Lo chi­do

Publimetro Ciudad de Mexico - - LA PÁGINA DE FERNANDA 06 -

Los san­tos más pe­cu­lia­res. Ʉ NÑĒ ĤėûęĒȨ (y no es dro­gón/dro­gas/es­tu­pe­fa­cien­tes) Pa­trón de los feos, las co­ma­dro­nas, los mu­dos, los pas­to­res y los re­ba­ños. Ʉ NÑĒ /ėĨç áå ıġåĤĮÿĒėȩ Pa­trón de los pa­sa­je­ros de avión, pi­lo­tos y as­tro­nau­tas. hu­mano de a pa­tín la san­ti­dad an­te el Va­ti­cano? Pri­me­ro, uno de­be ha­ber col­ga­do los te­nis y “des­pués de un pro­ce­so ju­di­cial lla­ma­do ca­no­ni­za­ción, el Pa­pa en turno, lo anun­cia”. Y fí­jen­se qué cu­rio­so, al Su­mo Pon­tí­fi­ce, en vi­da le lla­man :«Su San­ti­dad», pe­ro si chu­pa fa­ros no es au­to­má­ti­ca­men­te San­to. Tie­ne que ha­ber lle­va­do una vi­da ejem­plar y, apar­te, ha­ber cum­pli­do al me­nos un mi­la­gri­to COMPROBABLE. No só­lo la tra­di­ción ju­deo-cris­tia­na tie­ne “san­tos”, en el bu­dis­mo, “al no exis­tir el con­cep­to de Dios, un san­to es una per­so­na ilu­mi­na­da o cer­ca­na a la ilu­mi­na­ción, y por con­si­guien­te, al Amor Uni­ver­sal”. Qué ne­ce­dad con eso del AMOR uni­ver­sal. La co­sa es cam­biar su kar­ma por un dar­ma ( to­dos tus de­fec­tos en vir­tu­des) y es­te lla­ma­do gra­do de pu­re­za es­pi­ri­tual, tie­ne que po­der ser ve­ri­fi­ca­do por me­dios me­ta­fí­si­cos, no con una quí­mi­ca san­guí­nea com­ple­ta o un aná­li­sis de ori­na sino con “per­cep­ción ex­tra­sen­so­rial de los cha­kras por otros san­tos”. A sa­ber qué ma­nio­bras re­quie­re esa “recepción con los Cha­kas”. Aun­que los ma­nua­les in­di­can: “Al orar y fi­jar el pen­sa­mien­to en una fi­gu­ra santa o en al­go re­la­cio­na­do con ella se en­tra en co­ne­xión me­ta­fí­si­ca res­pec­to a de­ter­mi­na­do cam­po de la con­cien­cia con lo que re­pre­sen­ta di­cha fi­gu­ra y con to­dos los que es­tén y ha­yan es­ta­do pen­san­do u oran­do so­bre lo mis­mo”. Hum... ¿a po­co no­ta­rán si es­tá­ba­mos te­nien­do fan­ta­sías co­chi­no­nas con el ac­tor de Thor, ha­cién­do­le un “Tho­ri­to”? Eso es más fá­cil con el mé­to­do de mi abue­la, no­más re­vi­sa­ban si te­nían pe­los en la pal­ma de las ma­nos. Por otro la­do, tan­to el is­lam co­mo el cris­tia­nis­mo pro­tes­tan­te de plano es­tán pe­lea­dos con esa fi­gu­ra de san­ti­dad o el cul­to de­di­ca­do a los se­res hu­ma­nos. Sin em­bar­go, ya sa­ben, una co­sa es lo que di­gan los “je­fes in­to­ca­bles allá arri­ba de sus púl­pi­tos” y otra lo que a no­so­tros los ne­cios te­rre­na­les no cua­dra y aco­mo­da. Por ello los fie­les de es­tas re­li­gio­nes se em­pe­ñan en arro­di­llar­se an­te las tum­bas de se­res que­ri­dos y ad­mi­ra­dos por bue­na­zos. Ʉ NÑĒ /ėĨç áå ĤÿđÑĮåÑȩ Pa­trón de las fu­ne­ra­rias. O Santa Cla­ra de Asís. Pa­tro­na de los guio­nis­tas de te­le­vi­sión... por­que te­nía vi­sio­nes o vi­den­cias a lar­ga dis­tan­cia y sin se­ñal sa­te­li­tal. Ʉ NÑĒĮÑ ÓĤÜÑĤÑȩ Pa­tro­na de to­do lo que ex­plo­ta. (fue­gos ar­ti­fi­cia­les, bom­bas, true­nos..o je­fe­ci­tos gan­da­llas). Ʉ NÑĒ GÑĮĤÿÝÿėȩ Pa­trón de los que su­fren ofi­dio­fo­bia (ho­rror a las ví­bo­ras). Y a quien se fes­te­ja con har­tas che­las ver­des. San Isi­do­ro de Se­vi­lla. Pa­trón de In­ter­net.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.