DE MI­TOS,DIVAS Y LE­YEN­DAS

Pos qué se­ma­ni­ta, unos to­da­vía no ter­mi­ná­ba­mos de llo­rar­le a Juan­ga, cuan­do cae el tuit de que se nos ve­nía el Trump y has­ta el in­for­me. Al Do­nald le hu­bie­ran he­cho co­mo al Di­vo de Juá­rez: cre­mar­lo an­tes de lle­gar a tie­rra me­xi­ca

Publimetro Ciudad de Mexico - - LA PÁGINA DE FERNANDA 14 -

Por qué en­tro­ni­za­mos a se­res hu­ma­nos que si bien po­drían pa­re­cer co­mu­nes y co­rrien­tes (a ve­ces más co­rrien­tes que co­mu­nes) y sin em­bar­go, los mi­ra­mos pa’rri­ba co­mo si de­ve­ras ca­mi­na­ran sin to­car el sue­lo. Cin­co mi­nu­tos de re­flec­tor ci­ber­né­ti­co y ya nos que­re­mos to­mar la sel­fie con el in­ter­fec­to. ‘Ora bien, hay unos cuan­tos que rea­li­zan ac­tos ya sea de­por­ti­vos, his­trió­ni­cos, mu­si­ca­les, en el cam­po de ba­ta­lla o has­ta en la ca­ma... que los ha­cen ca­li­fi­car pa­ra el Pan­teón de los Dio­ses y Dio­sas. De las y los Con­sa­gra­dos. In­mor­ta­les cu­yo nom­bre se­gui­rá re­pi­tién­do­se con asom­bro per sé­cu­la secu­lorum. Lle­gar ahí no es de en­chí­la­me otra. La ma­yo­ría na­rra mu­chas pe­ri­pe­cias y mi­se­rias an­tes de dar pie con bo­la. Hu­bie­ran vis­to mis ojos de pla­to cuan­do me en­te­ré que Juan­Ga fue de­ja­do en un or­fa­na­to a su suer­te. Y que un cua­te su­yo de la ju­ven­tud sol­tó sin ta­pu­jos que pa­ra co­mer, am­bos le ha­cían “al ta­lón”. Co­mo di­je­ra Con­do­ri­to: “Plop”. (Cons­te que ci­to y en­co­mi­llo) ¿Don­de em­pe­zó es­te cul­to a nues­tros pa­res? Por ejem­plo, se di­ce que “en mú­si­ca clá­si­ca, una di­va es una can­tan­te de re­nom­bre que se ca­rac­te­ri­za por tener una voz ex­cep­cio­nal”. O un tem­pe­ra­men­to ex­cep­cio­nal... co­mo por ejem­plo la Ca­llas. Igual que el tér­mino ita­liano pri­ma don­na. Que tam­bién se usa pa­ra nom­brar a las me­ga bai­la­ri­nas de ba­llet. Co­mo la Pa­vlo­va. Esas for­ja­das a gri­to y va­ra­zo en el Bols­hoi. Tan­to en la­tín co­mo en ita­liano, la pa­la­bra di­va quie­re de­cir di­vi­na y es la for­ma fe­me­ni­na de la pa­la­bra la­ti­na di­vus. El equi­va­len­te mas­cu­lino es di­vo.

Eso del “tem­pe­ra­men­to fuer­te”, de­be pro­lon­gar­se más allá de los es­ce­na­rios. Aun­que al­gu­nos más bien “se la pro­lon­guen”. Otra ca­rac­te­rís­ti­ca es que es­tas “per­so­na­li­da­des” de fuer­te ca­rác­ter ten­gan exi­gen­cias ver­da­de­ra­men­te ab­sur­das pa­ra ac­tuar y pa­ra to­do lo re­la­ti­vo a su pro­fe­sión; y aun­que pa­rez­can un ca­pri­cho, po­dría tra­tar­se de al­gu­na ex­tra­ña es­tra­te­gia. Por ejem­plo, Ma­don­na so­li­ci­ta una enoooor­me co­pa lle­na de lu­ne­tas blan­cas, y de­be ha­ber una, en el me­dio de to­do, co­lor ne­gra. Al prin­ci­pio yo ima­gi­né que se­ría al­gún ri­tual ka­ba­lís­ti­co, fi­lo­so­fía que ella es­tu­dia, pe­ro no­nes. Ella acla­ró que si al lle­gar a su ca­me­rino en­con­tra­ba es­ta so­li­ci­tud bien re­suel­ta, muy se­gu­ra­men­te lo de­más tam­bién se en­con­tra­ría en per­fec­tas con­di­cio­nes. Al­go más de lo que mar­ca­ría el Ma­nual de la Di­va (en ca­so de que

“La pa­la­bra di­va pa­ra mí sig­ni­fi­ca ha­cer al­go so­bre­na­tu­ral con al­go na­tu­ral”.

Pat­ti LuPo­ne

exis­tie­ra), se­ría “man­te­ner en su vi­da pri­va­da una ac­ti­tud dis­tan­te y ego­cén­tri­ca”. Es­to ya no la ri­fa con los fi­gu­ro­nes de la ópe­ra ac­tua­les, que has­ta le ma­ne­jan re­des y son más cer­ca­nas a su pú­bli­co. Pe­ro a ver... ¿dí­gan­me cin­co de ver­dad de cul­to y VI­VOS? De otros tiem­pos, ahi es­tá una lar­ga lis­ta de “fa­ri­ne­lis” y lue­go can­tan­tes do­ta­dos co­mo En­ri­co Ca­ru­so, na­ci­do en 1873, pa­ra mu­chos el me­jor te­nor y de los me­jor pa­ga­dos de la his­to­ria, lle­gó a co­brar has­ta 25 mil dó­la­res de los de aqué­llas épo­cas por una so­la pre­sen­ta­ción. Ade­más fue el pri­mer can­tan­te en rea­li­zar gra­ba­cio­nes con fo­nó­gra­fo. Su gra­ba­ción de 1902 de Pa­gliac­ci de Leon­ca­va­llo, su pri­mer dis­co, lo­gró ven­der más de un mi­llón de ejem­pla­res. ¡Tó­ma­la bar­bón! Y éso que no ha­bía iTu­nes, ni pi­ra­te­ría.

Re­na­ta Te­bal­di quien fue­ra co­no­ci­da co­mo la gran ri­val de la Ca­llas, pe­ro ha­bien­do co­se­cha­do éxi­tos tan im­por­tan­tes co­mo los de la otra, la Te­bal­di can­tó en unas mil 262 oca­sio­nes, de las cua­les mil 84 fue­ron en ópe­ras com­ple­tas y 214 en re­ci­ta­les, sien­do la me­jor so­prano en ro­les tan im­por­tan­tes co­mo Ma­non Les­caut, Tos­ca, Tra­via­ta o Don Car­lo. Y de­be ha­ber he­cho gár­ga­ras con pi­na­ca­tes por­que los can­tan­tes pop y roc­ke­ros de aho­ra no aguan­tan una gi­ra de un año sin ape­lar por lo me­nos en al­gu­na oca­sión a la cor­ti­zo­na. Pe­ro cla­ro, tam­po­co que­da ya mi­cho de esa “au­ra de ro­man­ti­cis­mo y mis­te­rio” tan ne­ce­sa­rios pa­ra con­sa­grar a divas y di­vos. Lo cha­fa es que sí exis­ten ar­tis­tas con arran­ques de di­va. Ya sa­ben, quien se tre­pa a un la­dri­llo y se ma­rean. Bas­ta ex­hi­bir­los en vi­deos vi­ra­les pa que as­pi­ren, por lo me­nos, a al­gún tí­tu­lo no­bi­lia­rio ci­ber­né­ti­co: lord, ladies o gen­tel­men. Sus­pi­re­mos y re­cor­de­mos a los de a de­vis: Car­los Gar­del, el Zor­zal Crio­llo, Ce­lia Cruz, la Rei­na de la Sal­sa, Pe­dro In­fan­te, el Ído­lo del Pueblo, Héc­tor La­voe, el Can­tan­te de los Can­tan­tes, An­to­nio Car­los Jo­bim, Vi­cen­te Fer­nán­dez, et­cé­te­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.