INSTRUCCIONES PA­RA DESCONECTARSE

Publimetro Ciudad de Mexico - - NOTICIAS 06 -

Pa­ra ser leí­das con: de Hoo­bas­tank Con­nec­ted,

PA­SO 1. Su­pon­ga que pue­de ha­ber vi­da más allá de la pan­ta­lla

Cuan­do se can­se de bus­car más es­pa­cio pa­ra otra aplicación y se ca­che pren­dien­do y apa­gan­do el te­lé­fono no­más por­que sí, co­mo ro­gan­do al ce­lu­lar que al­go apa­rez­ca pa­ra po­der em­plear los cin­co se­gun­dos de paz men­tal que pu­do ha­ber te­ni­do, há­ga­se un fa­vor y pa­re un mo­men­to. Re­cuer­de esos tiem­pos del Pleis­to­ceno en los que no exis­tía el mó­vil, que ca­ri­ño­sa­men­te nom­bra­mos “ce­lu­lar” (más por per­te­ne­cer a la en­tra­ña cor­po­ral, que por tener una recepción de­cen­te de sus se­ña­les), en don­de uno sa­bía có­mo convivir en la me­sa; có­mo cru­zar la ca­lle, có­mo ir­se a dor­mir, có­mo ma­ne­jar y có­mo ha­cer­le ca­so a su in­ter­lo­cu­tor sin ver su dis­po­si­ti­vo ne­gro.

PA­SO 2. Viva en cons­tan­te 1%

El fre­ne­sí de vi­vir hi­per­co­nec­ta­dos nos ha he­cho ig­no­rar que la sa­bia ad­mi­nis­tra­ción de los há­bi­tos de vi­da y la au­di­to­ría cons­tan­te de la mo­ti­va­ción de ca­da uno de los ac­tos, lo co­nec­ta en reali­dad con us­ted mis­mo, sin fi­bri­lar por si lle­gó o se fue un mail. ¿Qué le pa­re­ce si por dos días se des­ha­ce de los adi­ta­men­tos (to­dos ellos or­gu­llo­sa­men­te Ma­de in Chi­na) que tie­nen co­mo fin dar sa­lu­da­ble por­cen­ta­je ex­tra de batería (que así le per­mi­ti­rá sen­tir­se tran­qui­lo en la vi­da). Nos afe­rra­mos has­ta con lo in­tan­gi­ble. Por ello evi­te el es­trés de que­dar­se sin pi­la y muy sim­ple: no la use. Dese una sor­pre­sa analó­gi­ca con un apa­gón di­gi­tal y prue­be ha­cer una vi­si­ta con quien iba a juat­sap­pear du­ran­te hora y me­dia. De es­ta for­ma se da­rá cuen­ta quién con­tro­la a quién.

PA­SO 3. Mi­da sus ol­vi­dos

¿Cuál es su re­gis­tro emo­cio­nal y men­tal cuan­do se le ol­vi­da el ce­lu­lar en ca­sa? ¿Pue­de so­bre­vi­vir a esa tra­ge­dia o le bas­ta­ba es­te he­cho pa­ra dar­se cuen­ta de su per­cep­ción con­fu­sa de la reali­dad? Si así fue, ce­le­bre el ol­vi­do y ha­ga un re­cuen­to de qué otras con­fu­sio­nes pue­de ha­ber. Si no se dio de es­ta ma­ne­ra, evi­te per­der más tiem­po y re­gre­se co­rrien­do por ese ce­lu­lar. De otra for­ma se es­ta­rá per­dien­do de lo más im­por­tan­te.

PA­SO 4. Prue­be con un es­pe­jo

El ce­lu­lar ha­ce que la ofi­ci­na y va­rias geo­po­si­cio­nes más es­tén dis­po­ni­bles en la pal­ma de su mano. Só­lo que es­to ha he­cho que uno con­fun­da la he­rra­mien­ta y la en­tien­da co­mo un fin en sí mis­ma. La tec­no­lo­gía pro­me­tió desa­rro­llos y sis­te­mas pa­ra que las co­sas fue­ran más sen­ci­llas y así con­tá­ra­mos con más tiem­po li­bre. La pre­gun­ta más im­por­tan­te: ¿pa­ra qué? Pa­re­ce ser que erra­mos: re­cuer­de qué tan­to tiem­po li­bre (y de ca­li­dad) te­nían sus abue­los. Tal vez ha­ce­mos más co­sas y más rápido, só­lo pa­ra lle­nar esos hue­cos con más pen­dien­tes y ur­gen­cias. Por ello dese el gus­to de fre­nar y dis­fru­tar con to­tal con­cien­cia, que cuen­ta con una con­cien­cia.

PA­SO 5. Se­pa que mo­ri­rá sin

Por tris­te que sue­ne to­dos mo­ri­re­mos, por más mons­truos que ha­ya­mos cap­tu­ra­do en el Po­ké­dex. Si es­to no ge­ne­ra pers­pec­ti­va en sus prio­ri­da­des, si­ga en pi­lo­to au­to­má­ti­co, pe­ro se­pa que en es­te mo­men­to es­tá cons­tru­yen­do las cau­sas de lo que le to­ca­rá ma­ña­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.