LOS MI­TOS Y REALI­DA­DES DE LA GE­NE­RA­CIÓN MILLENNIAL

La au­to­ra del li­bro Yo, millennial opi­na so­bre los mi­tos y reali­da­des de es­ta ge­ne­ra­ción

Publimetro Ciudad de Mexico - - PORTADA - ALE­XAN­DRA ORTIZ @Din­wen

La etiqueta ge­ne­ra­cio­nal que re­ci­ben los na­ci­dos en­tre 1980 y el año 2000 con­lle­va una se­rie de ta­búes, mis­te­rios y opi­nio­nes que es­tán crean­do eco en los en­tor­nos la­bo­ra­les, en el mercado y otros sec­to­res de la so­cie­dad. Jill Be­go­vich arro­ja un po­co de luz so­bre el te­ma con su nue­vo li­bro, Yo, mi­lle­nial, el cual re­afir­ma la idea de que es­ta ge­ne­ra­ción ha he­cho a la tec­no­lo­gía su más gran­de alia­da.

¿Ha­blar de es­ta ge­ne­ra­ción en es­te mo­men­to y tan rá­pi­do es un efec­to mis­mo de la tec­no­lo­gía y la ra­pi­dez de la in­for­ma­ción?

—Es inevi­ta­ble. Si bien el li­bro no es un análisis pro­pio de la ge­ne­ra­ción en cues­tión, cla­ro que es un re­fle­jo del cam­bio pro­vo­ca­do por la tec­no­lo­gía. Es un en­sa­yo so­bre an­tro­po­lo­gía di­gi­tal: có­mo ha trans­for­ma­do nues­tra vi­da en to­dos los as­pec­tos la adop­ción de tec­no­lo­gías dis­rup­ti­vas, des­de la óp­ti­ca de una millennial.

¿Hay ejes im­por­tan­tes en tu li­bro, co­mo la po­lí­ti­ca, la so­cie­dad y el pe­rio­dis­mo mis­mo? ¿Có­mo re­su­mi­rías el ob­je­ti­vo de es­tos pa­sa­jes?

—El li­bro se di­vi­de en on­ce ca­pí­tu­los que ayu­dan a plan­tear el pa­no­ra­ma de có­mo nin­gún as­pec­to de nues­tras vi­das es ajeno a la tec­no­lo­gía. En lo par­ti­cu­lar y sien­do mi pro­fe­sión, el ca­pí­tu­lo so­bre pe­rio­dis­mo ayu­da a en­ten­der los pro­fun­dos cam­bios que pro­vo­có la web y sus he­rra­mien­tas en el ofi­cio. Ya no hay que es­pe­rar a que el corresponsal se tras­la­de al lu­gar de los he­chos y en­víe su ma­te­rial. La in­me­dia­tez jue­ga a fa­vor y en con­tra de los pe­rio­dis­tas. En un mun­do ver­ti­gi­no­so co­mo el ac­tual se de­be apren­der a ba­lan­cear ve­lo­ci­dad y ca­li­dad, pe­ro tam­bién con­tex­to y pre­ci­sión. Ése es el gran re­to de los pe­rio­dis­tas en la ac­tua­li­dad.

¿Có­mo abor­das la dis­cre­pan­cia en­tre los mi­lle­nials ni­nis y los em­pren­de­do­res, así co­mo otras con­tra­dic­cio­nes y di­co­to­mías de es­ta ge­ne­ra­ción?

—Yo creo que más que ser un te­ma in­he­ren­te a los mi­llen­nials, ca­da ge­ne­ra­ción tie­ne sus ove­jas ne­gras y sus per­so­na­li­da­des des­ta­ca­das. El des­em­pleo es una cons­tan­te, pe­ro en par­ti­cu­lar es­ta ge­ne­ra­ción se vio afec­ta­da por la fal­ta de ofer­tas edu­ca­ti­vas pa­ra crear a los pro­fe­sio­na­les del fu­tu­ro, el fu­tu­ro que es aho­ra. So­mos una ge­ne­ra­ción sánd­wich que se pre­pa­ró pa­ra tra­ba­jar en sec­to­res que aho­ra re­sul­tan ob­so­le­tos. Es im­pe­ra­ti­vo que las ins­ti­tu­cio­nes aca­dé­mi­cas ofrez­can a la voz de ya pro­gra­mas que pre­pa­ren a los jó­ve­nes pa­ra lle­nar las va­can­tes en ca­rre­ras co­mo mi­ne­ría y ana­li­sis de big da­ta, se­gu­ri­dad ci­ber­né­ti­ca, ro­bó­ti­ca e in­for­má­ti­ca. Los em­pren­de­do­res en­con­tra­ron la opor­tu­ni­dad de in­crus­tar­se en el eco­sis­te­ma di­gi­tal. Pe­ro in­sis­to, des­de la edu­ca­ción bá­si­ca se tie­ne que im­par­tir de in­me­dia­to el co­no­ci­mien­to ne­ce­sa­rio pa­ra ser com­pe­ti­ti­vo en lo pro­fe­sio­nal. Apren­der a pro­gra­mar es tan im­por­tan­te co­mo apren­der in­glés o ma­te­má­ti­cas.

¿Qué opi­nas de la con­no­ta­ción pe­yo­ra­ti­va que ha ad­qui­ri­do re­cien­te­men­te? Hay mi­lle­nials que re­nie­gan de ser­lo por la “ma­la fa­ma” de la ge­ne­ra­ción.

—Los hu­ma­nos te­ne­mos una ten­den­cia ca­si pa­to­ló­gi­ca de po­ner eti­que­tas a to­do pa­ra po­der iden­ti­fi­car­nos o di­fe­ren­ciar­nos. Siem­pre habrá quien no se iden­ti­fi­que con las ca­rac­te­rís­ti­cas de ca­da etiqueta. Ser millennial no tie­ne na­da de ma­lo; ha­be­mos mi­llen­nials com­ple­ta­men­te in­di­fe­ren­tes a que nos ta­chen de flo­jos o po­co com­pro­me­ti­dos. Esa apa­ren­te apa­tía tie­ne más que ver con re­cha­zar cier­tas con­ven­cio­nes so­cia­les he­re­da­das de ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res, co­mo que el éxi­to ra­di­ca en te­ner una ofi­ci­na con puer­ta y una ju­bi­la­ción tras 40 años de tra­ba­jo con una pen­sión vi­ta­li­cia. La ofi­ci­na del millennial pue­de ser su ca­sa, o una ca­fe­te­ría o el par­que. Esa li­ber­tad fa­ci­li­ta­da por la tec­no­lo­gía a ve­ces se juz­ga co­mo fal­ta de com­pro­mi­so o apa­tía. Pe­ro bas­ta re­vi­sar las his­to­rias de éxi­to del mun­do di­gi­tal pa­ra dar­se cuen­ta de que no es así.

Mu­chos mi­lle­nials di­cen que pa­ra ellos to­do es más di­fí­cil, so­bre to­do por cues­tio­nes la in­fla­ción, la cri­sis eco­nó­mi­cas, la fal­ta de opor­tu­ni­da­des y has­ta la fal­ta de con­fian­za que tie­nen la Ge­ne­ra­ción X y los Baby Boo­mers a los jó­ve­nes con mu­chas ha­bi­li­da­des y po­ca ex­pe­rien­cia. ¿Có­mo ha­cer­le fren­te a eso?

—Un buen co­mien­zo se­ría leer Yo, millennial. En ca­da ca­pí­tu­lo abor­do las po­si­bi­li­da­des in­fi­ni­tas del mun­do di­gi­tal. Tal vez es­ta­mos bus­can­do opor­tu­ni­da­des en lo con­ven­cio­nal. Pe­ro es­te li­bro plan­tea un pa­no­ra­ma ge­ne­ral de dón­de es­ta­mos y ha­cia dón­de va­mos y las in­fi­ni­tas op­cio­nes que hay en­tre un uni­ver­so la­bo­ral y otro. Nun­ca ha si­do tan fá­cil jun­tar el ca­pi­tal ne­ce­sa­rio pa­ra una start up co­mo hoy, gra­cias a las fon­dea­do­ras. Nun­ca ha si­do más fá­cil pre­pa­rar­se; hay mi­llo­nes de cur­sos en lí­nea vir­tual­men­te gra­tui­tos de las uni­ver­si­da­des más pres­ti­gio­sas. Nun­ca ha si­do tan fá­cil te­ner voz co­mo aho­ra con las re­des so­cia­les. Pe­ro eso sí, el que no pro­fun­di­ce en el co­rrec­to uso de las he­rra­mien­tas no va a lle­gar a nin­gún la­do.

“So­mos una ge­ne­ra­ción sánd­wich que se pre­pa­ró pa­ra tra­ba­jar en sec­to­res que aho­ra re­sul­tan ob­so­le­tos”. Jill Be­go­vich, pe­rio­dis­ta y au­to­ra de Yo, millennial

|DREAMSTIME

La tec­no­lo­gía per­mea en di­fe­ren­tes áreas de los jó­ve­nes, des­de su en­torno la­bo­ral has­ta su es­ti­lo de vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.