VUELVEN A CA­MI­NAR TRES PARAPLÉJICOS

Equi­po de Es­cue­la Po­li­téc­ni­ca Fe­de­ral de Lau­sa­na, Sui­za, desa­rro­lla im­plan­te elec­tró­ni­co pa­ra que pa­cien­tes a re­cu­pe­ren mo­vi­li­dad... aho­ra son los cien­tí­fi­cos quie­ne de­ben se­guir ca­mi­nan­do

Periódico AM Express (San Francisco del Ricón) - - Am2 - MA­NUEL ANSEDE Ma­drid

El sui­zo Da­vid Mzee su­frió un ac­ci­den­te en 2010 mien­tras prac­ti­ca­ba de­por­te, cuan­do só­lo te­nía 20 años.

Se que­dó pa­ra­plé­ji­co, con ape­nas un con­trol re­si­dual de su pier­na de­re­cha. Sin em­bar­go, el año pa­sa­do, se le­van­tó y ca­mi­nó tor­pe­men­te unos pa­sos, sin ayu­da.

“Cuan­do sol­té las ba­rras pa­ra­le­las me sen­tí ca­si co­mo si ca­mi­na­ra nor­mal. Quie­ro en­tre­nar más pa­ra ver has­ta dón­de po­de­mos lle­gar”, ex­pli­ca aho­ra en una te­le­con­fe­ren­cia pa­ra la pren­sa in­ter­na­cio­nal.

El apa­ren­te mi­la­gro es só­lo una nue­va téc­ni­ca cien­tí­fi­ca, que pri­me­ro de­mos­tró su éxi­to en ra­ta­sen 2014, que des­pués fun­cio­nóen mo­no­sen 2016 y que aho­ra lle­ga a los se­res hu­ma­nos.

Un equi­po ca­pi­ta­nea­do por el ne u ro cien­tí­fi­co Gré­go ir eCourt in e, del a Es­cue­la Po­li­téc­ni­ca Fe­de­ral de Lau­sa­na (Sui­za), y la neurocirujana J oc el y ne Bloch, del hos­pi­tal uni­ver­si­ta­rio de la mis­ma ciu­dad, ha im­plan­ta­do elec­tro­dos en la zo­na lum­bar de la mé­du­la es­pi­nal de Mzee y de otros dos pa­cien­tes parapléjicos: el neer­lan­dés Gert­Jan Os­kam, de 35 años, y el sui­zo Se­bas­tian To­bler, de 47 años.

Es­ta es­ti­mu­la­ción eléc­tri­ca epi­du­ral, su­ma­da a se­sio­nes de reha­bi­li­ta­ción ca­si dia­rias du­ran­te cin­co me­ses, ha lo­gra­do que los tres co­mien­cen a ca­mi­nar de nue­vo, con ayu­da de mu­le­tas o de un an­da­dor.

So­lo una se­ma­na des­pués de co­men­zar los ejer­ci­cios, Da­vid Mzee dio un pri­mer pa­so. “Fue im­pre­sio­nan­te”, re­cuer­da el jo­ven in­ge­nie­ro me­xi­ca­noIs­mael Seá­ñez, coau­tor de la in­ves­ti­ga­ción.

¿Có­mo fun­cio­na?

A di­fe­ren­cia de dos es­tu­dios si­mi­la­res pre­sen­ta­dos en sep­tiem­bre por otros dos gru­pos cien­tí­fi­cos de EU, el equi­po sui­zo no es­ti­mu­la la mé­du­la es­pi­nal de ma­ne­ra con­ti­nua, sino que, gra­cias a sen­so­res en los pies de los pa­cien­tes, un pro­gra­ma in­for­má­ti­co en­vía pul­sos eléc­tri­cos que in­ten­tan fa­ci­li­tar los mo­vi­mien­tos vo­lun­ta­rios re­si­dua­les imi­tan­do las se­ña­les eléc­tri­cas na­tu­ra­les del ce­re­bro.

La es­ti­mu­la­ción se rea­li­za “con la pre­ci­sión de un re­loj sui­zo”, en pa­la­bras de Cour­ti­ne.

El neu­ro­in­ge­nie­ro es­pa­ñol Eduardo Martín Mo­raud par­ti­ci­pó en los ex­pe­ri­men­tos en ra­tas y mo­nos. “La es­ti­mu­la­ción eléc­tri­ca se rea­li­za en el lu­gar y en el mo­men­to ade­cua­dos. Y es­to fa­ci­li­ta la reac­ti­va­ción de las co­ne­xio­nes ner­vio­sas que que­dan en la mé­du­la es­pi­nal le­sio­na­da”, sub­ra­ya el cien­tí­fi­co, del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio de Lau­sa­na.

Los tres pa­cien­tes, tras cin­co me­ses de se­sio­nes, han re­cu­pe­ra­do en ma­yor o me-

SUSAN HARKEMA,

NEUROCIRUJANA DE LA UNI­VER­SI­DAD DE LOUISVILLE. “El nue­vo es­tu­dio es im­por­tan­te por­que con­fir­ma que las per­so­nas con le­sión cró­ni­ca de la mé­du­la es­pi­nal tie­nen la ca­pa­ci­dad de re­cu­pe­rar­se al re­en­tre­nar los cir­cui­tos de la co­lum­na ver­te­bral.”

nor me­di­da el con­trol vo­lun­ta­rio de los múscu­los de sus pier­nas, in­clu­so sin la es­ti­mu­la­ción eléc­tri­ca. Los re­sul­ta­dos de la in­ves­ti­ga­ción se pu­bli­can si­mul­tá­nea­men­te en las re­vis­ta­sNa­tu­re­yNa­tu­re Neu­ros­cien­ce.

Se­bas­tian To­bler se ca­yó de la bi­ci­cle­ta en 2013 y sus pier­nas se que­da­ron to­tal­men­te pa­ra­li­za­das. Sus mé­di­cos no le die­ron mu­chas es­pe­ran­zas, pe­ro él mis­mo se cons­tru­yó una es­pe­cie de tri­ci­clo con el que ha­cer ejer­ci­cios re­cos­ta­do, pe­da­lean­do con las ma­nos. El ensayo clí­ni­co de Lau­sa­na ha cam­bia­do su vi­da.

“A los cin­co días po­día ca­mi­nar (con apo­yos y la es­ti­mu­la­ción eléc­tri­ca de pre­ci­sión). No dar unos po­cos pa­sos tras un año de en­tre­na­mien­tos, sino an­dar un ki­ló­me­tro des­pués de unas pocas se­ma­nas”, ce­le­bra Cour­ti­ne.

El neu­ro­cien­tí­fi­co fran­cés, pe­se a to­do, es cau­te­lo­so. “Es fan­tás­ti­co ca­mi­nar en el la­bo­ra­to­rio, pe­ro no es su­fi­cien­te, que­da mu­cho por ha­cer”, re­co­no­ce. Cour­ti­ne ha crea­do la em­pre­saGTX me­di­cal­pa­ra desa­rro­llar un dis­po­si­ti­vo sen­ci­llo que per­mi­ta a los pa­cien­tes lle­var a ca­bo la reha­bi­li­ta­ción en cual­quier lu­gar, le­jos de un hos­pi­tal.

El pa­sa­do 24 de sep­tiem­bre, el equi­po de la neu­ro­cien­tí­fi­caK­ris­tin Zhaoen la Clí­ni­ca Ma­yo de Ro­ches­ter (EU) anun­ció que un hom­bre de 29 años —que se que­dó pa­ra­plé­ji­co en 2013 tras un ac­ci­den­te en una mo­to de nie­ve—fue ca­paz de ca­mi­nar 100 me­tros­con ayu­da de un an­da­dor y la es­ti­mu­la­ción eléc­tri­ca con­ti­nua de su mé­du­la es­pi­nal tras más de 25 se­ma­nas de se­sio­nes.

Ese mis­mo día el gru­po de la neu­ro­ci­ru­ja­naSu­san Harkema, de la Uni­ver­si­dad de Louisville (EU), pu­bli­có que dos de sus pa­cien­tes parapléjicos ha­bían lo­gra­do da­ru­nos pa­sos tras 15 y 85 se­ma­nas­de se­sio­nes de reha­bi­li­ta­ción y es­ti­mu­la­ción eléc­tri­ca con­ti­nua.

“El nue­vo es­tu­dio es im­por­tan­te por­que con­fir­ma que las per­so­nas con le­sión cró­ni­ca de la mé­du­la es­pi­nal tie­nen la ca­pa­ci­dad de re­cu­pe­rar­se al re­en­tre­nar los cir­cui­tos de la co­lum­na ver­te­bral. (El gru­po de Cour­ti­ne y Bloch y no­so­tros) uti­li­za­mos en­fo­ques al­go di­fe­ren­tes, ¡pe­ro los cir­cui­tos hu­ma­nos son lo su­fi­cien­te­men­te inteligentes co­mo pa­ra res­pon­der a am­bos!”, aplau­de Harkema.

“Ne­ce­si­ta­mos más in­ves­ti­ga­ción y más en­sa­yos clí­ni­cos pa­ra sa­ber qué ti­po de es­ti­mu­la­ción y de en­tre­na­mien­tos son ne­ce­sa­rios pa­ra ob­te­ner los me­jo­res re­sul­ta­dos”, ad­vier­te.

La neu­ro­cien­tí­fi­ca Kris­tin Zhao tam­bién es cau­ta. “El nú­me­ro de pa­cien­tes en la li­te­ra­tu­ra cien­tí­fi­ca si­gue sien­do muy pe­que­ño. Ade­más, la efi­ca­cia a lar­go pla­zo y la se­gu­ri­dad de es­tas tec­no­lo­gías en hu­ma­nos to­da­vía de­ben con­fir­mar­se”, opi­na.

Los tres es­tu­dios mues­tran que hay que de­jar de ver las le­sio­nes me­du­la­res co­mo una ba­rre­ra in­fran­quea­ble en­tre el ce­re­bro y los múscu­los. La reac­ti­va­ción de las co­ne­xio­nes ner­vio­sas —tras se­sio­nes in­ten­si­vas de ejer­ci­cios de reha­bi­li­ta­ción con es­ti­mu­la­ción eléc­tri­ca epi­du­ral— su­gie­re que la mé­du­la es­pi­nal se pue­de re­cu­pe­rar.

Cour­ti­ne cree que aho­ra son los cien­tí­fi­cos los que tie­nen que se­guir ca­mi­nan­do: “Los nue­vos es­tu­dios, jun­tos, mues­tran un tra­ta­mien­to po­ten­cial pa­ra las le­sio­nes me­du­la­res. Aho­ra lo esen­cial es con­cen­trar­se en los si­guien­tes pa­sos”.

/ Fo­to: (EPFL)

Cien­tí­fi­co. El neu­ro­cien­tí­fi­co Gré­goi­re Cour­ti­ne, de la Es­cue­la Po­li­téc­ni­ca Fe­de­ral de Lau­sa­na (Sui­za).

/Fo­to: Es­cue­la Po­li­téc­ni­ca Fe­de­ral de Lau­sa­na (EPFL)

An­da. Da­vid Mzee se le­van­ta y ca­mi­na, en una com­po­si­ción fo­to­grá­fi­ca.

El gru­po. Gré­goi­re Cour­ti­ne (de pie ) con tres de sus pa­cien­tes. De iz­quier­da a de­re­cha: Se­bas­tian To­bler, 47; Gert-Jan Os­kam, 35; y Da­vid Mzee, 28.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.