SUI­CI­DIO, ¿LA NUEVA PANDEMIA?

Con tris­te­za nos en­te­ra­mos es­ta se­ma­na que el es­cri­tor Luis Gon­zá­lez de Al­ba, quien fue lí­der es­tu­dian­til en 1968, mu­rió a los 72 años en Gua­da­la­ja­ra, Ja­lis­co. De ahí pa­sa­mos al asom­bro cuan­do tras­cen­dió que él mis­mo se ha­bía qui­ta­do la vi­da. Es­te plan ya

Publimetro Ciudad de Mexico - - LA PÁGINA DE FERNANDA - FER­NAN­DA TA­PIA @TAPIAFERNANDA

El sui­ci­dio es una so­lu­ción PER­MA­NEN­TE a un pro­ble­ma TEM­PO­RAL.

Ha­cía ya unas se­ma­nas, el me­ro Día In­ter­na­cio­nal pa­ra Pre­ve­nir el Sui­ci­dio, el Dr. Man­ce­ra pro­me­tió que ha­brá Hos­pi­ta­les de las Emo­cio­nes en las de­le­ga­cio­nes Co­yoa­cán, Gus­ta­vo A. Ma­de­ro e Iz­ta­cal­co pa­ra que es­pe­cia­lis­tas en la con­duc­ta atien­dan a jó­ve­nes. Que ur­gían por­que na­da más en­tre 1990 y 2012 se du­pli­có la ta­sa de sui­ci­dios a ni­vel na­cio­nal. “Lo que te­nía­mos (en sui­ci­dios) en 2.2, hoy lo te­ne­mos en 4.7 por ca­da 100 mil ha­bi­tan­tes, mien­tras que en la Ciu­dad de Mé­xi­co pa­só de 3.7 a 4.9”. Es­tos es­pa­cios don­de pre­ci­sa­men­te se atien­de la de­pre­sión pa­ra pre­ve­nir el sui­ci­dio ya se han aten­di­do has­ta per­so­nas de otros es­ta­dos. El pro­ble­ma de en­trar­le al te­ma del sui­ci­dio es que NO SE HA­BLA. Los fa­mi­lia­res tar­dan mu­cho más en ce­rrar due­los, tien­den a sen­tir­se cul­pa­bles y cuan­do se re­fie­ren al fa­lle­ci­do, men­cio­nan que “se mu­rió”... NUN­CA que “se sui­ci­dó”. Nor­mal­men­te cuan­do una per­so­na lo in­ten­ta sin éxi­to ter­mi­na en el hos­pi­tal pe­ro EN CA­LI­DAD DE DE­TE­NI­DO, por­que aten­tar con­tra la pro­pia vi­da es un de­li­to. ¿Qué tal? Y de ahí se des­co­se co­mo hi­lo de me­dia un ver­da­de­ro vía cru­sis de pe­nu­rias: in­ter­na­cio­nes en si­quiá­tri­cos, pas­ti­llas, bueno… In­clu­so los más ade­lan­ta­dos psi­quia­tras ase­gu­ran que en “cier­tas oca­sio­nes” pue­den ayu­dar a “re­se­tear el ce­re­bro” los elec­tros­hocks. Pfffff.. Se di­ce que la idea­ción suicida im­pli­ca “pen­sa­mien­tos so­bre sui­ci­dar­se con di­ver­sos gra­dos de in­ten­si­dad y ela­bo­ra­ción”. Una co­sa es de­cir “me quie­ro mo­rir” y otra es ir y com­prar ¡¡¡un ar­ma!!! Pa­ra los an­ti­guos ga­los, el sui­ci­dio se jus­ti­fi­ca­ba só­lo si el mo­ti­vo era la ve­jez, la muer­te de uno de los cón­yu­ges, la muer­te del je­fe o por ra­zo­nes de sa­lud. La ve­jez, al igual que en Ja­pón del me­dioe­vo co­mo se ve en La Ba­la­da de Na­ra­ya­ma. Las en­fer­me­da­des gra­ves eran igual­men­te cau­sas que jus­ti­fi­ca­ban el sui­ci­dio pa­ra los celtas his­pa­nos y pa­ra los vi­kin­gos y nór­di­cos. Pa­ra los pue­blos ger­má­ni­cos, si el sui­ci­dio te­nía co­mo fi­na­li­dad evi­tar una muer­te ver­gon­zo­sa, era bien vis­to y has­ta loa­ble. En­tre los chi­nos de unos vein­te si­glos an­tes de Cris­to, el sui­ci­dio so­lía eje­cu­tar­se por ra­zo­nes de leal­tad; en Ja­pón se rea­li­za­ba co­mo una ce­re­mo­nia bien fue­ra por ex­pia­ción o por de­rro­ta, de ahí el Ha­ra Ki­ri… y en la In­dia, se jus­ti­fi­ca­ba por ra­zo­nes li­túr­gi­cas o re­li­gio­sas, así co­mo por muer­te de los es­po­sos o es­po­sas. Chia­les; ni que fue­ra pa­ra tan­to el amor, ¿ver­dad? En al­gu­nas an­ti­guas tri­bus afri­ca­nas era con­si­de­ra­do ma­ligno y te­rri­ble te­ner con­tac­to fí­si­co con el ca­dá­ver de un suicida y lle­ga­ban in­clu­so a que­mar su ca­sa o el ár­bol de don­de se hu­bie­se col­ga­do, en el ca­so de ahor­ca­mien­to, pues con­si­de­ra­ban que el sui­ci­dio era re­fle­jo de la ira de los an­te­pa­sa­dos y era aso­cia­do con la bru­je­ría. O sea que ya “lo ha­bía chu­pa­do la bru­ja”. En con­se­cuen­cia el se­pe­lio se lle­va­ba a ca­bo sin los ri­tos re­ser­va­dos pa­ra quie­nes mo­rían por otras ra­zo­nes. Du­ran­te la Edad Me­dia y el Re­na­ci­mien­to tam­bién ha­bía mu­chos cas­ti­gos re­li­gio­sos con­tra el sui­ci­dio y los sui­ci­das has­ta el pun­to de no ser en­te­rra­dos, y ser di­fa­ma­dos y hu­mi­lla­dos pú­bli­ca­men­te. Se le de­cla­ró un cri­men y era san­cio­na­do pe­nal­men­te. En cam­bio pa­ra los ro­ma­nos y los grie­gos, mo­rir con de­cen­cia, ra­cio­nal­men­te y al mis­mo tiem­po con dig­ni­dad, era muy im­por­tan­te. En cier­to mo­do, la for­ma de mo­rir era “la me­di­da del va­lor fi­nal de la vi­da, en es­pe­cial pa­ra aque­llas vi­das con­su­mi­das por la en­fer­me­dad, el su­fri­mien­to y el des­ho­nor”. De he­cho el Cé­sar les lle­ga­ba a ofre­cer a los co­la­bo­ra­do­res “caí­dos de su gra­cia” la “sa­li­da rá­pi­da y hon­ro­sa” al to­mar ci­cu­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.