EN­CUEN­TRA TU AM­BI­CIÓN (Y NO SE TRA­TA DE DE­CRE­TAR)

Publimetro Ciudad de Mexico - - ECONOMÍA Y NEGOCIOS 06 -

To­dos am­bi­cio­na­mos al­go en la vi­da, ¿no es así? Co­sas pe­que­ñas o gran­des co­mo “¡Tener mu­cho di­ne­ro!” o “una vi­da me­jor”.

Es­to no tie­ne ab­so­lu­ta­men­te na­da de ma­lo. So­mos se­res hu­ma­nos –y siem­pre– desear más es­tá un po­co en nues­tra na­tu­ra­le­za, pe­ro te­ne­mos la creen­cia de que ser am­bi­cio­so es “mal vis­to” y nadie quie­re ser víc­ti­ma de las crí­ti­cas.

Ser am­bi­cio­sos pue­de ser ca­si ca­si un “pe­ca­do” por­que obli­gas a los de­más a exi­gir­se más y… mu­chos –lo cual es to­tal­men­te acep­ta­ble– no quie­ren o no es­tán dis­pues­tos a lle­gar has­ta ese pun­to.

O tal vez no han en­con­tra­do esa fuer­za que los mueve a ha­cer al­go. Y aun­que sue­ne “po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to” sin am­bi­ción es­tás un pa­so atrás pa­ra ser ri­co.

Pa­ra que em­pie­ces a rom­per con esa ten­den­cia te de­ja­mos 5 pun­tos pa­ra que en­cuen­tres esa “am­bi­ción” que tan­to bus­cas o que qui­zás de­jas­te guar­da­da en un ca­jón:

ser di­fe­ren­te no tie­ne que ser un problema, con­vén­ce­te de una

1. Acép­ta­lo, eres ra­ro:

vez. De en­tra­da de­ja atrás esa idea de que la am­bi­ción es ma­la y, se­gun­do, de­ja de preo­cu­par­te por lo que los de­más opi­nen. De lo con­tra­rio, aca­ba­rás siem­pre dan­do un pa­so atrás por ese sen­ti­mien­to ‘ex­tra­ño’ de in­se­gu­ri­dad y al fi­nal no ha­rás lo que sa­bes que de­bes ha­cer.

2. Si no es aho­ra, en­ton­ces cuán­do:

voy a re­unir un mi­llón de pe­sos… ¿y lue­go? ¿Cuán­do vas a em­pe­zar? El tiem­po pa­sa­rá, no im­por­ta lo que ha­gas y si no ha­ces na­da al res­pec­to to­do se­gui­rá igual.

Cuan­do te atra­pe la de­sidia pre­gún­ta­te: ¿si hu­bie­ras em­pe­za­do ha­ce 3 años dón­de es­ta­rías?

3. No tie­ne que ver con la suer­te:

cuan­do al­guien triun­fa, lo pri­me­ro que sal­ta en nues­tra ca­be­za “tu­vo suer­te”. La ma­yo­ría de las ve­ces no tie­ne na­da que ver con eso. Es re­sul­ta­do de ha­ber “em­pe­za­do ya” y no cues­tio­nar­se “si es el me­jor mo­men­to”. To­da for­tu­na tie­ne un prin­ci­pio, así que qué es­tás es­pe­ran­do; aho­rrar e in­ver­tir es un prin­ci­pio pe­ro hay mu­cho por ha­cer.

4. Pon­te me­tas más al­tas:

aun­que la am­bi­ción es un mo­tor po­de­ro­so, mal ca­na­li­za­da pue­de ter­mi­nar lle­ván­do­nos a nin­gu­na par­te. Las me­tas son una bue­na ma­ne­ra pa­ra apun­ta­lar tu ca­mino. Re­cuer­da que no hay que te­mer lo­grar me­tas más gran­des. Así que sá­ca­les la vuel­ta a los que di­cen que na­da es po­si­ble y que las co­sas es­tán bien co­mo es­tán.

la sed de triun­fo que aho­ra ya de­bes es­tar sin­tien­do en tu in­te­rior ne­ce­si­ta ser cons­tan­te­men­te ali­men­ta­da. Apren­de a mo­ti­var­te y no de­jes que los tro­pe­zo­nes te “ba­jo­neen” más de la cuen­ta. Zam­bú­lle­te en fuen­tes de co­no­ci­mien­to. Des­de per­so­nas has­ta li­bros, to­do sir­ve si te ayu­da a se­guir ade­lan­te.

Tener éxi­to no es fá­cil, si no cual­quie­ra lo lo­gra­ría. La cla­ve es­tá en iden­ti­fi­car qué nos mueve y en­con­trar la for­ma de ca­pi­ta­li­zar­lo pa­ra bien.

¡Ali­men­ta tu pa­sión y de pa­so tu aho­rro! Y bue­nos pe­sos dón­de quie­ra que se en­cuen­tren.

5. Sé me­jor:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.