‘Pa­ya­sos ase­si­nos’: Una ver­da­de­ra his­to­ria de te­rror en Ha­llo­ween

Ha ha­bi­do un fuer­te au­men­to en el nú­me­ro de per­so­nas que ace­chan las ca­lles ves­ti­dos co­mo ‘pa­ya­sos ase­si­nos’. El 31 de oc­tu­bre el fe­nó­meno po­dría al­can­zar su pi­co

Publimetro Ciudad de Mexico - - ESPECIAL / HALLOWEEN Y DÍA DE MUERTOS - DA­NIEL CA­SI­LLAS ME­TRO WORLD NEWS

“Creo que la ma­yo­ría de los avis­ta­mien­tos de es­tos lla­ma­dos ‘pa­ya­sos ase­si­nos’ son en­ga­ños per­pe­tra­dos por per­so­nas que quie­ren tener una bue­na his­to­ria qué con­tar y por ni­ños con ima­gi­na­ción hi­per­ac­ti­va”.

Frank T. McAn­drew, psi­có­lo­go so­cial y pro­fe­sor en la uni­ver­si­dad de Knox

Avis­ta­mien­tos de los lla­ma­dos ‘pa­ya­sos ase­si­nos’ es­tán en au­men­to en los Es­ta­dos Uni­dos, con la ten­den­cia pro­pa­gán­do­se a Eu­ro­pa y Amé­ri­ca La­ti­na. La lo­cu­ra es­tá cau­san­do la his­te­ria ge­ne­ra­li­za­da en­tre el pú­bli­co y la po­li­cía. Des­pués de una se­rie de crí­me­nes don­de se ha vis­to a per­so­nas ame­na­za­das con ar­mas, las au­to­ri­da­des e, in­clu­so, al­gu­nas es­cue­las han pe­di­do a la gen­te de­jar sus tra­jes de pa­ya­so en el armario du­ran­te Ha­llo­ween pa­ra evi­tar nue­vos in­ci­den­tes.

El pri­mer avis­ta­mien­to de un per­so­na­je ma­lé­vo­lo fue el 1 de agos­to, cuan­do un pa­ya­so fue vis­to ca­mi­nan­do con glo­bos ne­gros en Green Bay, Wis­con­sin. A pe­sar de que es­te pa­ya­so no es­ta­ba vio­lan­do la ley, el com­por­ta­mien­to inusual de la per­so­na se vol­vió vi­ral, lo que pro­vo­có más ca­sos de imi­ta­ción.

De he­cho, es­ta no es la pri­me­ra vez que es­te ex­tra­ño fe­nó­meno ha su­ce­di­do. Ha­ce trein­ta años, el tér­mino ‘pa­ya­sos fantasma’, fue crea­do por el crip­to­zoó­lo­go es­ta­dou­ni­den­se Lo­ren Co­le­man, des­pués de oír de adul­tos ves­ti­dos co­mo pa­ya­sos tra­tan­do de atraer a ni­ños en edad es­co­lar a ve­nir con ellos en Bos­ton, Mas­sa­chu­setts en ma­yo de 1981.

Pe­ro ¿por qué se es­tá re­pro­du­cien­do es­te ex­tra­ño fe­nó­meno en el año 2016? Al­gu­nos ex­per­tos y au­to­res, que se es­pe­cia­li­zan en la his­te­ria y le­yen­das ur­ba­nas de ma­sas, creen que la po­pu­la­ri­dad de las re­des so­cia­les po­dría ser una ex­pli­ca­ción. “Hay va­rias ra­zo­nes por las que es­te pá­ni­co por los pa­ya­sos es­tá su­ce­dien­do aho­ra. El más im­por­tan­te es, pro­ba­ble­men­te, el efecto de las re­des so­cia­les. La gen­te ve es­tas fotos di­ver­ti­das de pa­ya­sos que dan miedo en Fa­ce­book, Twit­ter, Ins­ta­gram, etc., y se ins­pi­ran a ves­tir­se co­mo un pa­ya­so y par­ti­ci­par en esa ac­ti­vi­dad. Ade­más, por su­pues­to, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción es­tán re­por­tan­do mu­cho es­tas his­to­rias”, di­jo a Pu­bli­me­tro Ben­ja­min Rad­ford, au­tor del li­bro Bad Clowns.

Otro fac­tor que po­dría ex­pli­car es­te fe­nó­meno es el miedo his­tó­ri­co ge­ne­ra­do por los pa­ya­sos en­tre par­tes de la po­bla­ción. Los es­pe­cia­lis­tas consideran que es­ta fo­bia a los pa­ya­sos, más co­no­ci­do co­mo coul­ro­fo­bia, pue­de ex­pli­car­se por va­rios fac­to­res di­fe­ren­tes: “El ini­cio del miedo a los pa­ya­sos, co­mo la ma­yo­ría de otras fo­bias es­pe­cí­fi­cas, pue­de ser pro­vo­ca­do por di­fe­ren­tes ti­pos de ex­pe­rien­cias. Es po­si­ble que pue­da ser pro­vo­ca­do por una ma­la ex­pe­rien­cia con un pa­ya­so cuan­do una per­so­na era más jo­ven (por ejem­plo, tener miedo de un pa­ya­so en una fies­ta de cumpleaños), o po­dría desa­rro­llar­se gra­dual­men­te du­ran­te la vi­da de una per­so­na de­bi­do a di­ver­sas re­pre­sen­ta­cio­nes del mal en los me­dios o pa­ya­sos que dan miedo”, le ex­pli­ca a Pu­bli­me­tro el Dr. Ra­mi Na­der, un psi­có­lo­go ca­na­dien­se que es­tu­dia la coul­ro­fo­bia.

Así es co­mo la com­bi­na­ción del pa­ya­so que da miedo con la po­pu­la­ri­dad de las re­des so­cia­les y la bús­que­da de no­to­rie­dad ha crea­do un es­ta­do de pá­ni­co en al­gu­nas par­tes de los Es­ta­dos Uni­dos y en otros paí­ses. Pe­ro los in­di­vi­duos que se han vis­to ma­yor­men­te afec­ta­dos son los pa­ya­sos em­plea­dos en la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to. In­clu­so la ca­de­na mun­dial de co­mi­da rá­pi­da McDo­nald’s de­ci­dió que Ro­nald McDo­nald de­ja­ría de ha­cer apa­ri­cio­nes pú­bli­cas.

A pe­sar de que al­gu­nas de las per­so­nas que vis­ten co­mo pa­ya­sos es­tán par­ti­ci­pan­do en ac­ti­vi­da­des cri­mi­na­les, los ex­per­tos creen que la ma­yo­ría de las per­so­nas es­tán só­lo bus­can­do sus 15 mi­nu­tos de fa­ma. “Si real­men­te exis­tie­ran los pa­ya­sos ‘ase­si­nos’, al­go te­rri­ble ya ha­bría pa­sa­do a es­tas al­tu­ras, y no ha pa­sa­do na­da,” di­jo a Pu­bli­me­tro Frank T. McAn­drew, psi­có­lo­go so­cial y pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Knox. Sin em­bar­go, el ex­per­to re­co­mien­da que el pú­bli­co ejer­za cier­ta cau­te­la es­te Ha­llo­ween, di­cien­do: “Es me­jor errar por el la­do de la pre­cau­ción pro­te­gien­do a sus hi­jos de los ‘pa­ya­sos ase­si­nos’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.