INSTRUCCIONES PA­RA ECHAR UN BUEN GRI­TO

Publimetro Ciudad de Mexico - - NOTICIAS 04 -

Pa­ra ser leí­das con: de Tears for Fears Shout,

PA­SO 1. El gri­to es de quien lo tra­ba­ja

Si nos de­já­ra­mos lle­var por lo que un gri­tón su­po­ne que es su gri­to, ter­mi­na­ría­mos en un psi­quiá­tri­co pre­ten­dien­do de­fi­nir un mo­men­to en el que su­ce­den co­sas que po­co tie­nen que ver con la es­truc­tu­ra. Por eso el gri­to es ab­so­lu­ta­men­te en­can­ta­dor: ni a to­dos les sa­le co­mo lo dic­ta la nor­ma cul­ta, y só­lo cuan­do la si­tua­ción te do­mi­na y te obli­ga, lo ha­ces con dig­ni­dad.

PA­SO 2. ¿Dón­de im­pac­ta un buen gri­to?

Re­cor­dar la vio­len­cia del gri­to re­sul­ta ca­si tan es­plén­di­do pa­ra un pai­sa­je, co­mo lo es la des­gra­cia pa­ra un poe­ma: gri­tar des­ha­ce nu­dos, po­ne en su lu­gar ocio­sas ne­ce­da­des, sub­ra­ya tea­mos y ator­men­ta si­len­cio­sos: esos que no pue­den con su rui­do blan­co.

PA­SO 3. La an­tí­te­sis de un gri­to

Ya que gri­tas, te des­ga­rras, re­co­no­ces el lí­mi­te por ha­ber­lo ro­to y fun­das un re­cuer­do en la lo­ca­li­dad don­de los mi­ro­nes pa­re­cen res­pon­der­te con só­lo el rui­do de su ner­vio­so par­pa­deo, so­bre­vie­ne una ne­ce­si­dad de en­mu­de­cer pa­ra re­co­rrer la ra­zón de la pa­sión. Tal vez por me­dio de esa in­cohe­ren­cia se ge­ne­ra po­ten­cia pa­ra cul­ti­var un nue­vo gri­to. Y mien­tras, en­tien­des el po­lo opues­to de ese gri­to, su ne­ga­ti­vo, su gri­to blan­co.

PA­SO 4. ¿A qué le gri­tas?

Uno gri­ta con la au­sen­cia cuan­do no ha po­di­do gri­tar­la co­mo se de­be­ría. Tam­bién se gri­ta la di­cha, el en­cuen­tro, el gol, la trai­ción, la in­jus­ti­cia, la li­ber­tad, la in­cre­du­li­dad, el gol­pe del de­do me­ñi­que con la pa­ta de la ca­ma (en­cuen­tro de dos pa­tas), un eu­re­ka, el mar­ti­llo en el de­do, un ta­xi que pa­sa (y que no pe­la­rá), una canción, un bo­rra­do ac­ci­den­tal de ce­lu­lar, un co­rri­do, pe­ro so­bre to­do, uno gri­ta ca­ra a ca­ra lo que las ye­mas de los de­dos in­di­quen.

PA­SO 5. El gri­to que te enamo­ra

En­tre tan­tos ofi­cios, el de gri­tón tie­ne una dig­ni­dad poé­ti­ca. Lo de­fi­ni­rán co­mo al­go sal­va­je, un arre­ba­to que sin con­ce­sión, no hay có­mo cu­rar­se, por lo que la úni­ca po­si­bi­li­dad de do­mes­ti­car es­ta ca­tás­tro­fe que tan­to per­tur­ba al es­ta­bish­ment, es que to­dos nos pon­ga­mos a gri­tar has­ta las lá­gri­mas: los do­lo­res y ale­grías aje­nas y con­jun­tas, y que se sien­ta en es­ta pá­gi­na que lees, el tem­blor de ca­da gri­to que co­mo res­pi­ra, enamo­ra.

PA­SO 6. ¿Do­mes­ti­car­lo?

Un buen gri­to só­lo pue­de ser do­mes­ti­ca­do si pre­via­men­te se gri­ta más fuer­te cuan­do ves a los ojos y sa­bes que no hay otra co­sa qué ha­cer, si no lan­zar un buen gri­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.