¡¡¡Y DICHE UNO Y DICHE DOS!!!

Ha­ce unos me­ses arran­có una “mo­di­ta”, bas­tan­te ma­mu­ca, de gra­bar a per­so­nas ate­rro­ri­za­das an­te la apa­ri­ción de pa­ya­sos de fa­cha muy ame­na­zan­te... o no, pe­ro que el pu­ro he­cho de en­con­trár­te­los en lu­ga­res y ho­ra­rios ines­pe­ra­dos, pro­vo­ca que se te ha­gan de

Publimetro Ciudad de Mexico - - LA PÁGINA DE FERNANDA - FER­NAN­DA TA­PIA @TAPIAFERNANDA

Re­cuer­do mi­rar in­tri­ga­da a al­gu­nos de mis in­vi­ta­di­tos a un cumpleaños cuan­do llo­ra­ban des­afo­ra­dos fren­te a la apa­ri­ción de un son­rien­te pa­ya­so de ro­ja na­riz y za­pa­ti­tos, al clá­si­co es­ti­lo de Bro­zo. ¿Por qué a mu­chos les asus­tan los pa­ya­sos cuan­do de­be­ría su­ce­der lo con­tra­rio? En una de las mu­chas oca­sio­nes que acom­pa­ñé a mi ma­dre al cen­tro, en una es­qui­na de la Ala­me­da nos que­da­mos un ra­to mi­ran­do dos “pa­ya­chi­tos” ca­lle­je­ros. Los chis­tes es­ta­ban muy subidos de tono y mi ma­dre co­men­zó a ti­rar de mi bra­zo pa­ra re­em­pren­der el ca­mino; sin em­bar­go, yo es­ta­ba ahí plan­ta­da, ab­sor­ta, con­ge­la­da. Me en­can­tó su es­ti­lo de­sen­fa­da­do, al­bu­re­ro, de car­pa. Una car­pa que ha­cía tan­tos años ya “NO era” y, por su­pues­to, nun­ca más se­rá. Al mi­rar al fun­da­dor de la Igle­sia Pa­tó­li­ca (con P), Leo Bas­si, cuen­ta en es­ce­na­rio có­mo he­re­dó la pro­fe­sión, la chis­pa y has­ta la in­du­men­ta­ria... de su ABUE­LO, un pa­ya­so ita­liano de ini­cios del SI­GLO PA­SA­DO. En otra oca­sión pre­sen­cié con año­ran­za el ini­cio y fi­nal de cier­to cir­co ita­liano traí­do a Bue­na­vis­ta. Un an­ciano ro­bus­to se trans­for­ma­ba an­te to­dos nos­tros en pa­ya­so y al fi­nal “se lo qui­ta­ba de en­ci­ma”, hermoso ac­to en ver­dad. De es­té­ti­ca de­li­cio­sa, de­ja­ba un re­sa­bio agri­dul­ce en nuestras bo­cas. Una sen­sa­ción de derrota ade­lan­ta­da por­que nun­ca na­da ha­brá de sa­lir­le bien y, sin em­bar­go, po­drá siem­pre sa­lir­se con la “su­ya”. ¿De dón­de sur­gie­ron los pa­ya­sos? ¿Quién fue el pri­mer ser hu­mano en ha­cer pa­ya­sa­das pa­ra arrran­car son­ri­sas? La pa­la­bra co­mo tal, pa­ya­so, vie­ne del ita­liano

pa­gliac­cio e in­me­dia­ta­men­te vie­ne a nues­tra men­te un ser de ves­ti­men­tas ex­tra­va­gan­tes, ma­qui­lla­je ex­ce­si­vo y pe­lu­cas lla­ma­ti­vas, pe­ro tam­bién un ac­tor sa­tí­ri­co que se bur­la de la co­ti­dia­ni­dad. Aho­ra le apli­ca­mos el ad­je­ti­vo a quie­nes ha­cen bro­mas zon­zas pe­ro, en al­gu­nas cul­tu­ras, la ves­ti­men­ta y el ma­qui­lla­je del pa­ya­so “de­no­tan una je­rar­quía, desde el ma­qui­lla­je de va­ga­bun­do has­ta la ca­ra blan­ca”. Ya in­clu­so pue­de ha­cer­se ca­rre­ra pro­fe­sio­nal de clown que sig­ni­fi­ca “al­deano” y tie­ne co­mo an­te­ce­den­te a los cir­cos don­de eran los al­dea­nos los pri­me­ros en ser par­tí­ci­pes. Otra lo­ca­ción tra­di­cio­nal de los pa­ya­sos es el ro­deo, y ahí no es que or­ga­ni­cen co­reo­gra­fías de bo­da a ritmo de Ca­ba­llo

Do­ra­do, sino que se “jue­gan el pe­lle­jo” dis­tra­yen­do a los to­ros pa­ra evi­tar que el va­que­ro sea las­ti­ma­do por el ani­mal. Y yo di­ría tam­bién que el po­bre to­ro no sea mal­tra­ta­do por el ani­mal hu­mano. Allí cam­bia la in­du­men­ta­ria y pue­de in­cluir pa­ñue­los col­gan­tes de su cin­tu­rón. Otro ti­po de pa­ya­so es el de cru­ce­ro o ca­lle­je­ro, quien só­lo se de­di­ca a ha­cer su ac­to en los se­má­fo­ros y fue­ron, sin du­da, los pri­me­ros en usar na­chas de glo­bo es­ti­lo JLo, rea­li­zan­do un ac­to cor­to, ge­ne­ral­men­te de ma­la­ba­ris­mo, que du­ra lo mis­mo que el al­to del se­má­fo­ro, re­co­lec­tan­do oca­sio­nal­men­te el di­ne­ro que le de­jen los au­to­mo­vi­lis­tas o tran­seún­tes. O bien los de va­gón de Me­tro que se van gri­tan­do el gaj o chis­te, de ex­tre­mo a ex­tre­mo.

Y desde ha­ce unas dé­ca­das el pa­ya­so doc­tor; los de ri­so­te­ra­pia, co­mo el Dr. Patch Adams, quie­nes pro­vo­can la ri­sa den­tro de hos­pi­ta­les pa­ra ayu­dar a los pa­cien­tes, re­cuer­dan lo que les men­cio­ná­ba­mos de que reír ge­ne­ra en­dor­fi­nas y éstas ayu­dan al cuer­po a sa­nar más rá­pi­do. Pe­ro es muy re­cien­te si acep­ta­mos que el ar­te del clown exis­te desde ha­ce mi­les de años. Se en­con­tra­ron re­gis­tros de que un clown mal lla­ma­do “enano”, ac­tua­ba ya co­mo bu­fón en la cor­te de un faraón en 2,500 a.c. Po­cas ve­ces ci­ta­mos a la an­ti­gua Chi­na, pe­ro en su cor­te ac­tua­ban “pa­ya­sos / bu­fo­nes” desde 1,818 a.C. Y cuan­do Cortés agua­chi­nó a los az­te­cas na­rró que en la cor­te de Moc­te­zu­ma ha­bía bu­fo­nes pa­re­ci­dos a los eu­ro­peos. Fools az­tecs clowns, enanos y bu­fo­nes jo­ro­ba­dos y, por cier­to, cual ob­je­tos fue­ron in­cluí­dos en­tre los te­so­ros pre­sen­ta­dos al pa­pa Cle­men­te VII a su regreso. Sé­pan­se que la ma­yo­ría de las tri­bus na­ti­vas ame­ri­ca­nas te­nían di­fe­ren­tes ti­pos de clown, quie­nes os­ten­tan un im­por­tan­te rol so­cial y re­li­gio­so en la vi­da de la tri­bu y en al­gu­nos ca­sos eran con­si­de­ra­dos ca­pa­ci­ta­dos pa­ra cu­rar cier­tas en­fer­me­da­des. Ai tá... se pue­de sa­nar con ba­se en ri­sa.

¿Quie­ren que les cuen­te un cuen­to? ¿No? ¡Pos se aguan­tan cha­ma­chos! Bro­zo, el Pa­ya­so Te­ne­bro­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.