EL AR­TE DE SER REAL Y LA REALI­DAD DEL AR­TE

Publimetro Ciudad de Mexico - - ENTRETENER 12 -

Ser real es in­he­ren­te a nues­tro ser, pe­ro pa­re­ce men­ti­ra có­mo a tra­vés del tiem­po es­ta ca­pa­ci­dad que de ni­ños per­ma­ne­cía cris­ta­li­na, se va ale­jan­do a pun­ta de creen­cias con­di­cio­na­das so­bre có­mo ser acep­ta­do. El cre­ci­mien­to sano im­pli­ca la ma­du­rez otor­ga­da por las pro­pias ex­pe­rien­cias, y el des­cu­bri­mien­to de quién es uno mis­mo: sus pre­fe­ren­cias, gus­tos, ta­len­tos, etc., de tal ma­ne­ra que en la adul­tez ten­dría­mos que mos­trar­nos aún con más po­ten­cia tal cual so­mos, con to­do el po­der de nues­tra ver­dad sos­te­nién­do­nos; pe­ro tris­te­men­te no su­ce­de así en la ma­yo­ría de los ca­sos. Con­for­me va­mos apren­dien­do que es­to o lo otro es lo que con­se­gui­rá ha­cer­nos pa­re­cer co­mo per­so­nas va­le­ro­sas, va­li­da­das, acre­di­ta­das, re­co­no­ci­das, exi­to­sas, lin­das, agra­da­bles, po­de­ro­sas, etc., to­ma­mos es­tas vir­tu­des pres­ta­das y que­re­mos ha­cer­las en­ca­jar en un mol­de al que tal vez no le va­ya tan bien nues­tra pro­pia ver­dad, y en­ton­ces la cua­li­dad pier­de su sig­ni­fi­ca­do; en ese ca­mino só­lo te­ne­mos fa­cha­das ar­ti­fi­cia­les bus­can­do en­ca­jar. Pe­ro re­cuer­de us­ted que lo que no vie­ne de la ver­dad nun­ca po­drá sos­te­ner­se por mu­cho tiem­po o de­jar ver­da­de­ra tras­cen­den­cia en nues­tro pa­so por la vi­da. Por eso es que el ar­te es lo más cer­cano a lo real y ver­da­de­ro de ca­da per­so­na, pues vie­ne des­de aquél fon­do en don­de nadie in­ter­vie­ne, en don­de el to­rren­te de ge­nui­na sen­si­bi­li­dad pue­de ser tra­du­ci­do y ba­ja­do a la ma­te­ria­li­dad por cual­quier me­dio, el ar­te no es ar­te por bo­ni­to, por re­bus­ca­do, por ele­gan­te, sino pre­ci­sa­men­te por­que no bus­ca na­da, no es pre­ten­cio­so, y mu­cho me­nos bus­ca en­ca­jar; por el con­tra­rio, es la apa­sio­na­da ex­pre­sión que ha en­con­tra­do una puer­ta de sa­li­da cul­mi­nan­do en una pie­za su­bli­me, y es por­ten­to­so por lo que trans­mi­te, es de­cir, por los ar­mó­ni­cos cua­si per­fec­tos de fre­cuen­cia pro­duc­to de la ver­dad de don­de vie­ne. No es una fa­cha­da, el ar­te es ar­te por la ca­pa­ci­dad de un ser hu­mano pa­ra ser real y ex­pre­sar­lo al mun­do. No son ga­le­rías, ni for­ma­tos, ni cla­ses, ni sec­tas ar­tís­ti­cas que en­ca­jo­nan al ar­te en un es­te­reo­ti­po, pre­vi­nien­do el úni­co en­cuen­tro que pue­de com­ple­tar el círcu­lo de ri­que­za: la ver­dad de la di­ver­si­dad de to­das las for­mas de vi­da co­mo ali­men­to del ar­te, y vi­ce­ver­sa. To­dos te­ne­mos el po­ten­cial de ser ar­tis­tas, de nues­tro pro­pio des­tino y en ca­da co­sa que ha­ce­mos, a ca­da pa­so, pues el ar­te ver­da­de­ro no se li­mi­ta a una u otras ex­pre­sio­nes, es­tá la­ten­te en ca­da res­pi­ro, siem­pre y cuan­do pro­ven­ga de lo más real de ca­da uno. Po­de­mos ha­cer un ar­te de lo que ha­ce­mos, no im­por­ta qué sea, pe­ro si lo ha­ce­mos ali­nea­dos a nues­tra ver­dad más pro­fun­da, y lo im­preg­na­mos con la car­ga elec­tro­mag­né­ti­ca de nues­tro amor, en­ton­ces es­ta­mos ha­cien­do ar­te. Así co­mo di­cen que la ver­dad da li­ber­tad, en­ton­ces el ar­te que es ver­da­de­ro tam­bién nos da el de­re­cho a es­ta li­ber­tad: a ser con to­do lo que se es, sin ne­ce­si­dad de dis­fra­ces que nos de­jen en­ca­jar en un mun­do al que en el fon­do ni si­quie­ra que­re­mos per­te­ne­cer. Gra­cias a to­dos los ver­da­de­ros ar­tis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.