El re­to de un ícono in­glés JOHN LITHGOW

Miem­bros del elen­co char­la­ron so­bre el pró­xi­mo es­treno de la se­rie ori­gi­nal de Net­flix ins­pi­ra­da en la mo­nar­quía bri­tá­ni­ca y la his­to­ria de la lle­ga­da del as­cen­so de la rei­na Eli­za­beth al trono

Publimetro Ciudad de Mexico - - ENTRETENER - ALE­XAN­DRA ORTIZ @Din­wen

Con la co­ro­na de la se­rie más cos­to­sa de Net­flix con un pre­su­pues­to de 130 mi­llo­nes de dó­la­res, el nue­vo dra­ma de Pe­ter Mor­gan so­bre la mo­nar­quía bri­tá­ni­ca se per­fi­la pa­ra ser uno de los es­tre­nos más im­por­tan­tes de la pla­ta­for­ma de strea­ming.

Ade­más de pre­ten­der sor­pren­der a los te­le­vi­den­tes di­gi­ta­les con el la­do más per­so­nal de la reale­za, The Crown, que se es­tre­na es­te vier­nes 4 de no­viem­bre, tie­ne otra car­ta que ju­gar pa­ra crear ex­pec­ta­ti­va: el rol de uno de los íco­nos de la his­to­ria bri­tá­ni­ca del si­glo XX por excelencia es­tá en ma­nos de un ac­tor es­ta­dou­ni­den­se.

Pe­ter Mor­gan, crea­dor de la se­rie, ex­pli­có el ve­rano pa­sa­do, du­ran­te la con­fe­ren­cia de Net­flix an­te la Te­le­vi­sion Cri­tics As­so­cia­tion, que el pa­pel de Wins­ton Chur­chill ha­bía lle­ga­do a una “fa­ti­ga” por par­te de los gran­des his­trio­nes in­gle­ses, por lo que era pro­ba­ble que se ne­ce­si­ta­ra un cam­bio en el cast de es­te per­so­na­je. Así es co­mo lle­gó John Lithgow, quién ade­más de ser no­mi­na­do al Os­car y ga­na­dor del Tony, es co­no­ci­do por sus pa­pe­les en se­ries co­mo 3rd Rock from the Sun y Dex­ter.

“Chur­chill es un re­to par­ti­cu­lar. Es tal vez el per­so­na­je in­glés más par­ti­cu­lar del si­glo XX. Era im­por­tan­te lle­var al per­so­na­je le­jos de esas ex­pec­ta­ti­vas fa­mi­lia­res, traer una ener­gía nueva. No sig­ni­fi­ca que no ad­mi­re a quie­nes lo han he­cho; amo pro­fun­da­men­te la in­ter­pre­ta­ción de Al­bert Fin­ney y de Michael Gam­bon... Po­dría ha­cer una lis­ta con va­rios ac­to­res que pu­die­ron ele­gir en lu­gar de mí”, co­men­tó Lithgow, ase­gu­ran­do que sus com­pa­ñe­ros de elen­co le ayu­da­ron a te­ner la con­fian­za pa­ra ha­cer el pa­pel.

Ase­gu­ró que Chur­chill re­qui­rió de mu­cha in­ves­ti­ga­ción y tra­ba­jo jun­to a Wi­lliam Co­na­cher, su coach de dia­lec­to, quien le ayu­dó a su­pri­mir sus “so­ni­dos ame­ri­ca­nos”. Aun­que sa­be que el mis­mo pe­so del pa­pel po­dría le­van­tar al­gu­nas ce­jas y ge­ne­rar ex­pec­ta­ti­vas, se di­jo sa­tis­fe­cho, pues hi­zo lo me­jor que pu­do. “No tie­ne sen­ti­do preo­cu­par­se. Creo que es una in­ter­pre­ta­ción in­tere­san­te y le doy el cré­di­to a Pe­ter (Mor­gan)”, com­par­tió po­nien­do co­mo ejem­plo es­ce­nas que le dan pre­sen­cia y el ca­ráct­cer de­bi­do al lla­ma­do bull­dog bri­tá­ni­co. “Él te­nía un tem­pe­ra­men­to fuer­te, ha­cía be­rrin­ches, a ve­ces avi­va­dos por el al­cohol. Hay uno par­ti­cu­lar muy cer­ca del fi­nal de la se­rie. Su enor­me be­rrin­che se di­ri­ge al pin­tor Graham Sut­her­land, quien hi­zo un cua­dro que da­ñó su va­ni­dad; eso es más im­por­tan­te que ver uno dir­gi­do a Ant­hony Eden (el vi­ce­pri­mer­mi­nis­tro)”, com­par­tió des­ta­can­do có­mo el guión se en­fo­ca en dar vi­si­bi­li­dad a la par­te ín­ti­ma y per­so­nal de las per­so­nas cla­ve de la épo­ca, re­ve­lan­do la ca­ra dra­má­ti­ca de la his­to­ria.

“Su pa­pel en la his­to­ria mundial es una cues­tión de con­tex­to; aquí se tra­ta de la in­ter­ac­ción de es­tas per­so­nas. La his­to­ria es un her­mo­so ta­piz en el fon­do, pe­ro son los per­so­na­jes quie­nes es­tán bien ilu­mi­na­dos”, di­jo com­par­tien­do otra de las es­ce­nas que lo de­no­tan. “Es­tá sen­ta­do en la ti­na y en­ton­ces gri­ta a tra­vés de la puer­ta: ‘di­cen que soy un mons­truo, ¿ver­dad? Pues se re­quie­re un mons­truo pa­ra de­rro­tar a Hitler’. Eso es traer el rol de Chur­chill en la his­to­ria, gra­cias al per­so­na­je mis­mo”, ex­pre­só.

Es­te lla­ma­ti­vo la­do hu­mano de la reale­za y de los po­lí­ti­cos de la épo­ca des­pier­ta un in­te­rés en el pú­bli­co y, a de­cir de Lithgow, se ve aún más atrac­ti­vo por la re­le­van­cia ac­tual de

la co­ro­na bri­tá­ni­ca, so­bre to­do por­que son per­so­na­jes que aún es­tán vi­vos y con­ti­núan sien­do par­te im­por­tan­te de la so­cie­dad in­gle­sa, eu­ro­pea y mundial. “Hay mu­chos ejem­plos de re­pre­sen­ta­ción hu­ma­na de la reale­za, por ejem­plo, es­tá Sha­kes­pea­re. Pe­ro es­tas son per­so­nas que si­guen vi­vas, son muy fa­mi­lia­res y pú­bli­cas. ¿Cuán­do real­men­te se ha visto la cri­sis del prín­ci­pe Phi­lip?, ¿o el de la prin­ce­sa Mar­ga­ret con sus con­flic­tos ha­cia su her­ma­na ma­yor?”, di­jo agre­gan­do que es­to pa­ra­le­la­men­te re­ve­la el im­pac­to que tu­vo el im­pe­rio bri­tá­ni­co, que aún tie­ne pre­sen­cia en di­fe­ren­tes for­mas.

NET­FLIX

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.