JUS­TI­CIA A LA ME­XI­CA­NA

Publimetro Ciudad de Mexico - - NOTICIAS - AR­MAN­DO RÍOS PITER @RIOSPITERJAGUAR

¿Re­cuer­dan quién fue La Quina? Po­si­ble­men­te mu­chos y so­bre to­do los jó­ve­nes di­rán que no. Es­te per­so­na­je, lla­ma­do Joa­quín Her­nán­dez Ga­li­cia, fue el lí­der del Sin­di­ca­to de PE­MEX, de 1958 a 1989. Ha­bla­mos de más de 30 años al fren­te del gre­mio la­bo­ral de la pa­ra­es­ta­tal más im­por­tan­te de nues­tro país.

Su pe­río­do ter­mi­na con su de­ten­ción en 1989. Se le acu­sa de ho­mi­ci­dio y aco­pio de ar­mas para el uso ex­clu­si­vo de las fuer­zas ar­ma­das. Es con­de­na­do a más de 30 años de pri­sión, pe­ro en 1997 el go­bierno me­xi­cano le con­ce­de la am­nis­tía.

Es co­no­ci­do que el ver­da­de­ro mo­ti­vo por el que es­tu­vo en pri­sión, fue el en­fre­na­mien­to que tu­vo con el en­ton­ces pre­si­den­te Car­los Sa­li­nas de Gor­ta­ri. Ter­mi­nó pre­so por un ac­to de ven­gan­za po­lí­ti­ca. La aprehen­sión de La Quina co­mo mu­chos otros, es ejem­plo del vie­jo ti­po de jus­ti­cia a la me­xi­ca­na.

El ver­da­de­ro pro­ble­ma es que si­gue ins­ta­la­da la mis­ma for­ma de im­par­tir jus­ti­cia. A 27 años de dis­tan­cia to­do si­gue igual. Des­de So­no­ra has­ta Ve­ra­cruz sal­tan los ejem­plos.

Hoy, per­so­na­jes que caen de la gra­cia del po­der, se con­vier­ten en chi­vos ex­pia­to­rios. Son per­se­gui­dos no por una ver­da­de­ra mo­ti­va­ción de com­ba­tir la co­rrup­ción, sino por pre­ten­der la­var­se las ma­nos, y por de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas prag­má­ti­cas. Te­ne­mos co­mo el más re­cien­te ejem­plo, el tea­tro ar­ma­do al­re­de­dor de Ja­vier Duar­te, go­ber­na­dor con li­cen­cia pró­fu­go de la jus­ti­cia.

Per­sis­te la idea de que la ma­ne­ra de pro­cu­rar jus­ti­cia, res­pon­de a la ló­gi­ca “la li­ber­tad para mis ami­gos y la cár­cel para los que no lo son”.

La reali­dad en Mé­xi­co es que la ley no se apli­ca igual para to­dos, y por eso es­ta­mos en los úl­ti­mos lu­ga­res mun­dia­les en ma­te­ria de im­par­ti­ción de jus­ti­cia.

De acuer­do con el Ín­di­ce de Es­ta­do de De­re­cho 2016

del World Jus­ti­ce Pro­ject (WJP), nues­tro país ocu­pa la po­si­ción 108 den­tro de 113 paí­ses de to­do el mun­do, en el ru­bro es­pe­cí­fi­co de jus­ti­cia cri­mi­nal.

En cuan­to al ru­bro de Jus­ti­cia Ci­vil las co­sas no son me­jo­res. Ahí apa­re­ce­mos en el lu­gar 101 de 113, só­lo por arri­ba de paí­ses co­mo Sie­rra Leo­na, Etio­pía, Ni­ca­ra­gua o Cam­bo­ya.

El mis­mo do­cu­men­to es­ta­ble­ce que “un Es­ta­do de De­re­cho efec­ti­vo re­du­ce la co­rrup­ción, com­ba­te la po­bre­za y la en­fer­me­dad, y pro­te­ge a la gen­te de las in­jus­ti­cias... Es el fun­da­men­to para co­mu­ni­da­des de paz, opor­tu­ni­dad y equi­dad...”, así que los úl­ti­mos lu­ga­res de Mé­xi­co en es­ta me­di­ción, sig­ni­fi­can que es­ta­mos cues­ta arri­ba si ha­bla­mos de nues­tras po­si­bi­li­da­des reales de desa­rro­llo.

Por eso ur­ge que se im­ple­men­ten ac­cio­nes ra­di­ca­les que mo­di­fi­quen el rum­bo y pue­do ci­tar dos que son po­si­bles, pe­ro que re­quie­ren de una am­plia vo­lun­tad po­lí­ti­ca y par­ti­ci­pa­ción so­cial:

1) De­be­mos re­fun­dar las pro­cu­ra­du­rías de jus­ti­cia de to­do el país, co­men­zan­do por la fe­de­ral. No bas­ta con cam­biar al ti­tu­lar, o mo­di­fi­car­le el nom­bre. De­be­mos con­ver­tir­las en ver­da­de­ros ins­tru­men­tos de re­pre­sen­ta­ción so­cial, ga­ran­ti­zar la ca­li­dad y ob­je­ti­vi­dad de su la­bor in­ves­ti­ga­do­ra, y se­pa­rar­las ple­na­men­te del ses­go po­lí­ti­co que has­ta aho­ra han te­ni­do.

2) Co­mo lo he­mos anun­cia­do, te­ne­mos que eli­mi­nar el fue­ro. Es­te día, jun­to con mis com­pa­ñe­ros se­na­do­res del PRD, da­re­mos ini­cio a un jui­cio de am­pa­ro fren­te a la ne­ga­ti­va de la me­sa di­rec­ti­va del Se­na­do para re­co­no­cer la re­nun­cia a nues­tro fue­ro. El fue­ro nos ha­ce de­sigua­les ante la ley, y au­men­ta la bre­cha de des­con­fian­za que exis­te fren­te a la ciu­da­da­nía.

Es nues­tra obli­ga­ción ge­ne­rar ac­cio­nes que cons­tru­yan un me­jor país. La jus­ti­cia no de­be ser se­lec­ti­va, que­re­mos que cai­gan los gran­des per­so­na­jes, pe­ro to­dos; que sean san­cio­na­das sus co­rrup­te­las, sin im­por­tar in­fluen­cias, com­pa­draz­gos o in­clu­so ene­mis­ta­des.

Re­que­ri­mos un sis­te­ma tan só­li­do que quie­nes da­ñen el pa­tri­mo­nio de los me­xi­ca­nos sean cas­ti­ga­dos. Don­de es­te­mos blin­da­dos de los “Pa­drés” o “Duar­tes” que ven­gan. De­je­mos atrás el mo­de­lo de im­par­tir jus­ti­cia co­mo ocu­rrió con La Quina y asu­ma­mos que Mé­xi­co me­re­ce un es­ta­do de de­re­cho tra­ba­jan­do a ple­ni­tud, sin fi­lias ni fo­bias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.