que co­piar, así que tu­vo que acep­tar un ce­ro en el exa­men, que se pro­me­dia­ría con un sie­te de la se­ma­na pa­sa­da, un ocho de la an­te­pa­sa­da y otro ocho del pri­mer exa­men del mes. No era muy lis­ta pa­ra sa­car pro­me­dios, pe­ro sí lo su­fi­cien­te pa­ra dar­se cuen­ta de que es­ta­ba a pun­to de te­ner un cin­co en la bo­le­ta. Eso po­día sig­ni­fi­car una bue­na re­ga­ña­da, cua­tro fi­nes de se­ma­na sin sa­lir y, lo peor de to­do, na­die con una ma­te­ria re­pro­ba­da par­ti­ci­pa­ría en la obra de tea­tro. La se­ño­ri­ta Gó­mez era muy difícil de con­ven­cer con pa­la­bras, pe­ro al­go de­bió de ha­ber vis­to en la ca­ra de Ca­mi­la que la hi­zo ce­der un po­qui­to. -Te da­ré el pun­to que te fal­ta si me mues­tras ma­ña­na tus apun­tes de ma­te­má­ti­cas com­ple­tos. Ca­mi­la es­tu­vo a pun­to de sal­tar de gus­to, pe­ro se acor­dó de que no te­nía los apun­tes de ma­te­má­ti­cas com­ple­tos y es que, a ve­ces, la voz de la maes­tra al dar la cla­se se em­pe­za­ba a ale­jar len­ta­men­te y, de pron­to, cuan­do ya no la oía, se le ocu­rrían co­sas muy lo­cas: “¿Se­rá el ico­sae­dro ami­go del te­trae­dro? ¿De qué ha­bla­rán cuán­do se en­cuen­tran?”, o “se me ha­ce que el ico­sae­dro es muy pre­su­mi­do por­que tie­ne más ca­ras que el te­trae­dro” … Otras ve­ces, cuan­do la cla­se le pa­re­cía muy, muy, abu­rri­da, me­jor de plano se de­di­ca­ba a pla­near su via­je a Tim­buk­tú”. Nos lee­re­mos en la pró­xi­ma. El Pi­lón Fi­lo­só­fi­co: “Aun­que los tiem­pos cam­bian y, úl­ti­ma­men­te cam­bian muy rá­pi­do, de­jan al­gu­na hue­lla im­por­tan­te”. Tí­tu­lo Au­tor: Pre­cio: Cap­tu­ris­ta:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.