ES DE SABIOS CAM­BIAR DE OPI­NIÓN… ¡Y TAM­BIÉN DE PA­RE­JA!

Publimetro Ciudad de Mexico - - ENTRETENER 12 -

Di­cen los que sa­ben, y sa­ben muy bien por cier­to, que “na­da es pa­ra siem­pre” y cuan­do es­te afo­ris­mo es tras­la­da­do a los te­rre­nos de las re­la­cio­nes de pa­re­ja lo cier­to es que no exis­te nin­gún otro que se ape­gue de ma­ne­ra tan fiel a las di­ná­mi­cas sen­ti­men­ta­les en­tre hom­bres y mu­je­res, quie­nes da­da su com­ple­ja na­tu­ra­le­za emo­cio­nal sue­len ser tan cam­bian­tes que un día quie­ren una co­sa y al día si­guien­te quie­ren otra co­sa. ¡Así de sen­ci­llo!

Y aun­que no es vá­li­do ge­ne­ra­li­zar res­pec­to a es­te te­ma, por­que tam­bién es po­si­ble po­der en­con­trar­nos con hon­ro­sí­si­mas ex­cep­cio­nes (dig­nas de ser es­tu­dia­das a fon­do) que nos de­mues­tran que hay amo­res que sí pue­den lle­gar a ser eter­nos, lo cier­to es que los ma­cro­cos­mos mas­cu­lino y fe­me­nino nos han en­se­ña­do una y otra vez que man­te­ner y sos­te­ner una re­la­ción de pa­re­ja a lar­go pla­zo nos pue­de re­sul­tar más per­ju­di­cial que be­né­fi­co.

¿Por qué? Es muy sim­ple. Cuan­do el ser hu­mano aban­do­na la ado­les­cen­cia y se aden­tra en te­rri­to­rios de la adul­tez lle­va a flor de piel con­cep­tos que to­da­vía no es­tán del to­do afian­za­dos y con­so­li­da­dos. En ma­te­ria de no­viaz­gos y ma­tri­mo­nios su ex­pe­rien­cia es prác­ti­ca­men­te nu­la y su no­ción de ideal se re­car­ga pro­mi­nen­te­men­te en aque­llas pa­re­jas que co­no­ce y que, a su jui­cio, con­si­de­ra que son exi­to­sas. Si sus pa­dres han lo­gra­do con­ser­var su ma­tri­mo­nio du­ran­te equis can­ti­dad de años, a pe­sar de las di­fi­cul­ta­des y obs­tácu­los, lo más se­gu­ro es que es­ta per­so­na an­he­le emu­lar­los y en su in­ten­ción as­pi­ra­rá a tener una no­via la cual even­tual­men­te se con­ver­ti­rá en su es­po­sa y, con un po­co de bue­na suer­te, aca­ba­rá sien­do una es­pe­cie de clon de su ma­dre.

Pe­ro, la ver­dad es que las co­sas no siem­pre re­sul­tan así… Y no es co­mo pa­ra po­ner­nos me­lo­dra­má­ti­cos. Cuan­do se pre­sen­tan las rup­tu­ras, mu­chas ve­ces trau­má­ti­cas por cier­to, la ma­yo­ría de las ve­ces so­mos in­ca­pa­ces de ana­li­zar por qué ocu­rren. Cuan­do se llega el mo­men­to del true­ne con el novio o la no­via o el di­vor­cio, prác­ti­ca­men­te en au­to­má­ti­co es­ta cir­cuns­tan­cia se apo­de­ra de nues­tro en­torno emo­cio­nal y di­fí­cil­men­te te­ne­mos la cla­ri­dad pa­ra re­fle­xio­nar cier­tas co­sas. Lee la co­lum­na com­ple­ta en www.pu­bli­me­tro.com.mx

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.