¿PE­RO QUÉ NE­CE­SI­DAD, PA­RA QUÉ TAN­TO PROBLEMA? JUAN­GA ES DE TOD@S, Y PUN­TO

Publimetro Ciudad de Mexico - - ENTRETENER 30 -

“Lo que se ve no se pre­gun­ta”. Fue así co­mo el Di­vo de Juá­rez desafió a una so­cie­dad ho­mo­fó­bi­ca, ma­chis­ta, la cual a sí mis­ma se con­si­de­ra abier­ta. In­clu­yen­te sí, pe­ro apli­can res­tric­cio­nes.

De­pen­de de la pre­fe­ren­cia se­xual, es el tra­to o el mé­ri­to que de­be re­ci­bir un ciu­da­dano, es una ver­dad. Y es de lla­mar la aten­ción, ya que en los úl­ti­mos me­ses los te­mas de la agen­da de la co­mu­ni­dad LGBTTTIQ se han dis­cu­ti­do y ga­na­do te­rreno so­cial­men­te. Sin em­bar­go, son opri­mi­das por par­ti­dos po­lí­ti­cos o sec­to­res con­ser­va­do­res del país. El cla­ro ejem­plo fue es­ta se­ma­na den­tro de la se­sión par­la­men­ta­ria del PRI, se rin­dió un mi­nu­to de aplau­sos a Juan Gabriel, pa­ra que en mi­nu­tos pos­te­rio­res fue­ra desecha­da de la agen­da par­la­men­ta­ria el ál­gi­do te­ma de los ma­tri­mo­nios igua­li­ta­rios.

Juan­Ga, al igual que ar­tis­tas co­mo Sal­va­dor No­vo, fue­ron la ex­cep­ción a la re­gla en un país con­ser­va­dor. Sí, tu­vie­ron que vi­vir su ho­mo­se­xu­li­dad a re­ga­ña­dien­tes, en lo que Car­los Mon­si­váis de­no­mi­nó co­mo “un cló­set de cris­tal”, mis­mo as­pec­to que pa­sa a se­gun­do plano cuan­do lo que des­ta­ca es su obra, que ge­ne­ro­sa­men­te ali­men­ta al ima­gi­na­rio me­xi­cano. Es por eso que las pa­la­bras del aho­ra ex-di­rec­tor de TV UNAM, Ni­co­lás Al­va­ra­do –en su co­lum­na de Mi­le­nio– cau­sa­ron eco y ani­mad­ver­sión, ya que en pleno due­lo co­lec­ti­vo in­clu­yó en un tex­to que qui­so im­preg­nar de iro­nía las pa­la­bras: “len­te­jue­las”, “jo­tas” y “na­cas”, en una pe­li­gro­sa sin­ta­xis, com­bi­na­ción que le cos­tó una llu­via de re­cla­mos. Pa­la­bras que re­cuer­dan a aque­llos “in­te­lec­tua­les” que se des­ga­rra­ban las ves­ti­du­ras por­que Juan Gabriel –un ar­tis­ta del pueblo– se pre­sen­ta­ra en el má­xi­mo re­cin­to del ar­te. Iró­ni­co, cuan­do él mis­mo no te­nía em­pa­cho en co­dear­se con las éli­tes “cul­tu­ra­les” y “po­lí­ti­cas” de la épo­ca. Fue elo­gia­do por Mon­si­váis y Po­nia­tows­ka (que son re­fe­ren­te de lo in­te­lec­tual) e, in­clu­so, cuan­do se desató la pro­tes­ta de los tra­ba­ja­do­res del INBA por di­cha pre­sen­ta­ción, se ma­ni­fes­tó en fa­vor de sus “co­le­gas” que bus­ca­sen pi­sar es­ce­na­rios co­mo La Sca­la de Mi­lán, pos­tu­ra que ayu­dó a que Juan­Ga se echa­ra a la bol­sa a sus de­trac­to­res. Al fi­nal, la tur­ba le­van­ta­da con­tra Ni­co­lás fue a par­tir de un con­flic­to en­tre cla­ses e ideo­lo­gías: el te­ma de la ho­mo­se­xua­li­dad ve­la­da de Al­ber­to Agui­le­ra Va­la­dez pa­só a se­gun­do plano por la de­fen­sa co­lec­ti­va de sa­ber que los res­tos –no las ce­ni­zas, sino el le­ga­do– de Juan­ga le per­te­ne­cen al pueblo, an­tes que a los in­te­lec­tua­les. Aún muer­to, el Di­vo de Juá­rez va a se­guir cau­san­do los re­vue­los acos­tum­bra­dos con res­pec­to a su vi­da y obra. Juan­Ga sa­bía su po­si­ción, un es­nob nor­mal­men­te no sa­be que no sa­be.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.