SU DO­MIN­GO SIE­TE

Publimetro Ciudad de Mexico - - LA PÁGINA DE FERNANDA - FER­NAN­DA TA­PIA @TAPIAFERNANDA Bus­ca es­ta co­lum­na en Twit­ter: #Fer­nan­daE­nPu­bli­me­tro

El mar­tes fue el Día Internacional de la Ni­ña. Si no creen que de­ba exis­tir un día es­pe­cí­fi­co, NO pa­ra FES­TE­JAR a las ni­ñas, da­do que hay po­co que fes­te­jar, sino pa­ra RE­COR­DAR y VI­SI­BI­LI­ZAR TO­DOS LOS MA­LES QUE AQUEJAN A LAS NI­ÑAS DEL MUN­DO. En Chi­na es co­mún que si es pa­ri­da una be­bé, la fa­mi­lia se en­car­gue de in­tro­du­cir al­fi­le­res en su ca­be­za pa­ra que mue­ra y así te­ner “per­mi­so” del Es­ta­do pa­ra pa­rir otra vez… desean­do un va­ron­ci­to. A las ni­ñas de la In­dia, si se nie­gan a acep­tar a al­gún jo­ven co­mo pa­re­ja, és­te muy pro­ba­ble­men­te se des­qui­te arro­ján­do­le áci­do al ros­tro. Ca­da día, más de 12 mil ni­ñas son obli­ga­das a con­traer ma­tri­mo­nio… o sea, ca­da 7 se­gun­dos una ni­ña de 15 o me­nos es uni­da a un va­rón.

Aun­que ha­ya me­no­res de 8 y 9 años que es­tán mos­tran­do ya sus cam­bios rum­bo a la pu­ber­tad y ado­les­cen­cia. El he­cho de mens­truar no las ca­li­fi­ca ni las ha­ce fí­si­ca ni men­tal­men­te ap­tas pa­ra em­ba­ra­zar­se. El em­ba­ra­zo pre­coz es­tá nor­mal­men­te aso­cia­do a va­rias de­ter­mi­nan­tes: po­bre­za, vi­vir en ha­ci­na­mien­to, fal­ta de edu­ca­ción, so­bre to­do en se­xua­li­dad, y mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos, la fal­ta de con­cien­cia pro­pia de la edad por­que nor­mal­men­te a esas eda­des no se tie­ne “vi­sión a fu­tu­ro”. Y no po­de­mos de­jar de la­do la te­rri­ble reali­dad de las vio­la­cio­nes, por su­pues­to, per­pe­tra­das, la ma­yo­ría de las ve­ces, por per­so­nas cer­ca­nas co­mo pa­dres, pa­dras­tros, abue­los, tíos, pa­dri­nos… y una lar­ga y ame­na­zan­te lis­ta. Otras cau­sa­les mues­tran tris­te­men­te el ca­da vez más pre­coz con­su­mo de dro­gas, fal­ta de mo­de­los ade­cua­dos, vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar y la in­fluen­cia de vi­vir en un en­torno don­de es fre­cuen­te que­dar em­ba­ra­za­da muy jo­ven. Y bueno, en otras oca­sio­nes lo ha­cen pa­ra huir de su reali­dad o has­ta deseán­do­lo pa­ra que al­guien vol­tee a mi­rar­las y con­ver­tir­se fi­nal­men­te en “al­guien” ¡¡¡den­tro de su en­torno!!! o has­ta por com­pe­ten­cia o re­van­cha de la pro­pia pro­ge­ni­to­ra. Unos 16 mi­llo­nes de mu­cha­chas de 15 a 19 años y apro­xi­ma­da­men­te un mi­llón de ni­ñas me­no­res de 15 años dan a luz ca­da año, pa va­riar en paí­ses me­dio y po­co desa­rro­lla­dos. Mien­tras más jo­di­dos PEOR, pe­ro lo de me­nos es traer cha­ma­cos al mun­do, es que en es­te tran­ce per­de­mos cha­ma­cas en “la dul­ce muer­te” por com­pli­ca­cio­nes en el par­to y, por si lo ig­no­ra­bas, és­ta es la se­gun­da cau­sa de muer­te en­tre las mu­cha­chas de 15 a19 años en to­do el mun­do. Y pa­ra aque­llos en con­tra de re­gu­lar el abor­to, sé­pan­se que por mu­cho que se mon­ten en su ma­cho, ca­da año unos 3 mi­llo­nes de mu­cha­chas de 15 a 19 años se so­me­ten a abor­tos pe­li­gro­sos. O sea, en su ne­ga­ti­va lo úni­co que lo­gra­rán es en­viar­las al ma­ta­de­ro. Y otra ra­zón pa­ra evi­tar el em­ba­ra­zo a tan tem­pra­na edad es que en los be­bés de es­tas ma­dres ado­les­cen­tes se pre­sen­ta un ries­go ma­yor de mo­rir que los na­ci­dos de mu­je­res de 20 a 24 años. Me pa­re­ce que nun­ca di­men­sio­né co­rrec­ta­men­te la pro­ble­má­ti­ca del em­ba­ra­zo en ni­ñas has­ta que vi­si­té un al­ber­gue pa­ra jo­ven­ci­tas res­ca­ta­das de la tra­ta de per­so­nas con fi­nes de ex­plo­ta­ción se­xual. Co­no­cí a va­rias de ellas que ya eran ma­dres y pa­re­cían pe­que­ñas con sus mu­ñe­cas. Me asom­bró aún más el ver la fo­to­gra­fía de Mart­ha Saha­gún de Fox es­col­tan­do a dos chi­qui­tas quie­nes, des­pués me con­fir­ma­ron, te­nían 9 y 10 años, res­pec­ti­va­men­te. Ellas pre­sen­ta­ban vien­tres tan im­po­si­ble­men­te abul­ta­dos que uno adi­vi­na­ba el avan­za­do es­ta­do de in­gra­vi­dez. Los ahí pre­sen­tes me con­ta­ron la his­to­ria de una de es­tas ni­ñas mi­choa­ca­nas, quien ha­bía si­do vio­la­da por el pa­dre y al pe­dir au­xi­lio a su maes­tro fue nue­va­men­te vio­la­da, por aquél en quien ha­bía de­po­si­ta­do su con­fian­za pa­ra sa­lir del in­fierno. Cuan­do fue­ron res­ca­ta­das por el DIF local y en­via­das a la Ciu­dad de Mé­xi­co, el en­ton­ces go­ber­na­dor lla­mó ofen­di­dí­si­mo a Pre­si­den­cia pa­ra exi­gir que “las ni­ñas fue­ran de­vuel­tas a sus res­pec­ti­vas fa­mi­lias”. Por pri­me­ra vez, el DIF y la pri­me­ra dama se fa­ja­ron los pan­ta­lo­nes im­pi­dien­do su ex­tra­di­ción. Y aun­que no lo crean, son más de lo ima­gi­na­do: ni­ños que cre­cen sien­do hi­jos de su her­ma­na o nie­tos de su pro­pio pa­dre.

Es com­ple­ta­men­te lí­ci­to pa­ra una ca­tó­li­ca evi­tar el em­ba­ra­zo re­cu­rrien­do a las ma­te­má­ti­cas, aun­que to­da­vía es­tá prohi­bi­do re­cu­rrir a la fí­si­ca o a la quí­mi­ca.

Henry Louis Men­ken

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.