La par­te tris­te de la his­to­ria

Publimetro Ciudad de Mexico - - MUNDO 10 - LUCIA HER­NÁN­DEZ @luc­ye­di­to­ra

Jus­to es­ta se­ma­na, se cum­plen 50 años del es­treno de Star Trek, crea­do por Ge­ne Rod­den­berry. Y es­te vier­nes llega a los ci­nes Star Trek: Sin lí­mi­tes, la ter­ce­ra en­tre­ga de la mano del di­rec­tor J. J. Abrams, quien aho­ra ce­dió la si­lla a Jus­tin Lin, que ha si­do di­rec­tor de Rápido y fu­rio­so y quien aho­ra con­du­ce es­te épi­co via­je del U.S.S En­ter­pri­se y su in­tré­pi­da tri­pu­la­ción.

Res­pec­to a es­te cam­bio de di­rec­tor, Si­mon Pegg, quien da vi­da a Mont­go­mery ‘Scooty’ Scott, co­men­ta que sin lu­gar a du­das fue una trans­for­ma­ción sus­tan­cial con un efec­to po­si­ti­vo, tan­to en el elen­co co­mo en el re­sul­ta­do fi­nal de la pe­lí­cu­la.

“Fue in­tere­san­te y ra­ro, por­que J. J. es­tu­vo di­ri­gien­do las pri­me­ras dos pe­lí­cu­las y siem­pre ha si­do el per­so­na­je más do­mi­nan­te del set, pe­ro de pron­to lle­gó Jus­tin Lin, que es una pro­pues­ta to­tal­men­te opues­ta, es ca­lla­do, mu­cho más me­ticu­loso, in­tro­ver­ti­do. Tu­vi­mos que ajus­tar­nos a eso, pe­ro rá­pi­da­men­te nos di­mos cuen­ta de que Jus­tin tie­ne gran­des ideas y tra­ba­ja de una for­ma in­creí­ble con la cá­ma­ra, y ter­mi­né sien­do sú­per fan de él y de­fi­ni­ti­va­men­te me en­can­ta­ría tra­ba­jar con él de nue­vo”.

Tan­to pa­ra Zoe Sal­da­na co­mo pa­ra Si­mon Pegg, quie­nes es­tu­vie­ron de vi­si­ta en la Ciu­dad de Mé­xi­co pa­ra la pre­mier de la cin­ta, el set don­de se alo­ja el En­ter­pri­se es un am­bien­te de amis­tad, del que se sien­ten muy afor­tu­na­dos de ser par­te.

“Fue muy emo­cio­nan­te re­gre­sar al En­ter­pri­se. Me sien­to muy agra­de­ci­da por­que una co­sa es que tu pe­lí­cu­la ten­ga una se­cue­la, pe­ro mu­chos ac­to­res no tie­nen la di­cha de re­gre­sar una ter­ce­ra vez, y de eso ha­blá­ba­mos to­do el tiem­po en el set”, re­ve­la Zoe.

“En tér­mi­nos de ha­cer la pe­lí­cu­la, me en­can­ta la po­si­bi­li­dad de pa­sar un tiem­po con mis ami­gos. Siem­pre que me avi­san que ha­brá una nue­va pe­lí­cu­la de Star Trek me emo­ciono, por­que sé que voy a pa­sar tiem­po con per­so­nas que quie­ro mu­cho”, co­men­ta Si­mon.

Ade­más, el ac­tor pa­ra es­ta cin­ta fun­gió tam­bién co­mo guio­nis­ta, jun­to con Doug Jung.

“Co­mo es­cri­tor, creo que lo me­jor fue crear un per­so­na­je co­mo Jay­lah, eso fue muy di­ver­ti­do. Tu­vi­mos es­ta idea de crear el per­so­na­je de una chi­ca jo­ven, in­ge­nio­sa, que vi­vie­ra por sí mis­ma des­de ha­ce mu­cho tiem­po, que fue­ra in­de­pen­dien­te, ca­paz. Y cuan­do co­no­ci­mos a Sop­hia, to­do se aco­mo­dó y fue muy di­ver­ti­do es­cri­bir, en cier­ta for­ma, pa­ra ella, y me en­can­ta­ría crear más per­so­na­jes pa­ra ella, creo que ella so­la po­dría sos­te­ner su pro­pia se­rie de pe­lí­cu­las”.

Pe­ro las ideas y per­so­na­jes nue­vos no se que­da­ron ahí. En la nue­va en­tre­ga de Star Trek, se pre­sen­ta a un Su­lu, pa­dre de fa­mi­lia y gay, si­tua­ción que ha lla­ma­do mu­cho la aten­ción de la crí­ti­ca y de los es­pec­ta­do­res que ya vie­ron la cin­ta. No por que sea al­go ma­lo, sino por­que es una di­men­sión de los per­so­na­jes que no se ha­bía co­no­ci­do has­ta aho­ra.

“No di­ría que esos cam­bios fue­ron en­te­ra­men­te de­ci­sio­nes mías. Lo que pa­só con Su­lu sí fue mi idea ini­cial­men­te y fue so­la­men­te por­que me pa­re­ció que no ha­bía su­fi­cien­te re­pre­sen­ta­ción en la his­to­ria. Era una tra­ma en­te­ra­men­te he­te­ro­se­xual y lo que pen­sé fue que así no es la so­cie­dad. Es im­por­tan­te se­guir abrien­do nue­vos te­rre­nos y ase­gu­rar­te de que se sien­ta co­mo una re­pre­sen­ta­ción jus­ta de la so­cie­dad que es di­ver­sa, sin ser con­des­cen­dien­te, que sea creí­ble y que tam­po­co sea un gran lío, co­mo tener •

Č ɴɼ áå ĉıĒÿė áå ɵɳɴɹȦ la fa­mi­lia Star Trek per­dió a uno de los su­yos. La ines­pe­ra­da muer­te del ac­tor An­ton Yel­chin de­vas­tó al elen­co y al equi­po de es­ta sa­ga ci­ne­ma­to­grá­fi­ca. a una mu­jer en un pues­to de au­to­ri­dad o ha­blar de sus ne­ce­si­da­des o de su orien­ta­ción se­xual. Es­tos de­ta­lles de los per­so­na­jes no de­be­rían ser juz­ga­dos, son co­sas per­so­na­les que de­be­rían exis­tir sin nin­gún ti­po de co­men­ta­rio crí­ti­co”, ex­pli­có.

Y jus­ta­men­te an­te es­te rol de las mu­je­res con per­so­na­jes más pro­mi­nen­tes y ale­jar­las de las si­tua­cio­nes de pe­li­gro en don­de for­zo­sa­men­te ne­ce­si­ten de un hom­bre que las res­ca­te, es otro de los cam­bios que se per­ci­ben en es­ta cin­ta y, en gran par­te, se de­be al tra­ba­jo que Zoe Sal­da­na ha ve­ni­do pro­mo­vien­do en­tre los directores y es­cri­to­res con los que tra­ba­ja.

/ PARAMOUNT PIC­TU­RES

Star Trek llega es­te vier­nes a las pan­ta­llas

La nue­va en­tre­ga de la sa­ga de ci­ne de Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.