SAN PAS­CUAL BAI­LÓN NOS AGA­RRE CON­FE­SA­DOS

Re­cor­dan­do an­ti­guas acu­sa­cio­nes en su con­tra, el lu­nes fue ca­no­ni­za­da la Ma­dre Te­re­sa y por un pe­lo de ra­na cal­va y nos ca­no­ni­zan a Juan­ga de una vez. Una de­vo­ta (del can­tan­te) ju­ra ha­ber te­ni­do con­tac­to con él en sue­ños. Y que el Di­vo le com­par­tie­ra un d

Publimetro Ciudad de Mexico - - LA PÁGINA DE FERNANDA 06 -

Pa­ra ha­blar hoy de san­tas, san­tos y es­pí­ri­tus bue­na on­da y muy aco­me­di­dos a quien en­co­men­dar­se... pri­me­ro lo pri­me­ro: ¿QUÉ ES UN SAN­TO? Si le ras­ca­mos a las de­fi­ni­cio­nes, las pa­la­bras en he­breo y grie­go pa­ra “san­ti­dad” re­fie­ren a la idea de “pu­ro o lim­pio”, pe­ro no co­mo en anun­cio de detergente sino en sen­ti­do re­li­gio­so, o sea, li­bre de co­rrup­ción. Pa­ra los me­nos es­pi­ri­tua­les, San­to era el com­pa­ñe­ro de Mil Más­ca­ras. O has­ta una se­rie te­le­vi­si­va de de­tec­ti­ves pro­ta­go­ni­za­da por Roger Moo­re. Pe­ro si nos lle­va­mos de pi­que­te de om­bli­go con al­gún in­te­gran­te de la RAE, la pa­la­bra san­to en un ad­je­ti­vo que in­di­ca la re­la­ción di­rec­ta con Dios, sin in­ter­me­dia­rios ni sa­las de es­pe­ra. Y to­da­vía nos acla­ran que “se apli­ca a per­so­nas (los san­tos), lu­ga­res (co­mo el Mon­te At­hos), tex­tos (co­mo las Sa­gra­das Es­cri­tu­ras), et­cé­te­ra”. Pa­ra los que cur­sa­mos Ca­te­cis­mo o Edu­ca­ción de la Fe, sa­be­mos tam­bién que son aque­llos que “in­ter­ce­den” por no­so­tros los vi­les hu­ma­nos de a pie y pe­ca­do­res. Es de­cir, las y los san­tos, por mé­ri­tos y pa­lan­cas, tie­nen ac­ce­so al te­lé­fono ro­jo de la San­tí­si­ma Trinidad, el co­ro an­gé­li­co y Nues­tra Ma­dre Ma­ría, y pe­di­güe­ños co­mo so­mos, tal vez, cual co­yo­te en de­le­ga­ción, pu­die­ran agi­li­zar­nos al­gún mi­la­gri­to. Por ello son tan so­co­rri­dos, que­ri­dos y apa­pa­cha­dos. Eso sí, “San­to que no se apa­re­ce, no es ve­ne­ra­do”. “La grey es de quien la tra­ba­ja”. Y aho­ra bien, pa­ra quie­nes le­van­ta­ron sus­pi­ca­ces una ce­ja cuan­do los men­cio­na­ba “vir­tuo­sos o pa­lan­cu­dos” permítanme ex­pli­car­les, por­que a las prue­bas me re­mi­to. Sí, en ver­dad al­gu­nos de la lar­ga lis­ta de bea­tos son per­so­nas “des­ta­ca­das por sus vir­tu­des y son co­mo mo­de­los ca­pa­ces de mos­trar a los de­más un ca­mino ejem­plar de per­fec­ción”. Pe­ro... los hu­bo otros que en su fervor teís­ta, qui­sie­ron dar la ma­yor mues­tra po­si­ble de en­tre­ga y fe cie­ga. Co­mo por ejem­plo mi San­to: San Fer­nan­do, quien al­can­zó su fe­cha en el ca­len­da­rio con ba­se en ¡¡¡matar sa­rra­ce­nos en Tie­rra Santa!!! Otros nos de­mos­tra­ron ser ca­pa­ces de la más di­fí­cil prue­ba de to­das. Más aún que la ilu­mi­na­ción o de mos­trar­se co­mo se­res evo­lu­cio­na­dos: “co­mo, de acuer­do con la Bi­blia, Dios es amor, su prin­ci­pal vir­tud es, con­se­cuen­te­men­te, su ca­pa­ci­dad pa­ra amar a Dios y a los de­más se­res hu­ma­nos”. A to­dos por igual: lo mis­mo el policía de trán­si­to, bu­ró­cra­ta len­to de Te­so­re­ría, mar­chis­ta ce­rran­do Re­for­ma o alumno con dé­fi­cit de aten­ción. ¿Ah, ver­dad? Los reto a que sien­tan que su al­ma ema­na co­ra­zon­ci­tos co­mo de Pe­ris­co­pe por el cho­fer de mi­cro­bús que les aca­ba de aven­tar el mue­ble. ¿Ah, ver­dad? ¡¡¡Ni con tres ta­chas jun­tas!!! ¿Có­mo al­can­za un

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.