En con­tra del pro­gre­so

A mi pa­dre

Periódico AM Express Irapuato) - - OPINIÓN - OPI­NIÓN José Al­ber­to Cas­tro Ve­ra Twit­ter: @jo­seacv7

El pri­mer ac­to de go­bierno del Pre­si­den­te elec­to va en di­rec­ción opues­ta a las vías del pro­gre­so de un país: la con­fian­za ciu­da­da­na y el desa­rro­llo eco­nó­mi­co. So­me­ter al­go a vo­ta­ción no ne­ce­sa­ria­men­te es ar­gu­men­tar. Es por eso que la lla­ma­da con­sul­ta so­bre el nue­vo ae­ro­puer­to (NAIM) evi­den­ció ser una me­ra vo­ta­ción de de­seos, una imi­ta­ción FIP: fa­laz, ile­gal y par­cial. Fa­laz por­que no ofre­ció ar­gu­men­tos, in­for­ma­ción que re­sul­ta­ra útil pa­ra los vo­tan­tes a fin de ra­zo­nar y po­der emi­tir un jui­cio de ma­ne­ra for­ma­da; ile­gal por­que no cum­plió con la Cons­ti­tu­ción; y par­cial por­que evi­den­ció es­tar ses­ga­da y con vo­ta­cio­nes cuá­dru­ples. (1)

Con la can­ce­la­ción del NAIM, Ló­pez Obra­dor ha pro­vo­ca­do enor­mes cos­tos pa­ra el País sin ha­ber aún to­ma­do po­se­sión. En lo so­cial, des­em­pleo di­rec­to, in­cer­ti­dum­bre e im­pre­de­ci­bi­li­dad; en lo po­lí­ti­co, ha re­gre­sa­do a su in­con­sis­ten­cia ins­ti­tu­cio­nal al no cum­plir con lo que mar­ca el ar­tícu­lo 35 so­bre las con­sul­tas; y en lo eco­nó­mi­co, ba­ja de las ca­li­fi­ca­do­ras, de­va­lua­ción, cos­to fis­cal, me­nor cre­ci­mien­to y pér­di­das que as­cien­den a 0.9% del PIB ó $10MMDD (2), el equi­va­len­te al suel­do de to­dos los po­li­cías mu­ni­ci­pa­les del País du­ran­te ca­si un se­xe­nio.

Su ex­pli­ca­ción pa­ra can­ce­lar­lo (“por­que hay co­rrup­ción”) con­tra el cos­to-país pro­vo­ca­do por él mis­mo re­sul­ta una abe­rra­ción. Si pre­su­po­ne vi­cios, que au­di­te y si al­guien in­frin­gió la ley, que sea san­cio­na­do. Los me­xi­ca­nos que­re­mos, sí, Es­ta­do de de­re­cho, pe­ro tam­bién que­re­mos el NAIM. Am­bas co­sas no son mu­tua­men­te ex­clu­yen­tes. Di­cha ex­cu­sa de nin­gu­na ma­ne­ra jus­ti­fi­ca can­ce­lar el pro­yec­to de co­nec­ti­vi­dad más im­por­tan­te de la­ti­noa­mé­ri­ca. O en­ton­ces ¿no só­lo no ha­brá NAIM sino tam­bién im­pu­ni­dad anun­cia­da? ¿Así es co­mo el Pre­si­den­te elec­to pre­ten­de “aca­bar” con la co­rrup­ción, li­te­ral­men­te “mu­dan­do” los pro­yec­tos trac­to­res del País? La ex­pli­ca­ción da­da es tan ab­sur­da co­mo de­cir que si en­cuen­tra des­ho­nes­ti­dad en al­gu­na otra obra (de re­fi­ne­ría, de una au­to­pis­ta o de una ter­mo­eléc­tri­ca) tam­bién la de­ja­rá in­con­clu­sa, per­de­rá el di­ne­ro, pa­ga­rá in­dem­ni­za­cio­nes y se­gui­rá en­vian­do por mudanza la cons­truc­ción a otro lu­gar.

Pa­san­do a te­mas de ae­ro­puer­tos, exis­te una co­rre­la­ción di­rec­ta en­tre in­fraes­truc­tu­ra aé­rea, nú­me­ro de vue­los di­rec­tos e in­ver­sión en una ciu­dad. Es­te ti­po de in­fraes­truc­tu­ra im­por­ta por­que sig­ni­fi­ca ca­pa­ci­dad de co­nec­ti­vi­dad aé­rea sin es­ca­las y sin in­con­ve­nien­tes a me­tró­po­lis le­ja­nas; de lo que se tra­ta es re­du­cir la dis­tan­cia en­tre per­so­nas e ideas por­que eso es lo que fo­men­ta el mo­vi­mien­to de ca­pi­tal.(3)

Las ciu­da­des no pue­den cam­biar su geo­gra­fía, pe­ro sí pue­den di­se­ñar su co­nec­ti­vi­dad aé­rea de ma­ne­ra es­tra­té­gi­ca. Por eso, se equi­vo­ca el Pre­si­den­te elec­to al pen­sar que con el NAIM úni­ca­men­te se pri­vi­le­gia a los me­xi­ca­nos que vue­lan y que con so­lo cons­truir “más pis­tas” y con “cu­brir la de­man­da ac­tual” es su­fi­cien­te. No, un ae­ro­puer­to co­mo el NAIM va más allá. Pa­ra em­pe­zar, no de­be ser vis­to a es­ca­la na­cio­nal, sino con­ti­nen­tal (co­mo lo se­ña­la la Agen­cia In­ter­na­cio­nal de Trans­por­te Aé­reo, IATA).(4) De lo que se tra­ta es es­ca­lar la ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da pa­ra ge­ne­rar pro­gre­sión aé­rea y so­por­tar un cre­ci­mien­to sos­te­ni­do a tra­vés de un hub (cen­tro neu­rál­gi­co) di­se­ña­do pa­ra fa­ci­li­tar un flu­jo or­ga­ni­za­do en es­ta par­te del he­mis­fe­rio y, so­bre to­do, ga­nar­le par­ti­ci­pa­ción de mer­ca­do a otros ae­ro­puer­tos ubi­ca­dos en un ra­dio de dis­tan­cia no me­nor al sur de EU y a Pa­na­má. Exis­ten eco­no­mías que no pue­den ser en­ten­di­das sin el apor­te de sus hubs aé­reos. Pa­ra paí­ses co­mo Sin­ga­pur (don­de si ha­ces es­ca­la en su ae­ro­puer­to te dan un tour gra­tui­to por la ciu­dad), Las Mal­vi­nas o Du­bai, es­tos re­sul­tan ser una po­se­sión pre­cia­da. Mien­tras que un aná­li­sis se­ña­la que un in­cre­men­to de 10% en co­nec­ti­vi­dad aé­rea es­tá aso­cia­do con un cre­ci­mien­to de 0.5% del PIB per cá­pi­ta,(5) otro es­tu­dio in­di­ca que in­cre­men­tan­do la in­fraes­truc­tu­ra aé­rea el PIB de un país cre­ce 0.8%.(6) Los hubs no só­lo ge­ne­ran em­pleos, sino tam­bién vue­los sin es­ca­las, tu­ris­mo, co­mer­cio y ne­go­cios. Ade­más, re­sul­tan ser un imán pa­ra la ins­ta­la­ción de cor­po­ra­ti­vos de gran­des com­pa­ñías. Un es­tu­dio se­ña­la que en EU más del 50% de las ofi­ci­nas cen­tra­les de las em­pre­sas de For­tu­ne 500 es­tán ubi­ca­das en un ra­dio de 16 ki­ló­me­tros de un ae­ro­puer­to y el 84% de és­tas a só­lo 20.7.

Por otro la­do, el in­ves­ti­ga­dor Ja­red Dia­mond ex­tra­jo dos lec­cio­nes de la his­to­ria pa­ra que una na­ción sea prós­pe­ra: que no es­té ais­la­da y que va­rias per­so­nas to­men las de­ci­sio­nes im­por­tan­tes ya que así se tie­nen mu­chas opor­tu­ni­da­des de in­ven­ción y por­que la ma­yo­ría de es­tas pro­vie­nen fue­ra del po­der cen­tral. La sa­tu­ra­ción de un ae­ro­puer­to es un ti­po de ais­la­mien­to. El que un go­ber­nan­te des­de­ñe eso, así co­mo las in­ven­cio­nes que no pro­ven­gan de él, pa­ra una na­ción im­pli­ca ir en con­tra de la pros­pe­ri­dad.

En su­ma, el gran in­te­lec­tual es­pa­ñol que en el si­glo VII creó la pri­me­ra en­ci­clo­pe­dia, Isi­do­ro de Se­vi­lla, de­cía que pro­gre­sar es cre­cer en el co­no­ci­mien­to. Mé­xi­co es­tá por inau­gu­rar un Pre­si­den­te que pa­re­ce des­pre­ciar­lo. El que un pre­si­den­te des­es­ti­me el co­no­ci­mien­to, pa­ra un país re­pre­sen­ta ir en con­tra del pro­gre­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.