NO SOY UNA PIE­DRA

Publimetro Ciudad de Mexico - - ENTRETENER 11 -

De­bo con­fe­sar que me tar­de, bus­qué la for­ma, pe­ro es de los ca­sos en que, a pe­sar de tener con­tac­tos y re­la­cio­nes, el me­dio te po­ne en tu lu­gar y de­bes es­pe­rar a que lle­gue el mo­men­to. No va­len re­la­cio­nes ni pa­lan­cas, es de las obras que guar­dan el mis­mo va­lor pa­ra unos y otros. Así, el pa­sa­do mar­tes tu­ve la opor­tu­ni­dad de ser tes­ti­go del fe­nó­meno que re­pre­sen­ta hoy en día el mo­nó­lo­go de Odin Du­pey­ron.

A vi­vir es de esos su­ce­sos que no pa­san muy se­gui­do en el en­tre­te­ni­mien­to, una obra sur­gi­da ha­ce más de una dé­ca­da, que es­tá per­fec­ta­men­te mon­ta­da, su au­tor tie­ne ba­jo con­trol ca­da se­gun­do, in­clu­so la improvisación se sien­te cal­cu­la­da.

Den­tro de lo im­por­tan­te es que muy po­cas obras, con­ta­das, ca­si nin­gu­na, se han pre­sen­ta­do en el Au­di­to­rio Na­cio­nal con el éxi­to que lo­gró Odin pa­ra ce­le­brar el dé­ci­mo aniver­sa­rio de su pues­ta en es­ce­na, pe­ro no só­lo aquí siem­pre es­tá lleno, siem­pre bo­le­tos ago­ta­dos, don­de sea, cuan­do sea, creo que ya lo­gró con el pú­bli­co un ni­vel de iden­ti­fi­ca­ción que, por ejem­plo, me ha­ce que­rer vol­ver a ver­la pa­ra sa­car un par de du­das que que­da­ron, en las más de dos ho­ras que du­ró vi gen­te re­fle­xi­va, gen­te reír a car­ca­ja­das y gen­te llo­rar, llo­rar en se­rio, co­mo lloran los ni­ños sa­can­do to­do pa­ra pre­ten­der que­dar li­bre de to­do.

Si ten­go que ha­blar del con­te­ni­do pre­ten­dien­do no ven­der de más y no que­mar na­da pa­ra que cuan­do la vean se sien­tan co­mo yo, ex­tre­ma­da­men­te for­ta­le­ci­dos, la obra ha­bla de ser, de es­tar, de ser au­tén­ti­co, de de­fen­der lo que pien­sas y quie­res ser el res­to de tu vi­da, de no ser una pie­dra, de que si llo­ras, si su­fres, si go­zas es por la ben­di­ción de es­tar vi­vo, ha­bla de siem­pre mo­ver­se, de no que­dar­se es­tá­ti­co es­pe­ran­do que pa­se la vi­da con el úni­co ob­je­ti­vo de vi­vir y ser co­mo un ro­bot igual a los de­más, de no tra­ba­jar por tra­ba­jar; de sa­car tus pa­sio­nes, de for­ta­le­cer­las, de lo­grar tus sue­ños pe­ro lu­char por ellos, de reír y llo­rar siem­pre con­ven­ci­do que es­tás se­gu­ro de que lo que es­tás ha­cien­do es pa­ra ser fe­liz, pe­ro lo más im­por­tan­te es que la in­ter­pre­ta­ción que ca­da quien le da, a las más de dos ho­ras de men­sa­jes, es co­mo un tra­je a la me­di­da, creo que es por eso que ha fun­cio­na­do de la ma­ne­ra en que lo ha he­cho. De pron­to me di cuen­ta que ca­da per­so­na del tea­tro po­día bor­dar­se un tar­je a la me­di­da con los men­sa­jes cen­tra­les de la obra, de­pen­dien­do de tus ne­ce­si­da­des, ca­ren­cias, an­gus­tias, pla­ce­res, de­pen­dien­do del pa­sa­do de ca­da ser hu­mano que veía la pues­ta en es­ce­na es que en­con­tra­ba el pun­to de en­cuen­tro y es que es tan uni­ver­sal, pe­ro tan per­so­nal, que la esen­cia te la pue­des lle­var en la bol­sa de tu con­cien­cia, de tu me­mo­ria, de tu pre­sen­te y pue­des usar­la pa­ra el fu­tu­ro, de­pen­de de có­mo la va­yas ne­ce­si­tan­do.

Así co­mo pre­ten­do ver­la de nue­vo, creo ne­ce­sa­rio que si es­tá en la me­di­da de tus ne­ce­si­da­des pue­des apli­car es­te ejer­ci­cio, nun­ca fal­ta una te­ra­pia, nun­ca so­bran los con­se­jos, y con A vi­vir fra­se de la ma­dre del per­so­na­je cen­tral, se­gu­ro en­con­tra­rás el ca­mino.

To­da­vía hay tiem­po, pues el pró­xi­mo mar­tes re­pi­te en el cen­tro cul­tu­ral uno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.