¿QUÉ ES MÉ­XI­CO?

Publimetro Ciudad de Mexico - - ENTRETENER 12 -

Ho­ri­zon­tal

1. Qui­tar o hur­tar con

en­ga­ño.

6. Fa­mi­liar­men­te, abri­ga, arro­pa.

10. Río de Etio­pía.

11. Ca­non, re­gla.

12. Cor­tad un tro­zo de fru­ta

pa­ra pro­bar­la.

13. Bur­la.

14. In­ten­ta­sen un de­li­to, co­me­tie­sen aten­ta­do.

15. Pri­mer rey de Ca­ria.

16. Cual­quier al­ga ver­de uni­ce­lu­lar.

18. Ha­rá ai­re con el abano. 20. Ofi­cial del ejér­ci­to tur­co. 21. On­da en el mar.

23. Pre­fi­jo que in­di­ca an­te­la­ción.

25. Se des­pla­zan por el agua

va­lién­do­se de pies y ma­nos. 28. Par­tí­cu­la que com­po­ne in­nu­me­ra­bles ape­lli­dos ga­le­ses.

30. Ca­da una de las par­tes de un to­do que se han de re­par­tir en­tre va­rios.

32. Uno y uno.

33. Co­sa cor­pu­len­ta.

34. Ár­bol ebe­ná­ceo muy es­ti­ma­do en eba­nis­te­ría.

35. Hom­bre ga­llar­do.

36. Pre­cio fi­jo pues­to por la au­to­ri­dad a las co­sas ven­di­bles.

37. “E” lar­ga grie­ga.

40. Cu­bre con una ca­pa de oro. 41. Nom­brar.

44. Ele­men­to quí­mi­co de sím­bo­lo «Rn».

45. Uni­dad de in­duc­ción mag­né­ti­ca. Ver­ti­cal

1. Mo­vi­mien­to con­vul­si­vo

ha­bi­tual.

2. Re­la­ti­vo a la mue­la. 3. (Ma­nuel de ... y Jun­yent) Vi­rrey del Pe­rú en­tre 1761 y 1766.

4. An­da­ban al­re­de­dor.

5. Se apli­ca a lo que es­tá en­ce­rra­do den­tro de al­go. 6. Pu­sie­ron li­sa una su­per­fi­cie. 7. Qui­te la cás­ca­ra a una fru­ta. 8. Que no ha co­mi­do. 9. Des­luz­ca, ma­no­see.

15. In­te­grar, ha­cer ca­bal una

co­sa.

17. Aco­mo­da­rá por do­ce­nas. 18. Sím­bo­lo de la pla­ta.

19. Con­trac­ción.

20. Nom­bre que se da al ne­gri­to de las Filipinas (pl.). 22. Afi­ló un ins­tru­men­to. 24. Hur­ta con vio­len­cia.

26. Nie­to de Cam.

27. El uno en los da­dos.

29. Ale­ro del te­ja­do.

31. De muy ba­ja es­ta­tu­ra. 33. Hem­bra que ha te­ni­do un

hi­jo.

37. Sím­bo­lo de la ema­na­ción

del ra­dio.

38. Her­mano del pa­dre o ma­dre.

39. Par­tí­cu­la in­se­pa­ra­ble pri­va­ti­va.

42. Ter­mi­na­ción de au­men­ta­ti­vo.

43. A tem­po. Us­ted se ha pre­gun­ta­do ¿qué es Mé­xi­co, más allá de una de­li­mi­ta­ción te­rri­to­rial, po­lí­ti­ca u ofi­cial? Mé­xi­co, co­mo cual­quier otro país, po­dría con­si­de­rar­se más co­mo un clan he­cho de per­so­nas que com­par­ten me­mo­rias, con­cien­cia, cos­tum­bres, ex­pe­rien­cia, sa­bi­du­ría, creen­cias, elec­cio­nes, y sus con­se­cuen­cias. Mé­xi­co es más una fa­mi­lia, una es­pe­cie de co­lec­ti­vi­dad tri­bal, que una ma­sa de es­ta­dís­ti­cas, nú­me­ros y pro­nós­ti­cos. Mé­xi­co es un ser vi­vo, for­ma­do por las al­mas de to­dos los que es­ta­mos co­nec­ta­dos a es­ta identidad; por lo tan­to, Mé­xi­co se ali­men­ta de ca­da uno de nues­tros pen­sa­mien­tos, emo­cio­nes, pa­la­bras ac­cio­nes, elec­cio­nes y de­ci­sio­nes de ca­da ins­tan­te. Por más desaso­cia­do que lo que­ra­mos ver, es es­to lo que nos con­for­ma, y lo que nos in­vi­ta a ser pro­fun­da­men­te res­pon­sa­bles de ca­da pe­que­ña co­sa. Pa­ra Mé­xi­co, no­so­tros so­mos sus cé­lu­las, y nos re­tro­ali­men­ta­mos unos a otros. Por eso tan­to cé­lu­las co­mo po­de­res, ideal­men­te te­ne­mos que ser im­pe­ca­bles a ca­da mo­vi­mien­to, pues na­da es­tá se­pa­ra­do, y por muy in­sig­ni­fi­can­te que pa­rez­ca, co­mo de­cía el poe­ta: no hay ale­teo de ma­ri­po­sa sin que una estrella se en­te­re. Mé­xi­co, el al­ma he­cha mi­llar­dos de ex­pe­rien­cias pro­ve­nien­tes de millones de al­mas que han pa­sa­do por es­te có­di­go de vi­da en la Tie­rra lla­ma­do país, gra­ba­do en el ADN de las rui­nas, de los cuer­pos, del agua, del fue­go, del ai­re, y de la tie­rra que pi­sa­mos, de don­de co­me­mos y a don­de pro­ba­ble­men­te ire­mos a pa­rar cuan­do de­je­mos es­te mun­do. Mé­xi­co, la gran en­ti­dad viva que nos arro­pa, nos abra­za, e in­ce­san­te­men­te nos re­fle­ja; el refugio lla­ma­do gran ho­gar, pe­ro tam­bién gran es­cue­la, gran alec­cio­na­dor y de­pu­ra­dor de lo que al­gu­nos lla­man kar­ma; así que com­par­ti­mos una tre­men­da y, si así lo que­re­mos, her­mo­sa crea­ción en don­de jun­tos va­mos en­tre­la­za­dos po­nien­do las no­tas y to­can­do una sin­fo­nía que es­cri­bi­mos to­dos los días de nues­tra his­to­ria. Qué más cer­ca­nía, lo que­ra­mos o no, que acom­pa­ñar­nos en el do­lor pa­ra sa­nar, en los re­tos pa­ra re­sol­ver, en las ale­grías pa­ra go­zar, en los sa­cri­fi­cios pa­ra en­tre­gar­se; que­ra­mos dar­nos cuen­ta o no, ser cons­cien­tes o no, no exis­te se­pa­ra­ción al­gu­na, por lo tan­to con­de­na o pre­mia­ción, pues to­dos, en uno, atra­ve­sa­mos por la mis­ma tie­rra es­pi­no­sa o sua­ve que emer­ge co­mo co­se­cha de nues­tra siem­bra. Mé­xi­co no es una fron­te­ra de­li­mi­ta­da, es un es­pí­ri­tu que abra­za to­da la Tie­rra, co­mo el ór­gano vi­tal de un cuer­po. Mé­xi­co es nues­tra opor­tu­ni­dad o nues­tra puer­ta ce­rra­da, nues­tra pla­ta­for­ma de des­pe­gue o nues­tra cár­cel, pe­ro de to­dos, de ab­so­lu­ta­men­te to­dos y ca­da uno, no hay quien se sal­ve, por más le­jos que co­rra, por más ocul­to y co­bar­de es­con­di­do, por­que Mé­xi­co es­tá en nues­tras cé­lu­las, y és­tas en las cé­lu­las de Mé­xi­co. La di­ver­si­dad de Mé­xi­co en cual­quier sen­ti­do es tan vas­ta, que el po­der de vi­da que en­cie­rra es enor­me, mag­ná­ni­mo, su­bli­me y su­ma­men­te po­de­ro­so, es por eso que cual­quier elec­ción re­gre­sa con to­da in­ten­si­dad co­mo ma­te­ria­li­za­ción con­su­ma­da, co­mo de­seo cum­pli­do, co­mo sen­ten­cia eje­cu­ta­da. Mé­xi­co só­lo cum­ple ca­bal­men­te nues­tras ór­de­nes, y con to­do su co­lo­ri­do, su­cu­len­cia, ri­que­za, mis­te­rio, ma­gia, re­gre­sa con­ver­ti­do en aque­llo que he­mos sem­bra­do. Mé­xi­co no se crea ni se des­tru­ye, só­lo se trans­for­ma, di­ri­gi­do por la con­di­ción de nues­tra cons­cien­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.