PER­SO­NA­JES MAL­DI­TOS

Mu­cho se ha­bla de per­so­na­jes u obras malditas. Aque­llas cu­yo nom­bre ni si­quie­ra debe ser pro­nun­cia­do, co­mo MAC­BETH. Oooops, es­pe­ro no le pa­se al­go a la compu­tado­ra. Di­gá­mos­le al es­ti­lo bri­tá­ni­co: El es­co­cés mal­di­to… o por es­tos la­res, Jua­na la lo­ca. Yo es

Publimetro Ciudad de Mexico - - LA PÁGINA DE FERNANDA -

Los ac­to­res de las vie­jas se­ries te­le­vi­si­vas co­mo Bat­man, Su­per­man, Avis­pón Ver­de... ca­ye­ron en una se­rie de ba­ches pro­fe­sio­na­les o de plano trá­gi­cas muer­tes, lo que lle­vó a pen­sar que esos PER­SO­NA­JES es­ta­ban MAL­DI­TOS. Co­men­ce­mos con el fes­te­ja­do: Bat­man, aho­ra to­do mun­do pa­re­ce que­rer re­pre­sen­tar­lo en ci­ne: Mi­chael Kea­ton, Val Kil­mer, Geor­ge Cloo­ney, Ch­ris­tian Ba­le y Ben Af­fleck; pe­ro el po­bre de ADAM WEST su­frió las con­se­cuen­cias de bai­lar el ba­tiT­wist. Nun­ca más un pa­pel pa­ra le­van­tar su ca­rre­ra. ¿Su nom­bre real? Wi­lliam West An­der­son. Na­ció el 19 de sep­tiem­bre de 1928 en Seattle, Was­hing­ton, Es­ta­dos Uni­dos. Co­mo ha­bía par­ti­ci­pa­do en cho­rros de pe­lis en la dé­ca­da del 60, fue ele­gi­do pa­ra po­ner­se en “la piel del Hom­bre Mur­cié­la­go”. Es más, se­gún él, por esa épo­ca ya le ha­bían ofre­ci­do in­ter­pre­tar al Agen­te Se­cre­to Ja­mes Bond pa­ra re­em­pla­zar a Sean Con­nery, ¿y qué creen? Exac­to, de­ci­dió re­cha­zar la ofer­ta. Má­ten­me por­que me mue­rooooooo. Su de­ci­sión fue co­rrec­ta en ese mo­men­to ya que la se­rie tu­vo un éxi­to arro­lla­dor. Pe­ro… eran de­ma­sia­dos per­so­na­jes, era una lo­cu­ra es­cri­bir­la, pro­du­cir­la…¡y $o$te­ner­la! No to­do fue co­lor de ro­sa ya que una vez fi­na­li­za­da la se­rie, West no se pu­do qui­tar de en­ci­ma el men­ta­do ba­ti­per­so­na­je. Lo chu­pó la bru­ja y los pro­duc­to­res no le da­ban tra­ba­jo. Tan es así que en un mo­men­to de­bió ha­cer pre­sen­ta­cio­nes en fies­tas y con­du­cir even­tos pa­ra po­der sub­sis­tir. Apa­ri­cio­nes en ex­pos de có­mics :( Pos­te­rior­men­te fue ac­tor de do­bla­je en va­rias se­ries ani­ma­das. Nun­ca lo­gro su­pe­rar el éxi­to que ob­tu­vo con Bat­man. Qué tris­te por­que era gua­po y ta­len­to­so. ¿Y qué me di­cen de Leo­nard Ni­moy? No sa­be­mos que es más: ¿trá­gi­co o en­ter­ne­ce­dor? Ima­gí­nen­se que es­te ca­ba­lle­ro ha­bía si­do pro­fe­sor de ar­te dra­má­ti­co. Te­nía vo­ca­ción de ar­tis­ta mul­ti­dis­ci­pli­nar (ac­tor, es­cri­tor, mú­si­co…). Lle­gó a alu­ci­nar tan­to a su per­so­na­je vul­ca­niano de ore­jas pun­tia­gu­das que ti­tu­ló su li­bro de me­mo­rias No soy Spock. Des­pués, tras li­qui­dar al per­so­na­je en Star Trek II: La ira de Khan, com­pren­dió que des­pren­der­se de esa ma­ne­ra de un rol al que de­bía tan­tas ale­grías, y que pa­ga­ba la ren­ta y co­mi­da… por­que su ca­rre­ra, así co­mo que en subida…no iba. Ma­tar así a ese per­so­na­je, tam­po­co es­ta­ba taaaan chi­do. Así, Leo­nard acep­tó más con­tra­tos y vol­vió a ves­tir el uni­for­me de la Fe­de­ra­ción, lle­gan­do a di­ri­gir Star Trek IV: Mi­sión sal­var la Tie­rra y ti­tu­lan­do el si­guien­te vo­lú­men de su au­to­bio­gra­fía Yo soy Spock. ¿No que no tro­na­bas pis­to­li­ta chi­rria­do­ra? Ya lo ma­ta­ron, re­vi­vie­ron, tra­je­ron de otra di­men­sión y ya me­ro has­ta lo con­tac­tan con oui­ja pe­ro aun­que sea una fo­to su­ya es in­fal­ta­ble en ca­da nue­va en­tre­ga. Una más y a és­ta sí, li­te­ral­men­te, se le me­tió el cha­mu­co: Lin­da Blair quien lle­gó a la fa­ma gra­cias al pa­pel de Re­gan, la pe­que­ña ni­ña po­seí­da en

El exor­cis­ta. La ac­triz ga­nó el Glo­bo de Oro a Me­jor Ac­triz de Re­par­to por es­te pa­pel, sin em­bar­go, no tu­vo ma­yo­res per­so­na­jes me­mo­ra­bles en su lis­ta. Yo re­cuer­do por ahí que in­clu­so lo in­ten­tó en Na­ci­da Inocen­te el exi­ta­zo pa­ra los abo­rres­cen­tes de esa épo­ca y lue­go la ver­sión jo­co­sa ¿En Dón­de es­tá el Exor­cis­ta?. Pe­ro na­da fue igual.

“Va­cía tu men­te, sé amor­fo, mol­dea­ble, co­mo el agua. Si po­nes agua en una ta­za se con­vier­te en la ta­za. Si po­nes agua en una bo­te­lla se con­vier­te en la bo­te­lla. Si la po­nes en una te­te­ra se con­vier­te en la te­te­ra. El agua pue­de fluir o pue­de gol­pear. Sé agua ami­go mío”. BRU­CE LEE (Ka­to en El Avis­pón Ver­de), muer­to en mis­te­rio­sas cir­cuns­tan­cias igual que su hi­jo Bran­don Lee

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.