Tó­xi­cos de la at­mós­fe­ra afec­tan el em­ba­ra­zo

Publimetro Ciudad de Mexico - - CIENCIA DESDE LA UNAM 10 -

Des­de su ges­ta­ción y has­ta que na­ce, un be­bé desa­rro­lla sus te­ji­dos y ór­ga­nos se­gún la si­tua­ción del me­dio am­bien­te. Por lo tan­to, cuan­do la ma­má en­fren­ta un em­ba­ra­zo di­fí­cil o es­tá ex­pues­ta a con­di­cio­nes ade­ver­sas, el fe­to ajus­ta al­gu­nos as­pec­tos de su desa­rro­llo. Es­tu­dios de me­di­ci­na fe­tal per­mi­ten co­no­cer, por ejem­plo, si exis­te una re­la­ción en­tre con­ta­mi­na­ción y em­ba­ra­zo, y si és­ta in­flu­ye en el be­bé MA­RÍA LUI­SA SANTILLÁN AL­FON­SO A. FER­NÁN­DEZ Des­de ha­ce cin­co años en la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la UNAM se em­pe­zó a ges­tar un pro­yec­to pa­ra eva­luar si los con­ta­mi­nan­tes am­bien­ta­les mo­di­fi­ca­ban el cur­so del em­ba­ra­zo y ana­li­zar, de ma­ne­ra es­pe­cí­fi­ca, si és­tos te­nían al­gu­na re­la­ción con el na­ci­mien­to pre­tér­mino, es de­cir, aquel que se da an­tes de las 37 semanas de ges­ta­ción.

Co­mo an­te­ce­den­tes se te­nían da­tos re­por­ta­dos en la li­te­ra­tu­ra que su­ge­rían que las par­tí­cu­las con­ta­mi­nan­tes só­li­das me­no­res a 2.5 mi­cró­me­tros (PM 2.5) y par­tí­cu­las só­li­das me­no­res a 10 mi­cró­me­tros (PM10) po­drían es­tar re­la­cio­na­das con el desa­rro­llo del na­ci­mien­to pre­tér­mino.

El es­tu­dio que lle­vó a ca­bo el doc­tor Fe­li­pe Va­di­llo, lí­der del pro­yec­to, in­clu­yó el se­gui­mien­to clí­ni­co de mil mu­je­res em­ba­ra­za­das y el aná­li­sis de la ex­po­si­ción a con­ta­mi­nan­tes que tu­vie­ron du­ran­te es­te RAQUEL MU­ÑOZ

NAIX’IELI CAS­TI­LLO CLAU­DIA JUÁ­REZ pe­rio­do. En no­viem­bre de 2015 se con­clu­yó es­ta eta­pa del pro­yec­to y en la ac­tua­li­dad se en­cuen­tran en el aná­li­sis de los da­tos re­co­pi­la­dos.

Una de las pri­me­ra con­clu­sio­nes es que no hay una aso­cia­ción es­ta­dís­ti­ca im­por­tan­te en­tre la ex­po­si­ción a con­ta­mi­nan­tes y el na­ci­mien­to pre­tér­mino. Ade­más de que tam­po­co tie­ne re­la­ción con el abor­to es­pon­tá­neo, óbi­tos (muer­te fe­tal in ute­ro) y con re­tra­so en el cre­ci­mien­to in­tra­ute­ri­no.

Sin em­bar­go, sí en­con­tra­ron un da­to que lla­mó la aten­ción de los es­pe­cia­lis­tas: cuan­do ana­li­za­ron el cre­ci­mien­to fe­tal an­tes de la se­ma­na 20 de ges­ta­ción, és­te sí se ve afec­ta­do en las mu­je­res ex­pues­tas a ozono o a las par­tí­cu­las PM 10 y PM 2.5. Es­to, en com­pa­ra­ción con aqué­llas que no es­tu­vie­ron ex­pues­tas a es­tos con­ta­mi­nan­tes.

A pe­sar de es­to, a par­tir de la se­ma­na 20 es­te cre­ci­mien­to se em­pie­za a co­rre­gir y cuan­do se llega al tér­mino del em­ba­ra­zo los be­bés tie­nen el mis­mo pe­so que los ni­ños no ex­pues­tos.

Es­te pro­yec­to cons­ti­tu­ye un avan­ce pa­ra com­pren­der la ac­ción de los con­ta­mi­nan­tes en el em­ba­ra­zo. Si a ti se te ha ocu­rri­do al­gu­na so­lu­ción prác­ti­ca, ba­sa­da en cien­cia y tec­no­lo­gía, pa­ra re­sol­ver al­gún otro problema de sa­lud de la po­bla­ción con­cur­sa en Vi­ve con Cien­cia. In­fór­ma­te en www.vi­ve­con­cien­cia.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.