Cru­ci­ma­nía

Publimetro Ciudad de Mexico - - ENTRETENER 11 -

Ho­ri­zon­tal

1. Se­ñal que que­da en la fru­ta

cuan­do se ha gol­pea­do. 3. Gran sal­to de agua.

10. Tér­mino.

11.Ave de ra­pi­ña, es­pe­cie de hal­cón, em­plea­da en la an­ti­güe­dad pa­ra la ca­za. 12.Re­gla con pí­nu­las en sus ex­tre­mos, pro­pia de al­gu­nos ins­tru­men­tos to­po­grá­fi­cos. 14.Ex­tre­mo de los miem­bros

su­pe­rio­res. 16.Con­jun­ción la­ti­na «y». 17.Lego (que no tie­ne ór­de­nes

cle­ri­ca­les). 19.Plan­ta um­be­lí­fe­ra co­mes­ti­ble, de flo­res pe­que­ñas y blan­cas. 20.Em­bar­ca­ción pe­que­ña de

dos pa­los. 21.Apó­co­pe de ma­má. 23.Da­rá ca­rác­ter ará­bi­go. 26.Pre­po­si­ción in­se­pa­ra­ble

«en vir­tud de». 27.Ins­tru­men­to agrí­co­la, es­pe­cie de pa­la (pl.). 28.Iza el an­cla. 30.Pla­za pú­bli­ca de la an­ti­gua

Gre­cia.

32.No­ta mu­si­cal. 33.Unen con cuer­das. 34.Que cría. 36.Gé­ne­ro de arác­ni­dos acá­ri­dos de res­pi­ra­ción tra­queal. 37.Des­lu­ce, ma­no­sea. 38.Aga­rra­se fuer­te­men­te. 39.Que an­da de un lu­gar a

otro sin fi­jar­se en nin­guno. Ver­ti­cal

1. Per­so­na que ha­bi­tual­men­te

pi­de li­mos­na (pl.).

2. Pez acan­top­te­ri­gio de

car­ne ro­ja.

4. Ha­go di­li­gen­cias con vehe­men­te an­he­lo.

5. Ár­bol ti­liá­ceo de co­pa

an­cha, y flo­res de cin­co pé­ta­los.

Ave tre­pa­do­ra su­da­me­ri­ca­na.

Cé­le­bre fa­mi­lia de fa­bri­can­tes de vio­li­nes en Cre­mo­na, si­glos XVI y XVII.

8. Tío de Maho­ma.

9. Po­nía lí­mi­tes a un te­rreno. 13.Su­mi­nis­trar, con­ce­der. 15.Rey im­pío de Is­rael, es­po­so

de Je­za­bel.

18.Ru­ta es­ta­ble­ci­da pa­ra el vue­lo co­mer­cial de los avio­nes.

19.Río que flu­ye por el nor­te de Su­da­mé­ri­ca, en su ma­yor par­te por Bra­sil. 22.Des­pe­da­zo, rom­po. 24.Par­te pos­te­rior de una

co­sa.

25.Pon­drá en los do­cu­men­tos

lo re­fe­ren­te a la da­ta. 6. 7. 29.Im­pri­me y po­ne en cir­cu­la­ción pa­pel mo­ne­da. 30.En la par­te pos­te­rior. 31.Re­la­ción es­cri­ta de lo tra­ta­do en una jun­ta. 33.Ha­ce mal de ojo. 35.En­tre­gar, do­nar. Des­de los ini­cios de mi pro­gra­ma he ma­ni­fes­ta­do ser un gran ad­mi­ra­dor del ar­tis­ta que en Mé­xi­co aca­ba­mos de per­der, digno de re­mem­brar­se y ho­me­na­jear­se. Nues­tro Mé­xi­co ne­ce­si­ta más gen­te que sien­ta, vi­bre, pien­se, ac­túe y cree con amor. Es im­por­tan­te de­cir que si no fue­ra fun­cio­na­rio de un ca­nal pú­bli­co, sin­ce­ra­men­te ni fu ni fa, pe­ro al ser­lo, es obli­ga­do ma­ni­fes­tar que lla­ma la aten­ción el mie­do que le da a es­te di­rec­tor de un ca­nal cul­tu­ral abier­to –en to­da la ex­ten­sión de la pa­la­bra– ser na­co, ser in­cul­to, ser tor­pe, y quién sa­be cuán­tas co­sas más, a las que evi­den­te­men­te les tie­ne pá­ni­co. ¡Qué mie­do a ser real! ¿Nadie le ha di­cho que en to­do ca­so la co­ro­na­ción de ser na­co es de­cir que al­guien es na­co? Qué con­cep­to tan com­ple­jo y tan bo­ni­to es­te de ser na­co, y qué ma­ne­ra de de­jar­lo pe­que­ño. In­fan­cia es des­tino, y pro­ba­ble­men­te en la bús­que­da de su me­jo­ra­mien­to, es­te mu­cha­cho Ni­co­lás Al­va­ra­do si­gue ne­gan­do una par­te fun­da­men­tal de su ni­ñez en don­de -con to­da se­gu­ri­da­des­tu­vie­ron pre­sen­tes Juan Gabriel y de­más ele­men­tos de nues­tra identidad co­lec­ti­va. Es in­quie­tan­te, en­ton­ces, que al­guien con tan po­ca ca­pa­ci­dad de in­clu­sión ar­mó­ni­ca de las di­fe­ren­cias di­ri­ja un ca­nal cul­tu­ral (pa­la­bra que por na­tu­ra­le­za eti­mo­ló­gi­ca sig­ni­fi­ca cul­ti­vo) que co­mo pa­sa en los cul­ti­vos de la tie­rra: sin di­ver­si­dad no hay ri­que­za. Quie­re de­cir en­ton­ces que se­gui­rá en­ce­rran­do a la “cul­tu­ra” en el sec­ta­ris­mo abu­rri­do e incompleto de siem­pre, es­pan­tan­do a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes con per­so­na­jes que no aco­gen a la Cul­tu­ra (con ma­yús­cu­la) con los bra­zos abier­tos y sen­ci­llez por lo que es, sino hu­yen­do de­ses­pe­ra­da­men­te de lo que no quie­ren ser; ne­gan­do a los de­más, des­vir­tuan­do el her­mo­so po­ten­cial in­te­lec­tual al tra­du­cir­lo mal co­mo un des­fi­le de pi­rue­tas lin­güís­ti­cas, de ima­gen, de pose, de si­mu­la­cros de ele­gan­cia sa­ca­dos de un mun­do en­ra­re­ci­do por la fal­ta que le ha­ce el oxí­geno de la in­te­gra­ción y el de­re­cho a ser de to­do lo que exis­te, o sea, un mie­do in­men­so a ser lo que se es prin­ci­pal­men­te por sus ori­ge­nes (tal vez sea de los que no in­vi­tan a la tía que des­en­to­na por­que le da pe­na que la vean en sus so­cia­les). La cul­tu­ra em­po­tra­da co­mo una pe­ren­ne fies­ta de dis­fra­ces den­tro del es­pa­cio se­gu­ro: sin au­ten­ti­ci­dad; el mis­mo cir­cu­li­to dán­do­se so­ba­das en la es­pal­da y tam­bién pu­ña­la­das (por­que qué mie­do per­te­ne­cer al círcu­lo de Ni­co­lás, que a la pri­me­ra fa­lla de­be acri­bi­llar a sus ami­gos por fal­tos de gus­to y ca­pa­ci­dad “in­te­lec­tual”). En­ton­ces, si­guien­do la mis­ma lí­nea, es­te mu­cha­cho de­be pen­sar que Octavio Paz fue un na­co al pro­lo­gar la “Pi­car­día Me­xi­ca­na” de A. Ji­mé­nez, pe­ro no lo di­ce ni lo di­rá: ¡no es zo­na se­gu­ra¡ De nue­vo: mu­cha fal­ta de amor por lo que so­mos, que es jus­to lo que me­nos ne­ce­si­ta­mos: gen­te que no ame, que en su lu­gar di­vi­da, se­pa­re, con­de­ne y des­tru­ya lo bueno; y que, in­sis­to, ahu­yen­te a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes del ver­da­de­ro ar­te, que vi­bra no por sus es­te­reo­ti­pos ni rim­bom­ban­cia sino por su gra­do de ver­dad y de au­ten­ti­ci­dad, ese ar­te que vie­ne jus­to de los que me­nos quie­ren lo­grar ese efec­to, de los que son REALES. El ar­te no pre­ten­de na­da, só­lo es real, vie­ne de lo real. Y to­dos so­mos ar­tis­tas. Creo que el Sr. Al­va­ra­do no tie­ne –ni cer­ca- la ma­du­rez de di­ri­gir un ca­nal cul­tu­ral pú­bli­co; tal vez sus pa­la­bras en­cie­rran ocul­ta­men­te la frus­tra­ción por la sen­ci­llez con la que Juan Gabriel en­tró di­rec­to al co­ra­zón de millones. Es­tá en una ola vie­ja, muy anacró­ni­ca y has­ta pe­li­gro­sa, por­que de es­ta ma­ne­ra se si­gue pro­mo­vien­do que el ar­te y la cul­tu­ra pa­rez­can eli­tis­tas, abu­rri­dos, in­com­pren­si­bles e inac­ce­si­bles, ne­gan­do lo que nos ha­ce ser: eso es ser un har­tis­ta; pe­ro es­ta se­ma­na, des­pe­di­mos a uno gran­de: un ver­da­de­ro ha­ce­dor de Ar­te, gra­cias Maes­tro Juan Gabriel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.