“Tra­ba­jan­do en la CDMX rum­bo a 2018”

Mi­guel Ángel Man­ce­ra, je­fe de go­bierno de la Ciu­dad de Mé­xi­co afir­mó, en una en­tre­vis­ta con Pu­bli­me­tro, es­tar in­tere­sa­do en par­ti­ci­par en el pro­ce­so pre­si­den­cial, con lo he­cho en la ca­pi­tal co­mo car­ta de pre­sen­ta­ción.

Publimetro Ciudad de Mexico - - PORTADA - IG­NA­CIO GÓ­MEZ @ivi­lla­se­nor

A prác­ti­ca­men­te dos años de fi­na­li­zar su ges­tión, ¿có­mo ca­li­fi­ca­ría su go­bierno?

− Yo te di­ría, de ma­ne­ra com­pac­ta, que nos ha to­ca­do una épo­ca muy com­pli­ca­da, muy di­fí­cil, so­bre to­do por lo que ha te­ni­do que re­sen­tir la Ciu­dad de Mé­xi­co. El asun­to de los maes­tros, que no ha si­do sen­ci­llo; cam­bios en los ni­ve­les de me­di­ción am­bien­tal, que tam­po­co han si­do sen­ci­llos, y otros que he­mos im­pul­sa­do no­so­tros mis­mos co­mo go­bierno, que son in­dis­pen­sa­bles des­de mi pun­to de vis­ta y des­de el aná­li­sis ob­je­ti­vo, y que tam­bién ge­ne­ran com­pli­ca­ción. Yo di­ría que es un go­bierno que no se quie­re que­dar es­tá­ti­co, que no va por el aplau­so, es un go­bierno que ne­ce­sa­ria­men­te tie­ne que cum­plir con sus ob­je­ti­vos: po­ner or­den en don­de ha­ya que po­ner or­den pa­ra ser una ciu­dad glo­bal, co­mo lo que plan­tea la Ciu­dad de Mé­xi­co. Si no­so­tros es­tu­vié­ra­mos sin una re­gla­men­ta­ción de trán­si­to, sin un or­den en el trá­fi­co ro­da­do, pues sim­ple­men­te no es­ta­ría­mos for­man­do par­te de la es­tra­te­gia de Na­cio­nes Uni­das que tie­ne con las prin­ci­pa­les ciu­da­des del mun­do y en don­de la Ciu­dad de Mé­xi­co fue am­plia­men­te re­co­no­ci­da en Qui­to (Ecua­dor), en Há­bi­tat III. Si no es­tu­vié­ra­mos con un plan me­dio am­bien­tal, se­gu­ra­men­te no se­ría­mos se­de del C40. Es un go­bierno que es­tá bus­can­do que ha­ya cam­bios pa­ra bien en la Ciu­dad de Mé­xi­co, to­can­do a ve­ces in­tere­ses muy com­pli­ca­dos. El asun­to de po­ner­le un al­to a los mi­cro­bu­ses, el es­ta­ble­cer al­go tan ri­gu­ro­so pa­ra los ta­xis, qui­tar a los Ce­tram (Cen­tros de Trans­fe­ren­cia Mo­da­les) de sus for­mas ori­gi­na­les pa­ra ha­cer una trans­for­ma­ción en los mis­mos, or­de­nar, co­mo se or­de­nó la se­gun­da sec­ción de Cha­pul­te­pec, que real­men­te era al­go que se es­ta­ba per­dien­do en la ciu­dad. Eso es lo que creo yo que es­tá ha­cien­do el go­bierno y al fi­nal del día te cues­ta po­lí­ti­ca­men­te. Po­lí­ti­ca­men­te sí te cues­ta, pe­ro la Ciu­dad de Mé­xi­co, creo yo, exi­ge que se den esos cam­bios.

¿Tie­ne plan­tea­da al­gu­na es­tra­te­gia pa­ra re­ver­tir el des­agra­do so­cial de los ha­bi­tan­tes des­pués de los al­tos cos­tos po­lí­ti­cos que le han traí­do es­tas de­ci­sio­nes de go­bierno?

− Yo creo que, por ejem­plo, a la gen­te le cae bien cuan­do em­pie­za a usar y dis­fru­tar las nue­vas lí­neas de Me­tro­bús. La Lí­nea 5, la Lí­nea 6, la am­plia­ción de la 5, la Lí­nea 7 −que se va a tra­ba­jar−, la par­te que pu­di­mos rea­li­zar, de ma­ne­ra con­jun­ta con la fe­de­ra­ción, en la sa­li­da a Cuer­na­va­ca, que ca­da vez era más caó­ti­ca. Po­lí­ti­cas que van ha­cia la re­cu­pe­ra­ción del espacio pú­bli­co y que a la gen­te le vie­nen bas­tan­te bien. Ser una se­de, y co­mo di­go yo, una ca­pi­tal del de­por­te, por­que hoy la ca­pi­tal de Mé­xi­co, no ten­go du­da, es ca­pi­tal del de­por­te, con un im­pul­so muy cla­ro pa­ra que la gen­te ten­ga mo­vi­li­dad. Los lo­gros que ha te­ni­do la ciu­dad, aho­ra mis­mo no sé có­mo se va­yan a re­sol­ver, pe­ro sé que es­ta­mos en la com­pe­ten­cia pa­ra ser el nú­me­ro uno en el Gran Pre­mio de la Fór­mu­la 1 −con to­do lo que im­pli­ca−, co­mo ya lo fui­mos el año pa­sa­do. Pa­sar del lu­gar 300 del ma­ra­tón a es­tar en el top ten, pues es lo que te ge­ne­ra que hoy la Ciu­dad de Mé­xi­co pue­da ser se­de de even­tos muy im­por­tan­tes. ¿Qué le gus­ta a la gen­te? A la gen­te le gus­ta que pue­da te­ner una ciu­dad ha­bi­ta­ble, que ten­ga su atrac­ti­vo, que ten­ga su bue­na ilu­mi­na­ción, que ten­ga al­go que nos cues­ta mu­cho tra­ba­jo −y que des­gra­cia­da­men­te no de­pen­de só­lo del go­bierno cen­tral− que es el ba­cheo. Y ya no tan­to el ba­cheo, hay mu­chas par­tes que re­quie­ren re­pa­vi­men­ta­ción. Es una ciu­dad en don­de mu­chas de sus áreas exi­gen un gran es­fuer­zo.

Tam­bién le vie­ne bien a la ciu­dad que ten­ga­mos más tre­nes del Me­tro, los tre­nes nue­vos, las nue­vas es­ta­cio­nes. No­so­tros he­mos plan­tea­do, sin que se di­ga mu­cho, aun­que ya se di­jo al­go, el nue­vo mo­de­lo de es­ta­ción del Me­tro, des­pués de 47 años. Nun­ca se ha­bía plan­tea­do una re­mo­de­la­ción de esas es­ta­cio­nes. Eso, creo, va a ser un cam­bio sus­tan­cial en la ciu­dad, que se ob­ser­va des­de fue­ra. Aho­ra que es­te ar­tis­ta (Step­hen Wil­ts­hi­re) vino y la di­bu­jó nos de­cía: “yo no me ima­gi­na­ba que fue­ra una ciu­dad así tan gran­de y con tan­tos de­ta­lles. Me es­tá cos­tan­do tra­ba­jo, pa­re­cie­ra que es­toy pin­tan­do una ciu­dad de Ja­pón”. La ver­dad es que yo creo que sí, a ve­ces es­tás tan acos­tum­bra­do a lo que vi­ves que só­lo cuan­do sa­les tú y com­pa­ras, o vie­ne al­guien de fue­ra... Pa­ra mí, siem­pre ha si­do un ha­la­go que cuan­do vie­ne cual­quie­ra de los al­cal­des me di­ce: “si yo tu­vie­ra que vi­vir en al­gu­na otra ciu­dad, al­gu­na de las que es­ta­ría con­si­de­ran­do se­ría la Ciu­dad de Mé­xi­co”.

“Yo di­ría que (el mío) es un go­bierno que no se quie­re que­dar es­tá­ti­co, que no va por el aplau­so, es un go­bierno que ne­ce­sa­ria­men­te tie­ne que cum­plir con sus ob­je­ti­vos: po­ner or­den en don­de ha­ya que po­ner or­den pa­ra ser una ciu­dad glo­bal”.

¿Qué tan al pen­dien­te se en­cuen­tra us­ted de las subidas y ba­ja­das en su po­pu­la­ri­dad den­tro de las di­fe­ren­tes en­cues­tas?

−Si es­tu­vie­ra yo cui­dan­do las en­cues­tas no hu­bié­ra­mos pues­to el Hoy no cir­cu­la, no es­ta­ría­mos tra­ba­jan­do con el Re­gla­men­to de Trán­si­to de ma­ne­ra tan es­tric­ta, no ten­dría­mos las fo­to­mul­tas, no hu­bié­ra­mos ac­tua­do po­lí­ti­ca­men­te co­mo ac­tua­mos en el con­flic­to ma­gis­te­rial.

Yo creo que la po­lí­ti­ca es una prác­ti­ca y una ta­rea muy se­ria, y cuan­do tú tie­nes en la mano el des­tino de mu­chas per­so­nas siem­pre hay que pen­sar va­rias ve­ces las co­sas que se van a ha­cer, ana­li­zar fría­men­te. En­ton­ces sí, es­toy con­ven­ci­do de que el Re­gla­men­to de Trán­si­to era in­dis­pen­sa­ble pa­ra la Ciu­dad de Mé­xi­co, te­ne­mos una re­duc­ción de ca­si el 20% en los ac­ci­den­tes. Ca­da vez que en­du­re­ce­mos la mano es­ta­mos evi­tan­do que se pier­dan vi­das en di­fe­ren­tes ta­reas. Al­go que era muy sen­si­ble pa­ra mí era la muer­te de tan­tos jó­ve­nes, que prác­ti­ca­men­te es­ta­ban per­dien­do la vi­da por ex­ce­so de ve­lo­ci­dad, por fór­mu­las en don­de se com­bi­na­ba, a ve­ces, ex­ce­so de ve­lo­ci­dad y al­cohol. En­ton­ces, ser una ciu­dad más es­tric­ta, pues no­so­tros lo vi­vi­mos, cuan­do vas a Es­ta­dos Uni­dos lo pri­me­ro de lo que te cui­das es de no re­ba­sar los lí­mi­tes de ve­lo­ci­dad y de no ti­rar la ba­su­ra, por­que sa­bes que vie­ne una san­ción, no por­que te va­yan a ha­cer fa­mo­so. Yo creo que esos son los cos­tos; si tra­ba­jas con las en­cues­tas, pues en­ton­ces las úni­cas no­ti­cias que da­rías son: “va­mos a eli­mi­nar las mul­tas”, co­sas que la gen­te aplau­da, pe­ro que, al fi­nal del día, a la ciu­dad le van a ha­cer un da­ño.

¿En­ton­ces si­guen vi­vas esas ga­nas por ser Pre­si­den­te de Mé­xi­co?

−Sí, cla­ro que sí. A mí me in­tere­sa po­der es­tar en ese pro­ce­di­mien­to y de­pen­de mu­cho del tra­ba­jo que se ha­ga aquí en la ciu­dad, la ciu­dad es muy com­ple­ja. Siem­pre que hay un re­to na­cio­nal, la im­ple­men­ta­ción en la Ciu­dad de Mé­xi­co es 13 ve­ces más com­pli­ca­da, yo creo que to­do el mun­do lo pue­de per­ci­bir. Hay pre­si­den­tes de paí­ses con los que he­mos char­la­do que di­cen: “bueno, la ver­dad es que el re­to que tie­ne la Ciu­dad de Mé­xi­co es mu­cho más gran­de al de nues­tro pro­pio país”. No pue­den creer to­do lo que se tie­ne que ha­cer en la ciu­dad en el día a día. En­ton­ces, sí me in­tere­sa, sí creo que pue­de ha­ber una com­pe­ten­cia in­tere­san­te. En­tien­do yo que el con­tac­to que te­ne­mos cuan­do sal­go de la ciu­dad es muy in­tere­san­te en la pro­vin­cia, en los es­ta­dos de la Re­pú­bli­ca. En el nor­te, en el sur, con to­da la gen­te de los di­ver­sos es­ta­dos, la ver­dad es que hay un con­tac­to y hay una cer­ca­nía. Has­ta aho­ra yo lo veo bien, yo es­toy con­ven­ci­do que pa­ra po­der cam­biar hay que ha­cer plan­tea­mien­tos di­fe­ren­tes, por­que si vas con los mis­mos plan­tea­mien­tos, no creo que se pue­da cam­biar y el país ne­ce­si­ta­rá, en su mo­men­to, te­ner plan­tea­mien­tos nue­vos, plan­tea­mien­tos di­fe­ren­tes pa­ra evo­lu­cio­nar, así co­mo la Ciu­dad de Mé­xi­co. Hoy la ciu­dad tie­ne un Plan Ver­de que es­tá pa­ra 2020, te­ne­mos un Plan de Ges­tión de Re­si­duos Só­li­dos que se­rá tran­se­xe­nal, te­ne­mos un Plan de Mo­vi­li­dad que es tran­se­xe­nal, es­ta­mos pla­nean­do una ciu­dad a va­rios años. No es una ciu­dad en la que es­te­mos pen­san­do que se va a ter­mi­nar to­do el tra­ba­jo en el 2018, al con­tra­rio, hay mu­chas ta­reas que van em­pe­zan­do.

Con las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de Es­ta­dos Uni­dos pró­xi­mas a ce­le­brar­se y la re­la­ción que tie­ne la CDMX con ese país en ma­te­ria tu­rís­ti­ca y eco­nó­mi­ca, ¿en al­gún mo­men­to plan­tea­ría man­te­ner una reunión con quien re­sul­ta­ra ga­na­dor de los co­mi­cios?

− Yo es­toy cla­ro de que es muy tras­cen­den­te el re­sul­ta­do de las elec­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos, es al­go muy im­por­tan­te. Veo tam­bién un pa­no­ra­ma com­pli­ca­do pa­ra Mé­xi­co, pa­ra ser cla­ros, (en ca­so) de ga­nar Trump. Me he pro­nun­cia­do pú­bli­ca­men­te de lo que pien­so acer­ca de la for­ma en la que se ha ex­pre­sa­do Trump de los me­xi­ca­nos y de los la­ti­nos ame­ri­ca­nos re­si­den­tes en Es­ta­dos Uni­dos. A mí no me pa­re­ce una ma­ne­ra ade­cua­da ni de tra­tar a Mé­xi­co ni de tra­tar a los la­ti­nos, eso yo lo he reite­ra­do. Tam­bién es­toy cons­cien­te de que las re­per­cu­sio­nes eco­nó­mi­cas pue­den ser com­ple­jas con un re­sul­ta­do así pa­ra Mé­xi­co pe­ro, al fi­nal del día, creo que Mé­xi­co tie­ne to­do pa­ra sa­lir ade­lan­te pa­ra so­bre­po­ner­se. Ha­brá que tra­ba­jar con quien re­sul­te, con quien sea el ga­na­dor o la ga­na­do­ra ha­brá que tra­ba­jar. Así que Mé­xi­co no va a su­cum­bir por el re­sul­ta­do de Es­ta­dos Uni­dos. Pue­de te­ner un pa­no­ra­ma com­pli­ca­do, pue­de ser que se ten­gan que ha­cer ajus­tes o re­ajus­tes, pe­ro es­toy con­ven­ci­do de que Mé­xi­co tie­ne to­do, en cual­quie­ra de los es­ce­na­rios, pa­ra ir ade­lan­te.

¿Có­mo van los diá­lo­gos con el go­bierno fe­de­ral en el te­ma de pre­su­pues­to pa­ra la CDMX?

−He pla­ti­ca­do con el go­bierno fe­de­ral, se han he­cho plan­tea­mien­tos en don­de pue­de ha­ber un cli­ma de me­jo­rar la con­di­ción pre­su­pues­tal que es­tá plan­tea­da en es­te mo­men­to pa­ra la Ciu­dad de Mé­xi­co y va­mos a ver có­mo fun­cio­na. Lo pri­me­ro que he pe­di­do es que po­da­mos con­tar con los re­cur­sos que ya se tie­nen pre­su­pues­ta­dos y que to­da­vía si­guen lle­gan­do; es in­creí­ble, pe­ro to­da­vía si­guen lle­gan­do. Mi obli­ga­ción es de­fen­der el pre­su­pues­to de la Ciu­dad de Mé­xi­co, mi obli­ga­ción es de­fen­der la pres­ta­ción de ser­vi­cios a la ciu­da­da­nía, mi obli­ga­ción es al­zar la voz si es que te­ne­mos un tra­to que yo con­si­de­ro que es in­jus­to pa­ra la Ciu­dad de Mé­xi­co, por to­do lo que se tie­ne que ha­cer des­de la ciu­dad. Y me pa­re­ce que no só­lo ha si­do in­jus­to pa­ra la Ciu­dad de Mé­xi­co, yo creo que ha si­do in­jus­to pa­ra otras en­ti­da­des tam­bién, pe­ro lo que a mí con­cier­ne y a mí me to­ca es de­fen­der a la gen­te de la ciu­dad.

En otro te­ma, con la cons­tan­te pre­sen­cia en re­des so­cia­les de asal­tos en la ciu­dad, ¿qué tan di­fí­cil es li­diar con la per­cep­ción de in­se­gu­ri­dad en la ca­pi­tal?

− Pa­ra no­so­tros es bien im­por­tan­te ver el re­sul­ta­do de las cap­tu­ras. Si hoy hay un vi­deo en re­des so­cia­les de que pa­só tal o cual even­to, lo im­por­tan­te es que cap­tu­re­mos a esa per­so­na y se le pon­ga a dis­po­si­ción de la jus­ti­cia. Así su­ce­dió en los dos ca­sos que se re­por­ta­ron en re­des so­cia­les, así su­ce­de en mu­chos de los otros re­por­tes que te­ne­mos de re­des so­cia­les. En las re­des so­cia­les te­ne­mos una can­ti­dad im­por­tan­te (de de­nun­cias). Ca­da vez es más po­ten­te, es una nue­va he­rra­mien­ta, in­clu­so de la au­to­pro­tec­ción, por­que en el mo­men­to en el que un ve­cino es­tá re­por­tan­do que hay una si­tua­ción ex­tra­ña, anó­ma­la o cual fue­ra el tér­mino, eso obli­ga a la au­to­ri­dad a ac­tuar. Eso no se te­nía ha­ce dos años, eso no se te­nía ha­ce cua­tro años, eso no se te­nía ha­ce 10 años, pe­ro ni de bro­ma. Po­ca gen­te se en­te­ra­ba, sal­vo que tu­vie­ra los me­dios tra­di­cio­na­les. Pa­ra no­so­tros es una he­rra­mien­ta por un la­do, una he­rra­mien­ta que, sin du­da, te ayu­da pa­ra te­ner vi­gi­lan­tes en to­da la ciu­dad y tam­bién, por su­pues­to, tie­ne un pun­to de afec­ta­ción por­que se ha­ce pú­bli­co, se vuel­ve vi­ral y to­do el mun­do se en­te­ra de acon­te­ci­mien­tos que pue­den no ser agra­da­bles en el sa­ber. Es una ciu­dad co­mo otras del mun­do. Lo cier­to es que hoy, por ejem­plo, en la Ciu­dad de Mé­xi­co tan­to se ha ha­bla­do de los ho­mi­ci­dios y en el plano na­cio­nal es­ta­mos en el lu­gar nú­me­ro 20, hay un gran nú­me­ro de ciu­da­des an­tes de lle­gar a la Ciu­dad de Mé­xi­co, co­mo si fue­ra una ciu­dad vio­len­ta. Eso to­man­do en cuen­ta que nos mi­den co­mo una ciu­dad de nue­ve mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, que no es jus­to pa­ra la ciu­dad tam­po­co, por­que a mí, a es­ta ho­ra, to­da­vía me re­cla­man la ciu­dad de 16 o 17 mi­llo­nes de per­so­nas. Si a no­so­tros nos mi­die­ran con esos 16 mi­llo­nes de per­so­nas te da­rías cuen­ta que es­ta­mos en el lu­gar 28, pe­ro cuan­do nos ha­cen la me­di­ción, por ejem­plo, de ro­bo de vehícu­los, nos com­pa­ran con otros es­ta­dos por po­bla­ción, cuan­do aquí tie­nes que com­pa­rar por vehícu­los.

Son co­sas que tie­ne la Ciu­dad de Mé­xi­co. Una ciu­dad tan po­ten­te que nin­guno de los lla­ma­dos C4, si los re­vi­sas a de­ta­lle, yo creo, y la ver­dad pue­de so­nar has­ta cho­can­te, pe­ro si jun­tá­ra­mos to­dos esos C4 no sé si lle­ga­rían a la po­ten­cia del C4 que tie­ne la Ciu­dad de Mé­xi­co. No­so­tros, en es­te mo­men­to, te­ne­mos 21 mil cá­ma­ras ope­ra­ti­vas. Hay C4 que tie­nen 200.

Uno de los prin­ci­pa­les pro­gra­mas de la ad­mi­nis­tra­ción es el Mé­di­co en tu Ca­sa, ¿có­mo ha evo­lu­cio­na­do?

−Em­pe­zó pri­me­ro con una ne­ce­si­dad de dis­mi­nuir el ries­go en el em­ba­ra­zo en mu­je­res jó­ve­nes y la muer­te ma­ter­na in­fan­til. En­ton­ces vi­mos que de re­pen­te lle­ga una ni­ña de 14 años em­ba­ra­za­da al sép­ti­mo mes y que nun­ca ha­bía ido al mé­di­co, lle­ga en una si­tua­ción crítica y a ve­ces ha­ces un gran gas­to −des­de el pun­to de vis­ta go­bierno−, una gran in­ver­sión, pe­ro pier­des a la ma­má o al be­bé. En­ton­ces lo que te­nía­mos que ha­cer, por­que no lle­gan, es ir a bus­car­las. Así em­pe­zó Mé­di­co en tu Ca­sa, fui­mos to­can­do puer­ta por puer­ta bus­can­do a esas mu­je­res jó­ve­nes y em­pe­za­mos en Iz­ta­pa­la­pa. De re­pen­te, la con­vo­ca­to­ria em­pe­zó a ser tan po­ten­te que se su­mó una uni­ver­si­dad, otra uni­ver­si­dad y lue­go 17 uni­ver­si­da­des. Hoy te­ne­mos 10 mil mé­di­cos tra­ba­jan­do en el pro­gra­ma, otras tres mil 500 en­fer­me­ras. Se su­man los ve­te­ri­na­rios, se su­man las tra­ba­ja­do­ras so­cia­les y ya te­ne­mos con va­rios paí­ses fir­ma­do el pro­gra­ma. Pró­xi­ma­men­te es­ta­ré lle­van­do el pro­gra­ma −aun­que no voy a acu­dir de ma­ne­ra per­so­nal− a Chi­na, que es con dos pro­vin­cias de Chi­na, na­da más que en una hay 70 mi­llo­nes y en la otra creo que hay 40 mi­llo­nes de per­so­nas. Lue­go te­ne­mos al­gu­nas otras fir­mas pen­dien­tes con Su­da­mé­ri­ca y Cen­troa­mé­ri­ca. Te­ne­mos fir­mas pen­dien­tes con Pa­rís, con Ma­drid y con otros es­ta­dos de la Re­pú­bli­ca tam­bién. Yo creo que ha si­do un pro­gra­ma que ha con­ven­ci­do de las bon­da­des y que ade­más lo se­gui­mos di­men­sio­nan­do, por ejem­plo, con el asun­to del Te­le­tón, que tam­bién es­ta­mos en­con­tran­do a mu­chos ni­ños au­tis­tas, con pa­rá­li­sis ce­re­bral o con al­gún te­ma que re­quie­re otro ti­po de te­ra­pias y que no hay ma­ne­ra de que ellos va­yan al hos­pi­tal.

“A mí me in­tere­sa po­der es­tar en ese pro­ce­di­mien­to (2018) y de­pen­de mu­cho del tra­ba­jo que se ha­ga aquí en la ciu­dad, la ciu­dad es muy com­ple­ja. Siem­pre que hay un re­to na­cio­nal, la im­ple­men­ta­ción en la Ciu­dad de Mé­xi­co es 13 ve­ces más com­pli­ca­da”.

NI­CO­LÁS COR­TE

NI­CO­LÁS COR­TE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.