CUI­DA LO QUE CENAS JUS­TO AN­TES DE DOR­MIR

Si eres de las que co­me en abun­dan­cia an­tes de ir­se a la ca­ma, es­to te ayu­da­rá a ele­gir me­jor

Publimetro Ciudad de Mexico - - PORTADA - KA­REN HER­NÁN­DEZ nue­va­mu­jer.com

Cuan­do nues­tra ho­ra de dor­mir es­tá cer­ca, es muy im­por­tan­te cui­dar lo que co­me­mos y no es que omi­ta­mos la ce­na, sino que pen­se­mos que una vez que nos acos­te­mos nos se­rá más di­fí­cil di­ge­rir al­gu­nos ali­men­tos. Mien­tras más abun­dan­te sea nues­tra ce­na, ma­yo­res pro­ba­bi­li­da­des ten­dre­mos de te­ner ma­les­tar es­to­ma­cal o in­som­nio du­ran­te la no­che.

A con­ti­nua­ción te pre­sen­ta­mos los ali­men­tos que de­bes evi­tar an­tes de dor­mir:

Ce­real de ca­ja

El ce­real pue­de pa­re­cer la op­ción ideal pa­ra la ce­na, ya que es prác­ti­co y su pre­pa­ra­ción no re­quie­re gran cien­cia. Sin em­bar­go, ex­per­tos en me­di­ci­na del sue­ño de la Uni­ver­si­dad de Mur­cia re­fie­ren que no exis­te una op­ción real­men­te sa­lu­da­ble de ce­real, ya que con­tie­ne al­tos ni­ve­les de car­bohi­dra­tos, es­pe­cial­men­te azú­ca­res que con­tri­bu­yen a un in­cre­men­to de pe­so. Ade­más, du­ran­te la no­che nues­tro or­ga­nis­mo tie­ne la mí­ni­ma sen­si­bi­li­dad a la in­su­li­na, lo cual nos ex­po­ne a desa­rro­llar dia­be­tes.

Lác­teos

La le­che y los que­sos tie­nen una al­ta con­cen­tra­ción de ca­lo­rías y pue­de in­fla­mar el es­tó­ma­go. Es cier­to que los lác­teos son una fuen­te ri­ca de cal­cio y pro­teí­na, sin em­bar­go, el pro­ble­ma es­tá en que pro­vo­can in­di­ges­tión si se con­su­men jus­to an­tes de dor­mir. La nu­tri­cio­nis­ta die­tis­ta Dia­na Pa­tri­cia Ber­nal, de la Uni­ver­si­dad Ja­ve­ria­na, afir­ma que los lác­teos pro­du­cen un ex­ce­so de áci­do en el es­tó­ma­go de­bi­do al ca­sei­na­to de cal­cio que tie­nen, lo cual pue­de cau­sar re­flu­jo y has­ta mi­gra­ñas.

Car­nes pro­ce­sa­das

Se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do por la Uni­ver­si­dad de Har­vard, el con­su­mo de car­nes pro­ce­sa­das co­mo to­cino, sal­chi­chas, al­gu­nos em­bu­ti­dos y car­nes frías, au­men­tan el ries­go de desa­rro­llar en­fer­me­da­des car­día­cas en un 42% y dia­be­tes en un 20%. Sí tie­nen un gran sa­bor, pe­ro tam­bién una can­ti­dad al­ta de gra­sas no sa­lu­da­bles que pro­vo­can un au­men­to de co­les­te­rol, ade­más de que con­tie­nen gran­des can­ti­da­des de so­dio y adi­ti­vos quí­mi­cos pa­ra con­ser­var­los.

Bró­co­li y co­li­flor

Es­tos ali­men­tos, al tra­tar­se de ver­du­ras, nos ha­cen pen­sar que son una ce­na li­ge­ra que ade­más nos ayu­da a man­te­ner nues­tro pe­so, sin em­bar­go, pro­du­cen in­fla­ma­ción in­tes­ti­nal y por en­de fla­tu­len­cias. El con­su­mo de es­tos ali­men­tos sí es bueno, pe­ro tie­nen un al­to con­te­ni­do de ce­lu­lo­sa, que au­men­tan los ga­ses in­tes­ti­na­les, pe­sa­dez es­to­ma­cal y otras mo­les­tias di­ges­ti­vas. Es­pe­cial­men­te aque­llas per­so­nas que su­fren de co­lon irri­ta­do, de­ben evi­tar­las.

Cho­co­la­te y ca­fé

En una in­ves­ti­ga­ción so­bre tras­tor­nos del sue­ño, Kelly Gla­zer Ba­ron, pro­fe­sor de neu­ro­lo­gía en la Es­cue­la de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de North­wes­tern, lle­gó a la con­clu­sión de que el cho­co­la­te tam­bién con­tie­ne do­sis de ca­feí­na que te pue­den pri­var de un sue­ño pro­fun­do. Por otro la­do, to­mar una ta­za de ca­fé al lle­gar la no­che no es la me­jor idea ya que, aun­que lo to­mes ho­ras an­tes de acos­tar­te, sus efec­tos se man­tie­nen du­ran­te ho­ras en el or­ga­nis­mo y al lle­nar­te de ener­gía, te man­ten­drán más des­pier­to de lo que qui­sie­ras.

Pi­can­te

El chi­le es fuen­te de car­bohi­dra­tos, pe­ro tam­bién con­tie­ne mu­chas ca­lo­rías. Es­to no só­lo no ayu­da a la pér­di­da de pe­so, sino que tam­bién ha­rá que pa­ses por una in­di­ges­tión, ade­más de que te al­te­ra­rá el sue­ño.

Piz­za, he­la­do y snacks afi­nes

Es co­mún que ten­ga­mos una reunión por la no­che o sim­ple­men­te ol­vi­da­mos sur­tir la ne­ve­ra, por lo que lo más fá­cil es or­de­nar una piz­za o sa­car de la ne­ve­ra ese bo­te de he­la­do que al­gu­na vez com­pra­mos. Sin em­bar­go, hay que to­mar en cuen­ta que son ali­men­tos di­fí­ci­les de di­ge­rir.

DREAMSTIME

Los al­tos ni­ve­les de azú­car ace­le­ran el or­ga­nis­mo y ha­cen el ce­re­bro se con­fun­da .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.