DIS­FUN­CIÓN SE­XUAL MAS­CU­LI­NA

Publimetro Ciudad de Mexico - - ENTRETENER 14 -

El hom­bre ac­tual de­fi­ni­ti­va­men­te vi­ve a un rit­mo to­tal­men­te dis­tin­to y, por lo tan­to, mu­cho más ace­le­ra­do al que es­ta­ban so­me­ti­dos nues­tros abue­los, nues­tros bi­sa­bue­los y los pre­de­ce­so­res de és­tos. Por lo mis­mo, la se­xua­li­dad mas­cu­li­na de nues­tros días pre­sen­ta aris­tas muy par­ti­cu­la­res que la ha­cen com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te a la se­xua­li­dad de tiem­pos pa­sa­dos y és­ta, por lo mis­mo, se ve im­pac­ta­da hoy día por mu­chí­si­mos fac­to­res que va­le la pe­na ana­li­zar pa­ra en­ten­der el por­qué del com­por­ta­mien­to se­xual que pre­sen­ta el ho­mo sa­piens del si­glo XXI.

Y lo an­te­rior, por ló­gi­ca, tam­bién nos arro­ja a nue­vos es­ce­na­rios de dis­fun­cio­nes se­xua­les que des­de el área clí­ni­ca ya es­tán sien­do abor­da­das y tra­ta­das con nue­vas di­ná­mi­cas pa­ra que aque­llos ca­ba­lle­ros que las pa­de­cen lo­gren im­ple­men­tar te­ra­pias y tra­ta­mien­tos en­ca­mi­na­dos a su­pe­rar­las y así po­der se­guir dis­fru­tan­do de su se­xua­li­dad sin problema al­guno.

Pa­ra con­si­de­rar que un hom­bre es­tá pa­de­cien­do una dis­fun­ción se­xual es im­pe­ra­ti­vo que és­te pre­sen­te di­fi­cul­ta­des pa­ra ex­pe­ri­men­tar el de­seo se­xual (tener ga­nas) o pa­ra ex­ci­tar­se (tener una erec­ción) y/o pa­ra al­can­zar or­gas­mos (eya­cu­lar, sentir y dis­fru­tar el or­gas­mo). Así las co­sas, po­de­mos de­ter­mi­nar que cual­quier hom­bre pue­de ex­pe­ri­men­tar, oca­sio­nal o fre­cuen­te­men­te, fa­llas en la res­pues­ta se­xual; sin em­bar­go, pa­ra con­si­de­rar “ofi­cial­men­te” que se tra­ta de una dis­fun­ción se­xual és­ta se tie­ne que pre­sen­tar co­mo mí­ni­mo du­ran­te tres me­ses de ma­ne­ra per­sis­ten­te.

Aho­ra bien, ya aden­tra­dos en los te­rre­nos de las dis­fun­cio­nes se­xua­les, los te­ra­peu­tas re­que­ri­mos cla­si­fi­car és­tas ade­cua­da­men­te pa­ra ha­cer un diag­nós­ti­co y un tra­ta­mien­to opor­tu­nos y co­rrec­tos, por lo que es­tas clasificaciones se de­fi­nen de la si­guien­te ma­ne­ra: 1) dis­fun­cio­nes del de­seo, 2) dis­fun­cio­nes de la ex­ci­ta­ción y 3) dis­fun­cio­nes del or­gas­mo, ca­da una con sus ca­rac­te­rís­ti­cas y tra­ta­mien­tos muy par­ti­cu­la­res. Pe­ro, mu­cho ojo, aquí tam­bién ca­be des­ta­car que los ca­sos se tra­tan de ma­ne­ra muy dis­tin­ta cuan­do se tra­ta de hom­bres me­no­res de 40 años o cuan­do a re­ba­san es­ta edad, por­que las cau­sas de las dis­fun­cio­nes en es­tos dos gru­pos obe­de­cen a dis­tin­tos fac­to­res or­gá­ni­cos y psi­co­ló­gi­cos.

En­tre las dis­tin­tas cau­sas que de­to­nan la dis­fun­ción se­xual mas­cu­li­na es­tán las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res (pro­ble­mas de co­ra­zón, co­les­te­rol e hi­per­ten­sión), ya que és­tas se de­ri­van de una ma­la cir­cu­la­ción san­guí­nea, que a su vez se con­vier­te en una ma­la irri­ga­ción ha­cia el pe­ne. In­clu­so aque­llos que han su­fri­do ata­ques al co­ra­zón una vez re­cu­pe­ra­dos pue­den sentir mie­do a que en el ac­to se­xual se les va­ya a pre­sen­tar un epi­so­dio de es­ta ín­do­le y eso les cau­sa im­po­ten­cia.

La dia­be­tes, tam­bién es cau­sa de dis­fun­ción se­xual mas­cu­li­na, por­que és­ta ge­ne­ra al­tos ni­ve­les de glu­co­sa en la san­gre y eso da­ña las ve­nas (in­clui­das las del pe­ne). Tam­bién hay que to­mar en cuen­ta que mu­chos dia­bé­ti­cos pre­sen­tan obe­si­dad y és­ta igual­men­te es fac­tor pa­ra afec­tar el desem­pe­ño se­xual del hom­bre que la pa­de­ce.

Asi­mis­mo, los tras­tor­nos hor­mo­na­les en el hom­bre tam­bién in­ci­den pa­ra que se pre­sen­te la dis­fun­ción se­xual, to­da vez que la tes­tos­te­ro­na (la hor­mo­na mas­cu­li­na por ex­ce­len­cia) re­gu­la la li­bi­do y le per­mi­te sentir de­seo se­xual. La au­sen­cia de és­ta pro­vo­ca­rá que un ca­ba­lle­ro se vuel­va im­po­ten­te; aun­que tam­bién de­be­mos con­si­de­rar que los al­tos ni­ve­les de hor­mo­nas co­mo la pro­lac­ti­na, el cor­ti­sol y las ti­roi­deas se tra­du­ci­rán en un dra­má­ti­co des­cen­so de la tes­tos­te­ro­na y, por en­de, del de­seo se­xual.

El al­coho­lis­mo, el ta­ba­quis­mo, las adic­cio­nes a las dro­gas y las en­fer­me­da­des neu­ro­ló­gi­cas tam­bién es­tán con­tem­plad@s den­tro del am­plio ca­tá­lo­go de fac­to­res que de­to­nan la dis­fun­ción se­xual mas­cu­li­na, por lo que es im­por­tan­te tener mu­cho cui­da­do cuan­do se pi­san es­tos te­rre­nos. Pe­ro ape­nas se pre­sen­te és­ta, sea cual sea la cau­sa, no du­den en acu­dir con un es­pe­cia­lis­ta y al mis­mo tiem­po ten­gan to­tal y abier­ta co­mu­ni­ca­ción con su pa­re­ja.

Y no ol­vi­den que to­dos los sá­ba­dos los es­pe­ro en pun­to de las 23:00 ho­ras en su pro­gra­ma “Ex­clu­si­vo Pa­ra Hom­bres”, que se trans­mi­te por Te­le­fór­mu­la (121 de Ca­ble­vi­sión y 121 de Sky).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.