EU con­tra Se­na­do

Periódico AM (León) - - AM2 - Paul Krug­man

To­do mun­do an­da pre­sen­tan­do su aná­li­sis de las elec­cio­nes del mar­tes, así que, por si sir­ve de al­go, aquí va el mío: a pe­sar de al­gu­nas de­cep­cio­nes amar­gas y te­rreno per­di­do en el Se­na­do, los de­mó­cra­tas ob­tu­vie­ron una gran vic­to­ria. Rom­pie­ron el mo­no­po­lio re­pu­bli­cano en el po­der fe­de­ral y eso es al­go muy im­por­tan­te pa­ra un go­bierno que ha caí­do en ac­tos des­ca­ra­dos de co­rrup­ción y abu­so de po­der, cre­yen­do que un im­pe­ne­tra­ble mu­ro ro­jo siem­pre lo pro­te­ge­ría de te­ner que ren­dir cuen­tas. Tam­bién lo­gra­ron vic­to­rias im­por­tan­tes a ni­vel es­ta­tal, que ten­drán un gran im­pac­to en las elec­cio­nes fu­tu­ras.

No obs­tan­te, ¿da­do es­te éxi­to ge­ne­ral, có­mo ex­pli­ca­mos esas pér­di­das en el Se­na­do? Mu­chas per­so­nas han se­ña­la­do que el ma­pa del Se­na­do de es­te año fue inusual­men­te ma­lo pa­ra los de­mó­cra­tas, ya que es­tá com­pues­to de ma­ne­ra des­pro­por­cio­na­da por es­ta­dos en los que Do­nald Trump ga­nó en 2016, pe­ro en reali­dad hu­bo un pro­ble­ma más gra­ve, uno que su­pon­drá obs­tácu­los a lar­go pla­zo, no so­lo pa­ra los de­mó­cra­tas, sino pa­ra la le­gi­ti­mi­dad de to­do nues­tro sis­te­ma po­lí­ti­co. Las tendencias eco­nó­mi­cas y de­mo­grá­fi­cas han in­ter­ac­tua­do con el cam­bio po­lí­ti­co pa­ra ha­cer que el Se­na­do sea muy po­co re­pre­sen­ta­ti­vo de la reali­dad es­ta­dou­ni­den­se.

¿Có­mo es­tá cam­bian­do Es­ta­dos Uni­dos? La in­mi­gra­ción y nues­tra cre­cien­te di­ver­si­dad ra­cial y cul­tu­ral son so­lo par­te de la his­to­ria. Tam­bién es­ta­mos sien­do tes­ti­gos de una trans­for­ma­ción en la geo­gra­fía de nues­tra eco­no­mía, ya que las in­dus­trias di­ná­mi­cas gra­vi­tan ca­da vez más ha­cia ex­ten­sas áreas me­tro­po­li­ta­nas don­de ya hay gran­des can­ti­da­des de tra­ba­ja­do­res al­ta­men­te edu­ca­dos. No es ca­sua­li­dad que Ama­zon es­té pla­nean­do ins­ta­lar sus dos nue­vas se­des en las zo­nas me­tro­po­li­ta­nas de Nue­va York y Was­hing­ton, D.C., pues­to que am­bos lu­ga­res ya cuen­tan con una enor­me fuen­te de ta­len­to.

Evi­den­te­men­te, no to­dos vi­ven, ni quie­ren vi­vir, en es­tos cen­tros de cre­ci­mien­to de la nue­va eco­no­mía. Sin em­bar­go, nos con­ver­ti­mos ca­da vez más en una na­ción de ur­ba­ni­tas y sub­ur­ba­ni­tas. Ca­si un 60 por cien­to de no­so­tros vi­ve en áreas me­tro­po­li­ta­nas con más de un mi­llón de per­so­nas, más del 70 por cien­to en áreas con más de 500.000 ha­bi­tan­tes. Los po­lí­ti­cos con­ser­va­do­res pue­den en­sal­zar las vir­tu­des del “Es­ta­dos Uni­dos real” de las zo­nas ru­ra­les y los po­bla­dos pe­que­ños, pe­ro el ver­da­de­ro Es­ta­dos Uni­dos en el que vi­vi­mos, aun­que si­gue te­nien­do ciu­da­des pe­que­ñas, es prin­ci­pal­men­te me­tro­po­li­tano.

He aquí al­go cu­rio­so: el Se­na­do, que le da a ca­da es­ta­do el mis­mo nú­me­ro de cu­ru­les in­de­pen­dien­te­men­te de la po­bla­ción —lo cual da a las me­nos de 600.000 per­so­nas en Wyo­ming la mis­ma re­pre­sen­ta­ción que a los ca­si 40 mi­llo­nes en Ca­li­for­nia— otor­ga un pe­so real­men­te ex­ce­si­vo a esas áreas ru­ra­les y se lo qui­ta a los lu­ga­res don­de vi­ven la ma­yo­ría de los es­ta­dou­ni­den­ses.

Me pa­re­ce útil con­tras­tar el Es­ta­dos Uni­dos real, el lu­gar don­de ver­da­de­ra­men­te vi­vi­mos, con lo que con­si­de­ro es el “Es­ta­dos Uni­dos del Se­na­do”, la na­ción hi­po­té­ti­ca que in­si­núa un sim­ple pro­me­dio en­tre es­ta­dos, que es lo que de he­cho re­pre­sen­ta el Se­na­do.

Co­mo di­je, el Es­ta­dos Uni­dos au­tén­ti­co es prin­ci­pal­men­te me­tro­po­li­tano; el Es­ta­dos Uni­dos del Se­na­do es to­da­vía ma­yor­men­te ru­ral.

El Es­ta­dos Uni­dos real es ra­cial y cul­tu­ral­men­te di­ver­so; el Es­ta­dos Uni­dos del Se­na­do to­da­vía es muy blanco.

El Es­ta­dos Uni­dos real in­clu­ye gran­des can­ti­da­des de adul­tos al­ta­men­te edu­ca­dos; el Es­ta­dos Uni­dos del Se­na­do, que le da un me­nor pe­so a las áreas me­tro­po­li­ta­nas di­ná­mi­cas que atraen a los tra­ba­ja­do­res al­ta­men­te edu­ca­dos, tie­ne una ma­yor pro­por­ción de per­so­nas sin es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios y muy par­ti­cu­lar­men­te blan­cos sin edu­ca­ción su­pe­rior.

La in­ten­ción no es de­ni­grar a los elec­to­res blan­cos sin es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios en las zo­nas ru­ra­les. To­dos so­mos es­ta­dou­ni­den­ses, y to­dos me­re­ce­mos una voz igua­li­ta­ria pa­ra mol­dear el des­tino na­cio­nal. Pe­ro re­sul­ta que al­gu­nos de no­so­tros so­mos más equi­ta­ti­vos que otros y eso su­po­ne un gran pro­ble­ma en una era de pro­fun­da di­vi­sión par­ti­dis­ta.

Pa­ra de­cir­lo sim­ple y lla­na­men­te: lo que Do­nald Trump y su par­ti­do es­tán ven­dien­do se re­du­ce ca­da vez más al na­cio­na­lis­mo blanco: el odio y el mie­do ha­cia la gen­te de piel mo­re­na, con una do­sis im­por­tan­te de an­ti­in­te­lec­tua­lis­mo más an­ti­se­mi­tis­mo, que siem­pre ha si­do par­te del pa­que­te. Es­te men­sa­je re­cha­za a la ma­yo­ría de los es­ta­dou­ni­den­ses. Por eso la elec­ción del mar­tes en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes —que a pe­sar de to­do el frau­de elec­to­ral y otros fac­to­res es mu­cho más re­pre­sen­ta­ti­va del país en ge­ne­ral que el Se­na­do— pro­du­jo una im­por­tan­te ola de­mó­cra­ta.

Sin em­bar­go, el men­sa­je sí ha­ce eco en­tre una mi­no­ría de es­ta­dou­ni­den­ses. Es­tos es­ta­dou­ni­den­ses son, por su­pues­to, blan­cos, y es más pro­ba­ble que re­si­dan fue­ra de las áreas me­tro­po­li­ta­nas gran­des y ra­cial­men­te di­ver­sas, por­que la hos­ti­li­dad ra­cial y el mie­do a la in­mi­gra­ción siem­pre pa­re­cen ser ma­yo­res en lu­ga­res don­de hay pocas per­so­nas que no son blan­cas y muy po­cos inmigrantes. Ade­más, es­tos son justo los lu­ga­res que tie­nen una par­ti­ci­pa­ción des­pro­por­cio­na­da en la elec­ción de se­na­do­res.

En­ton­ces, lo que pa­só el mar­tes, con los re­pu­bli­ca­nos que su­frie­ron im­por­tan­tes de­rro­tas en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, pe­ro la vic­to­ria en el Se­na­do no fue so­lo una ca­sua­li­dad del ma­pa de es­te año ni de te­mas de cam­pa­ña es­pe­cí­fi­cos; fue el re­fle­jo de una pro­fun­da di­vi­sión en la cul­tu­ra, y, en efec­to, de los va­lo­res, en­tre la ciu­da­da­nía es­ta­dou­ni­den­se en ge­ne­ral y la gen­te que eli­ge a la ma­yor par­te del Se­na­do.

Es­ta di­ver­gen­cia ten­drá pro­fun­das im­pli­ca­cio­nes, por­que el Se­na­do tie­ne bas­tan­te po­der, en par­ti­cu­lar cuan­do el pre­si­den­te —que, no ol­vi­de­mos, per­dió el vo­to po­pu­lar— en­ca­be­za un par­ti­do que con­tro­la esa ins­tan­cia. En es­pe­cí­fi­co, Trump y sus ami­gos del Se­na­do pa­sa­rán los pró­xi­mos años lle­nan­do los tri­bu­na­les de re­pu­bli­ca­nos de de­re­cha.

Así que po­dría­mos es­tar an­te una cri­sis cre­cien­te de le­gi­ti­mi­dad en el sis­te­ma po­lí­ti­co es­ta­dou­ni­den­se, in­clu­so si lo­gra­mos sa­lir de la cri­sis cons­ti­tu­cio­nal que pa­re­ce in­mi­nen­te en los pró­xi­mos me­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.