LA COR­TA MEMORIA EN AC­CIÓN NA­CIO­NAL

Publimetro Ciudad de Mexico - - NOTICIAS -

Des­de ha­ce unos me­ses, ape­nas des­pués de su triun­fo en los co­mi­cios del 5 de ju­nio, Ri­car­do Ana­ya Cor­tés, co­men­zó a re­ci­bir una se­rie de ata­ques, di­rían al­gu­nos “fue­go ami­go”, de­bi­do a su ex­po­si­ción me­diá­ti­ca. Sin em­bar­go, pa­re­cie­ra que a es­te gru­po de po­lí­ti­cos se les ol­vi­da lo que co­se­cha­ron al­gu­nos cua­dros pa­nis­tas cuan­do ocu­pa­ron di­ver­sos pues­tos en la di­ri­gen­cia na­cio­nal.

Co­men­ce­mos con Gus­ta­vo Ma­de­ro, uno de los pa­nis­tas que en las úl­ti­mas se­ma­nas se ha mos­tra­do más rea­cio contra la di­ri­gen­cia y re­sul­ta­dos de Ana­ya Cor­tés. Ma­de­ro es­tu­vo al man­do de Ac­ción Na­cio­nal en tres di­fe­ren­tes pe­rio­dos.

Su he­ren­cia a los pa­nis­tas fue un par­ti­do al­ta­men­te des­gas­ta­do por las pug­nas in­ter­nas, fun­da­men­tal­men­te con los más cer­ca­nos al ex pre­si­den­te Fe­li­pe Calderón. Mu­cho de es­te des­gas­te pro­vo­có, in­clu­so, que el PAN en­tre­ga­ra la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca en 2012 al PRI y des­cen­die­ra has­ta el ter­cer lu­gar en pre­fe­ren­cias elec­to­ra­les a ni­vel na­cio­nal.

Con Ma­de­ro, el PAN per­dió dipu­tacio­nes fe­de­ra­les en la pa­sa­da Le­gis­la­tu­ra, al pa­sar de 113 a 109. El chihuahuen­se es se­ña­la­do tam­bién de “in­flar” ile­gal­men­te el pa­drón de afi­lia­dos blan­quia­zu­les.

Otro ex di­ri­gen­te pa­nis­ta es César Na­va Váz­quez, quien en un año hun­dió al par­ti­do en una de las cri­sis in­ter­nas más se­ve­ras que ha vi­vi­do. A sus 35 años fue uno de los po­lí­ti­cos pa­nis­tas más po­lé­mi­cos y qui­zás el más con­tro­ver­ti­do de los 17 di­ri­gen­tes que le ha­bían pre­ce­di­do en el blan­quia­zul en 70 años de su his­to­ria.

Des­de su elec­ción co­mo di­ri­gen­te in­te­ri­no, tras la re­nun­cia de Ger­mán Mar­tí­nez, el 8 de agos­to del 2009, Na­va fue cues­tio­na­do de­bi­do a su “cer­ca­nía” con la ad­mi­nis­tra­ción fe­de­ral en turno, ade­más de su os­cu­ro pa­so co­mo abo­ga­do de Pe­mex.

En mar­zo del 2010, Na­va ad­mi­tió que fir­mó un con­tra­to con el PRI para evi­tar una alian­za en los co­mi­cios del 2010, lo que se trans­for­mó en un bo­chor­no­so es­cán­da­lo y en una hu­mi­lla­ción a la ho­ra de que los me­xi­quen­ses sa­lie­ron a vo­tar. La ban­ca­da del tri­co­lor lo ex­hi­bió en la Cá­ma­ra de Dipu­tados co­mo un po­lí­ti­co sin pa­la­bra ni ex­pe­rien­cia.

Uno más de los pa­nis­tas be­li­co­sos es Ger­mán Mar­tí­nez Cá­za­res. Qui­so cons­truir su can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial des­de la pre­si­den­cia na­cio­nal del PAN, pe­ro el plan se le frus­tró.

Re­cor­de­mos que el do­min­go 5 de ju­lio de 2009, las elec­cio­nes in­ter­me­dias para re­no­var la Cá­ma­ra de Dipu­tados del Con­gre­so de la Unión fue­ron un desas­tre. Ger­mán Mar­tí­nez fa­lló en la es­tra­te­gia de su par­ti­do pues se mon­tó en acu­sar a los go­ber­na­do­res priis­tas de ser cóm­pli­ces del nar­co­trá­fi­co y de la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da, pe­ro sin ex­hi­bir prue­bas, lo que pro­vo­có una aplas­tan­te de­rro­ta elec­to­ral que lo obli­gó a re­nun­ciar al día si­guien­te de los co­mi­cios. Su plan para ser pre­si­den­cia­ble se fue...

Au­na­do a es­te pa­sa­do sin re­sul­ta­dos fa­vo­ra­bles para Ac­ción Na­cio­nal, pa­re­cie­ra que un cier­to gru­po cer­cano a la nos­tal­gia del po­der, bus­ca re­gre­sar a él, me­dian­te el con­trol del PAN para im­po­ner a los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les. De ahí la an­da­na­da de gri­tos des­de di­ver­sas trin­che­ras, sin im­por­tar­les la uni­dad y for­ta­le­za al­can­za­da por el PAN ba­jo la di­rec­ción de Ri­car­do Ana­ya.

Es­te jo­ven di­ri­gen­te re­ci­bió un par­ti­do de­bi­li­ta­do, “in­fla­do” en su pa­drón y di­vi­di­do por di­ver­sos gru­pos. Sin em­bar­go, a pe­sar de su ju­ven­tud, Ana­ya su­po ne­go­ciar, di­ri­gir, or­ques­tar para que el PAN se le­van­ta­ra el 5 de ju­nio pa­sa­do con uno de los triun­fos elec­to­ra­les más re­le­van­tes de los úl­ti­mos tiem­pos de Ac­ción Na­cio­nal.

Es­te año el PAN go­ber­na­rá, por pri­me­ra vez en su his­to­ria, 11 es­ta­dos, lo que re­pre­sen­ta a cer­ca de 40 mi­llo­nes de per­so­nas. Y en tan só­lo un año, la vo­ta­ción de Ac­ción Na­cio­nal se in­cre­men­tó en un 50%.

Y para los ne­cios, Ana­ya ya les res­pon­dió: por el mo­men­to no bus­ca can­di­da­tu­ras a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca. Está con­cen­tra­do en te­ner bue­nos re­sul­ta­dos en las elec­cio­nes ex­tra­or­di­na­rias que se jue­gan es­te año co­mo son la ca­pi­tal en Za­ca­te­cas, en­tre otras. Así co­mo 3 gu­ber­na­tu­ras y to­das las al­cal­días del es­ta­do de Ve­ra­cruz que es­tán en jue­go el pró­xi­mo 2017. Y a pe­sar de la acla­ra­ción, Ana­ya ya les di­jo a sus crí­ti­cos que con gus­to de­ba­te sus in­quie­tu­des, to­da vez que lo que real­men­te im­por­ta en es­te mo­men­to es la uni­dad y la for­ta­le­za del par­ti­do, la cual es más va­lio­sa que cual­quier in­te­rés per­so­nal, in­clui­dos los pro­pios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.