Emily Blunt EN EL PER­SO­NA­JE MÁS ANTIPÁTICO DE SU CA­RRE­RA

La chi­ca del tren es qui­zá el per­so­na­je me­nos ca­ris­má­ti­co que Blunt ha te­ni­do que in­ter­pre­tar y, sin em­bar­go, pue­de ser el que más sa­tis­fac­cio­nes y re­co­no­ci­mien­tos le trai­ga

Publimetro Ciudad de Mexico - - ENTRETENER - LU­CÍA HER­NÁN­DEZ @Luc­yE­di­to­ra

La adap­ta­ción de la exi­to­sa novela es­cri­ta por Pau­la Haw­kins, La chi­ca del tren lle­ga a los cines pa­ra en­viar­nos a un via­je lleno de se­cre­tos, men­ti­ras, pa­sión y ase­si­na­tos. Emily Blunt da vi­da a Ra­chel Wat­son, una mu­jer di­vor­cia­da, de­pri­mi­da y hun­di­da en una adic­ción al al­cohol. Du­ran­te sus via­jes ma­tu­ti­nos a Nue­va York, ella ima­gi­na la vi­da que lle­van las per­so­nas que ha­bi­tan en las ca­sas que se al­can­zan a ver des­de el tren. Se ven tan per­fec­tas, her­mo­sas, es­ta­bles y ro­dea­das de amor.

Por si fue­ra po­co, Ra­chel so­lía vi­vir en una de esas ca­sas, con su en­ton­ces es­po­so Tom, quien aho­ra la com­par­te con su nue­va pa­re­ja, la mis­ma con la que co­me­tió la in­fi­de­li­dad que los lle­vó a di­vor­ciar­se.

En uno de esos tra­yec­tos, Ra­chel al­can­za a ver a una de las ha­bi­tan­tes de las ca­sas con un hom­bre que no es su es­po­so. Es­te he­cho desata en la men­te de Ra­chel lo­cas cons­pi­ra­cio­nes que la ter­mi­nan in­vo­lu­cran­do en un ase­si­na­to co­me­ti­do en ese ve­cin­da­rio.

Al res­pec­to de es­ta aven­tu­ra y per­so­na­je, Emily Blunt com­par­tió con Publimetro los re­tos que re­pre­sen­tó pa­ra ella es­ta pe­lí­cu­la y el com­pli­ca­do per­so­na­je que in­ter­pre­tó.

¿Qué fue lo que de­tec­tas­te en el guión cuan­do lo leís­te? ¿Es­tás de acuer­do con las crí­ti­cas de gé­ne­ro que ha re­ci­bi­do es­ta pe­lí­cu­la?

– Creo que lo que se no­ta es la do­ble mo­ral. Creo que la gen­te qui­zá se es­tá pre­gun­tan­do si esas mu­je­res es­tán re­pre­sen­ta­das ba­jo un au­ra an­ti­pá­ti­ca, pe­ro creo que he­mos vis­to mu­chas pe­lí­cu­las don­de los per­so­na­jes mas­cu­li­nos tam­bién son re­pre­sen­ta­dos ba­jo la mis­ma luz, co­me­tien­do erro­res. De he­cho, creo que es más ra­ro que se pre­sen­ten per­so­na­jes fe­me­ni­nos así de equi­vo­ca­dos y una de las co­sas que más me enor­gu­lle­cen de es­ta cin­ta es que po­ne el fo­co so­bre una mu­jer que se equi­vo­ca to­dos los días, co­mo cual­quier ser hu­mano lo ha­ría. Creo que es muy co­mún en la vi­da co­ti­dia­na, oyes de eso en re­pe­ti­das oca­sio­nes, yo lo he es­cu­cha­do de mis ami­gos. Pe­ro en úl­ti­ma ins­tan­cia, real­men­te sien­to que esas mu­je­res que se me­nos­pre­cian unas a otras y a quie­nes la si­tua­ción las ha­ce sen­tir me­nos o in­com­ple­tas de cier­ta for­ma, ter­mi­nan unién­do­se.

¿Qué tan desafian­te fue pa­ra ti in­ter­pre­tar es­te per­so­na­je mien­tras es­ta­bas em­ba­ra­za­da?

– Creo que pa­ra mí el pri­mer tri­mes­tre del em­ba­ra­zo se ve acri­bi­lla­do por las náu­seas y la fa­ti­ga, y eso fue lo que pa­de­cí en al­gu­nas oca­sio­nes por­que no soy de esas ac­tri­ces que se ator­men­tan con el per­so­na­je que es­tán in­ter­pre­tan­do. De ha­cer­lo me ha­bría pa­re­ci­do im­po­si­ble vi­vir con­mi­go mis­ma si hu­bie­se es­ta­do me­ti­da en el per­so­na­je to­do el tiem­po, así que tu­ve que se­guir en­con­tran­do ma­ne­ras de des­ape­gar­me y des­co­nec­tar­me de ella. Me vol­ví la rei­na de las sies­tas en el set. Ca­da que te­nía al me­nos 10 mi­nu­tos me iba a mi trái­ler y caía ren­di­da en se­gun­dos. Lo ama­ba.

Tu per­so­na­je es es­pe­cial por­que ade­más es­tá sien­do tor­tu­ra­da. ¿Có­mo fue in­ter­pre­tar es­ta par­te que no es tan co­mún de ver en pe­lí­cu­las?

– Fue muy emo­cio­nan­te por­que con­ta­mos con un di­rec­tor de fo­to­gra­fía que real­men­te cap­ta­ba es­te con­cep­to de ma­ne­ra her­mo­sa y me en­can­tó la idea de lo que pen­sa­mos que ve­mos y lo que no ve­mos. Y la lí­nea en­tre am­bas en es­ta his­to­ria se di­fu­mi­na mu­cho y se vuel­ve muy fá­cil de ma­ni­pu­lar. Creo que es­to era al­go que vi­sual­men­te ha­bía que cap­tar. Emo­cio­nal­men­te tu­ve que in­ter­pre­tar a al­guien que no po­día re­cor­dar lo que ha­bía he­cho y re­cor­da­ba só­lo frag­men­tos de una reali­dad que le pa­re­cía le­ja­na. Esa com­bi­na­ción de lo que re­sul­tó el via­je emo­cio­nal pa­ra mí y las imá­ge­nes que cap­tó el di­rec­tor me pa­re­cen que im­pac­ta­rán al pú­bli­co.

Ca­da vez ve­mos per­so­na­jes más com­ple­jos pa­ra las mu­je­res de la in­dus­tria. ¿Sig­ni­fi­ca es­to que por fin es­tá lle­gan­do el cam­bio?

–Bueno, creo que el cam­bio su­ce­de a fue­go len­to. No sien­to que sea un cam­bio que su­ce­da de gol­pe. Pe­ro creo que el te­ma ha lo­gra­do co­lar­se en­tre la con­ver­sa­ción de la in­dus­tria y es­pe­ro que per­ma­nez­ca por­que creo que las mu­je­res es­ta­mos des­mo­tran­do que so­mos ca­pa­ces de ha­cer di­ne­ro y eso es lo que fi­nal­men­te mue­ve a Holly­wood. Así que con eso es­pe­ro que se aca­be esa idea de que las mu­je­res só­lo ser­vi­mos pa­ra ha­cer pe­lí­cu­las pa­ra chi­cos ado­les­cen­tes.

¿Crees que la gen­te acep­te ca­da vez más pe­lí­cu­las co­mo és­ta?

–Ya ve­re­mos có­mo reac­cio­na la gen­te pe­ro hay una ra­zón por la que la gen­te amó el li­bro. Y es que no mi­ni­mi­za los mis­te­rios que hay en la vi­da do­més­ti­ca ni ocul­ta la bru­ta­li­dad ni la an­ti­pa­tía que ge­ne­ran mu­je­res así. Creo in­clu­so que la gen­te pue­de iden­ti­fi­car­se con al­gún as­pec­to de es­tos per­so­na­jes.

UNI­VER­SAL PICTURES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.