HAZ LAS PA­CES CON TUS IN­VER­SIO­NES

Publimetro Ciudad de Mexico - - NOTICIAS 10 -

¿Has es­cu­cha­do esa fra­se que di­ce “nadie es­tá pe­lea­do con su di­ne­ro”? Se­gu­ra­men­te sí. Es­te di­cho ha­ce alu­sión a lo que to­dos bus­ca­mos: tener una re­la­ción sa­na con nues­tro di­ne­ro, y en es­te ca­so, con nues­tras in­ver­sio­nes.

Re­cor­de­mos que in­ver­tir es una for­ma de po­ner a tra­ba­jar nues­tro di­ne­ro, por eso es­ta vez que­re­mos en­se­ñar­te tres sen­ci­llos pa­sos que te ayu­da­rán a ha­cer las pa­ces y to­mar el con­trol de tus in­ver­sio­nes.

1. Man­tén tus apor­ta­cio­nes.

Las apor­ta­cio­nes re­cu­rren­tes po­ten­cia­li­zan la po­si­bi­li­dad de me­jo­res re­sul­ta­dos en nues­tras in­ver­sio­nes en el fu­tu­ro. Por eso, es im­por­tan­te que man­ten­ga­mos –la ma­yor par­te del tiem­po- un ex­ce­den­te en di­ne­ro pa­ra des­ti­nar­lo a nues­tra in­ver­sión.

Sí, se­gu­ra­men­te es­tás pen­san­do que pa­ra in­cre­men­tar el mon­to ex­ce­den­te ne­ce­si­tas ge­ne­rar más in­gre­sos, sin em­bar­go, una so­lu­ción pa­ra ha­cer­lo es con­tro­lar me­jor tus gas­tos. De he­cho, és­te es el pri­mer pa­so pa­ra cons­truir la tra­yec­to­ria de apor­ta­cio­nes que nos lle­va­rá a una in­ver­sión ren­ta­ble.

Cuan­do ad­qui­ri­mos un pro­duc­to de in­ver­sión, de­be­mos tener cla­ro los ar­gu­men­tos que sus­ten­tan que nues­tro di­ne­ro se apre­cia­rá en el tiem­po si lo usa­mos. Es de­cir, de­be­mos co­no­cer el

2. Ad­quie­re va­lor.

pro­duc­to a fon­do, no só­lo có­mo fun­cio­na sino tam­bién las for­mas en que ge­ne­ra va­lor, pues exis­ten pro­duc­tos que a cor­to tiem­po pa­re­cen atrac­ti­vos, sin em­bar­go, al pa­so del tiem­po no lo son tan­to; y por el con­tra­rio, exis­ten pro­duc­tos que en ho­ri­zon­tes más am­plios de tiem­po ge­ne­ran un po­ten­cial ma­yor de apre­cia­ción.

Por eso te su­ge­ri­mos que re­vi­ses cons­tan­te­men­te que tus ex­pec­ta­ti­vas de in­ver­sión se es­tén cum­plien­do de acuer­do a lo que te lle­vó a ad­qui­rir ese pro­duc­to.

3. Mo­ni­to­rea el desem­pe­ño.

Eva­luar el desem­pe­ño de nues­tra in­ver­sión es ne­ce­sa­rio pa­ra po­der lo­grar nues­tros ob­je­ti­vos, sin em­bar­go, a me­nu­do lo ha­ce­mos en pe­rio­dos muy cor­tos de tiem­po, lo que nos pue­de man­dar se­ña­les con­fu­sas e in­clu­so con­tra­rias a lo que es­pe­rá­ba­mos del pro­duc­to, es­to sin to­mar en cuen­ta aque­llas oca­sio­nes en que re­vi­sa­mos el desem­pe­ño del pro­duc­to en mo­men­tos que el mer­ca­do pa­sa por un mo­men­to de vo­la­ti­li­dad, lo que nos pue­de lle­var a to­mar de­ci­sio­nes que afec­ten el desem­pe­ño fu­tu­ro de nues­tras in­ver­sio­nes.

Por eso es im­por­tan­te que an­tes de asig­nar re­cur­sos a un pro­duc­to ob­ten­gas to­da la in­for­ma­ción de su evo­lu­ción en el tiem­po y, prin­ci­pal­men­te, que sea con­gruen­te con el mis­mo ho­ri­zon­te que tie­nes en tu ob­je­ti­vo.

Por ejem­plo, si desea­mos in­ver­tir pa­ra el re­ti­ro, sin du­da co­no­cer el desem­pe­ño en más de una dé­ca­da del pro­duc­to a in­ver­tir pue­de ser de gran uti­li­dad. Co­mo se men­cio­na­ba pre­via­men­te, el rendimiento pa­sa­do no es ga­ran­tía del rendimiento que se pue­da ex­pe­ri­men­tar en el fu­tu­ro, pe­ro sí nos per­mi­te en­ten­der la efi­cien­cia del pro­duc­to al ajus­tar­se a las con­di­cio­nes de los mer­ca­dos financieros.

Lo an­te­rior, nos lle­va a con­si­de­rar to­do mo­men­to co­mo ade­cua­do pa­ra po­ner en prác­ti­ca cual­quie­ra de los pun­tos pre­via­men­te se­ña­la­dos y co­men­zar a tener un ma­yor con­trol e in­fluen­cia so­bre nues­tras in­ver­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.