MA­DRE DE NI­ÑOS FA­LLE­CI­DOS DES­MIEN­TE A PGJE: ‘TOÑO’ NO LOS MA­TÓ

Es­po­sa de An­to­nio Lu­na na­rra có­mo pa­só y di­ce que agen­tes cam­bia­ron la in­for­ma­ción

Periódico AM Express Norte - - PORTADA - Redacción

Jua­na Lu­na, ma­dre de los tres pe­que­ños ase­si­na­dos la ma­dru­ga­da del sá­ba­do en San Mi­guel de Allen­de y es­po­sa de An­to­nio Lu­na, na­rra có­mo fue­ron los he­chos y ase­gu­ra que su esposo no es el cul­pa­ble.

La Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de Jus­ti­cia del Es­ta­do (PGJE) emi­tió un bo­le­tín don­de ca­li­fi­ca a An­to­nio Lu­na co­mo mul­ti­ho­mi­ci­da y el res­pon­sa­ble de la muer­te de sus 3 hi­jos du­ran­te la ba­la­ce­ra ocu­rri­da el fin de se­ma­na.

Jua­na es­tu­vo pre­sen­te y de­cla­ró que su esposo nun­ca tra­tó de ase­si­nar ni a ella ni a sus hi­jos, des­min­tien­do lo di­cho por la PGJE.

VER­SIÓN DE LA PGJE

A ca­si 2 días de ocu­rrir el en­fren­ta­mien­to, la PGJE emi­tió el co­mu­ni­ca­do don­de se­ña­ló que la ba­la­ce­ra se ori­gi­nó cuan­do un gru­po de hom­bres ar­ma­dos ata­có (...) des­pués es­cu­ché dis­pa­ros, pe­ro yo no sa­bía de quién y mi esposo es­ta­ba vol­tea­do con­mi­go, en eso le di­je­ron:”¡ten ca­brón agá­rra­la!, en­ton­ces mi esposo se que­dó con ella” JUA­NA LU­NA MA­DRE DE LOS 3 NI­ÑOS ASE­SI­NA­DOS

a los ele­men­tos cuan­do aten­dían un re­por­te; los agre­so­res es­ca­pa­ron y so­lo que­da­ron el aho­ra de­te­ni­do, su es­po­sa y los 3 ni­ños.

De acuer­do con la PGJE, Jua­na Lu­na de­cla­ró en el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co que su esposo ma­tó a sus hi­jos y la iba a ase­si­nar, pe­ro la in­ter­ven­ción de la po­li­cía lo evi­tó. En el lu­gar se en­con­tra­ron ar­mas y dro­gas.

DES­MIEN­TE

Jua­na Lu­na ase­gu­ra que ella nun­ca de­cla­ró eso an­te las au­to­ri­da­des, y que su esposo nun­ca dis­pa­ró con­tra sus hi­jos ni tra­tó de ase­si­nar­la. Ade­más, en el pro­ce­so de de­ten­ción ocu­rrió con una gran se­rie de fa­llas: cuan­do fue tras­la­da­da al Mi­nis­te­rio Pú­bli­co los mi­nis­te­ria­les nun­ca le pro­por­cio­na­ron un abo­ga­do de oficio, ni le per­mi­tie­ron rea­li­zar una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca y la hi­cie­ron fir­mar ho­jas en blan­co; lue­go la pu­sie­ron en li­ber­tad.

Jua­na di­jo que, co­mo ca­da fin de se­ma­na, pa­sa­ban la noche to­da la fa­mi­lia en la fin­ca don­de él tra­ba­ja­ba co­mo ve­la­dor.

Las de­to­na­cio­nes los des­per- ta­ron y cuan­do hom­bres ar­ma­dos in­gre­sa­ron al do­mi­ci­lio (sin iden­ti­fi­car­se co­mo po­li­cías), la fa­mi­lia se escondió en un ba­ño en la plan­ta al­ta.

Al per­ca­tar­se de que los hom­bres ar­ma­dos subían por las es­ca­le­ras, An­to­nio Lu­na, quien por­ta­ba un ar­ma, dis­pa­ró ha­cia las es­ca­le­ras, pe­ro unas bom­bas de gas fue­ron lan­za­das al ba­ño, y ellos se aven­ta­ron al sue­lo.

FIN­CA RENTADA

El tri­ple ho­mi­ci­dio ocu­rrió en una cons­truc­ción ha­bi­li­ta­da co­mo sa­lón de fies­tas. An­to­nio Lu­na ha­bía re­gre­sa­do ape­nas el mar­tes pa­sa­do de va­ca­cio­nes y el pro­pie­ta­rio de la fin­ca ren­tó una par­te don­de se ha­bi­li­tó un de­par­ta­men­to a in­qui­li­nos, has­ta el mo­men­to se des­co­no­ce su iden­ti­dad.

Hoy la fin­ca si­gue ase­gu­ra­da por ele­men­tos de Po­li­cía Mu­ni­ci­pal

Jua­na in­di­có que au­to­ri­da­des la obli­ga­ron a fir­mar ho­jas en blan­co.

Los ni­ños fue­ron ve­la­dos la noche el fin de se­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.