El VA­TI­CANO PROHÍ­BE ES­PAR­CIR O GUAR­DAR EN CA­SA CE­NI­ZAS

Con­ver­tir las ce­ni­zas en jo­ye­ría y di­vi­dir­la en­tre fa­mi­lia­res tam­bién fue ve­ta­do por la San­ta Se­de

Publimetro Ciudad de Mexico - - PORTADA -

Las ce­ni­zas de los ca­tó­li­cos que desean ser cre­ma­dos no pue­den ser es­par­ci­das, di­vi­di­das ni con­ser­va­das en la ca­sa sino que de­ben ser guar­da­das en un lugar apro­ba­do por la Igle­sia y con­sa­gra­do, de acuer­do con las nor­mas emi­ti­das por el Va­ti­cano.

Las ins­truc­cio­nes fue­ron di­vul­ga­das días an­tes del Día de Di­fun­tos, 2 de no­viem­bre, en el cual los fie­les re­cuer­dan a sus muer­tos y oran por ellos.

Du­ran­te la ma­yor par­te de su his­to­ria bi­mi­le­na­ria, la Igle­sia ca­tó­li­ca só­lo per­mi­tió el en­tie­rro con el ar­gu­men­to de que ex­pre­sa­ba me­jor la es­pe­ran­za en la re­su­rrec­ción. Pe­ro en 1963, el Va­ti­cano au­to­ri­zó ex­plí­ci­ta­men­te la cre­ma­ción siem­pre que no im­pli­ca­ra una ne­ga­ción de la fe en la re­su­rrec­ción.

El nue­vo do­cu­men­to de la Con­gre­ga­ción pa­ra la Doc­tri­na de la Fe in­sis­te en que es pre­fe­ri­ble el en­tie­rro, y las au­to­ri­da­des ca­li­fi­can la cre­ma­ción de “des­truc­ción bru­tal” del cuer­po. Pe­ro ex­pre­sa las nor­mas pa­ra con­ser­var las ce­ni­zas del nú­me­ro cre­cien­te de ca­tó­li­cos que pre­fie­ren la cre­ma­ción por ra­zo­nes eco­nó­mi­cas, eco­ló­gi­cas o de otro ti­po.

Di­jo que lo ha­cía pa­ra con­tra­rres­tar “ideas nue­vas con­tra­rias a la fe de la igle­sia” que sur­gie­ron des­de 1963, co­mo las del New Age de que la muer­te es una “fu­sión” con la Ma­dre Na­tu­ra­le­za y el uni­ver­so o una “li­be­ra­ción de­fi­ni­ti­va” de las ata­du­ras del cuer­po.

El Va­ti­cano ex­pre­só que las ce­ni­zas y frag­men­tos óseos no se pue­den con­ser­var en ca­sa por­que con ello se pri­va a la co­mu­ni­dad ca­tó­li­ca de re­cor­dar al di­fun­to. Por eso las au­to­ri­da­des ecle­siás­ti­cas de­ben es­co­ger un te­rreno con­sa­gra­do, co­mo un ce­men­te­rio o igle­sia, pa­ra re­ci­bir­las.

El do­cu­men­to di­ce que las ce­ni­zas no se pue­den re­par­tir en­tre fa­mi­lia­res, con­ser­var en re­li­ca­rios ni dis­per­sar en el ai­re, la tie­rra o el agua por­que ello crea la apa­rien­cia de “pan­teís­mo, na­tu­ra­lis­mo o nihi­lis­mo”, di­cen las nor­mas.

“El cuer­po muer­to no es pro­pie­dad pri­va­da de los pa­rien­tes, es más bien un hi­jo de Dios que for­ma par­te del pue­blo de Dios. Te­ne­mos que su­pe­rar es­te pen­sa­mien­to in­di­vi­dua­lis­ta”.

car­de­nal Ger­hard Müe­ller, au­tor del do­cu­men­to

| AP

La Igle­sia in­sis­tió que es­tá prohi­bi­do pa­ra los ca­tó­li­cos con­ver­tir las ce­ni­zas en jo­ye­ría o con­ser­var­las en ca­sa y de­ben ser se­pul­ta­dos en lu­ga­res sa­gra­dos o ce­men­te­rios. El car­de­nal Ger­hard Müe­ller (foto) fue el au­tor del co­mu­ni­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.