¿¿¿QUÉ PE­DAL???

Pues es­to de las elec­cio­nes y el triun­fo de Trump nos sa­ca­ron un pu­rrún, literalmente. Yo si­go con un có­li­co en­tri­pa­do co­mo si me fue­ra a ba­jar y no­más no me ha­llo. Pa­ra no ha­cer­la más de pex, pla­ti­que­mos de FLA­TU­LEN­CIAS

Publimetro Ciudad de Mexico - - LA PÁGINA DE FERNANDA - FERNANDA TA­PIA @TAPIAFERNANDA Bus­ca es­ta co­lum­na en Twit­ter: #Fer­nan­daE­nPu­bli­me­tro

Cuan­do de­ci­mos que al­guien se aven­tó un “gas” no an­da­mos tan erra­dos, ya que es­to vie­ne sien­do “la mez­cla de ga­ses in­tes­ti­na­les que es ex­pul­sa­da por el ano, con un so­ni­do y olor ca­rac­te­rís­ti­cos”. ¿De dón­de sa­len es­tos ga­ses in­tes­ti­na­les? Pues bá­si­ca­men­te de tres fuen­tes: “pro­du­ci­dos a par­tir de los ali­men­tos por co­lo­nias de bac­te­rias in­tes­ti­na­les y le­va­du­ras sim­bió­ti­cas que vi­ven en el trac­to gas­tro­in­tes­ti­nal de los ma­mí­fe­ros (o sea sus pe­dos de ellos); dió­xi­do de car­bono (CO2), que se pro­du­ce por la neu­tra­li­za­ción del áci­do gás­tri­co, y ai­re tra­ga­do”. Se sa­be que to­dos los ani­ma­les ex­pul­san fla­tos: pe­rros (la mía más que to­dos), cer­dos, ca­ba­llos y pá­ja­ros, pe­ro tam­bién al­gu­nos que us­ted ni se las olía: ¡¡¡gu­sa­nos, hor­mi­gas, peces y rep­ti­les!!! ¿El pe­di­to de una ví­bo­ra so­na­rá aflau­ta­do? De­bi­do a su di­fe­ren­te die­ta, el sus­pi­ro rec­tal de car­ní­vo­ros, ta­les co­mo pe­rros y ga­tos, por lo ge­ne­ral es más olo­ro­so que el de los her­bí­vo­ros, co­mo las va­cas. Aun­que a mí me gus­ta­ría sa­ber qué va­lien­te fun­gió de ex­per­to ol­fa­tis­ta pa se­me­jan­te es­tu­dio. Y es­pé­ren­se, és­te es­tá peor. ¿Có­mo dia­blos atra­pa­rían esa “al­ma de fri­jol” pa­ra des­cu­brir que es­tá com­pues­ta de ni­tró­geno (in­ge­ri­do, 70-85%), hi­dró­geno (pro­du­ci­do por unos mi­cro­bios y con­su­mi­do por otros, 0-50%), dió­xi­do de car­bono (pro­du­ci­do por mi­cro­bios ae­ro­bios o in­ge­ri­do, 10-30%), me­tano (pro­du­ci­do por mi­cro­bios an­ae­ro­bios, 0-10%) y oxí­geno (in­ge­ri­do, 0-10%)? Ade­más de par­tí­cu­las ae­ro­so­li­za­das de ex­cre­men­tos, aun­que en can­ti­da­des mi­nús­cu­las. Es de­cir, cuan­do ole­mos un pedo es­ta­mos real­men­te in­gi­rien­do mi­cros­có­pi­cas can­ti­da­des de ca­ca. El in­ten­so mal olor pro­vie­ne de la rup­tu­ra de pro­teí­nas co­mo áci­do bu­tí­ri­co (olor a man­te­qui­lla ran­cia), com­pues­tos del azu­fre co­mo sul­fu­ro de hi­dró­geno (olor a huevos po­dri­dos) y di­sul­fu­ro de car­bono. Cuan­do la per­so­na es­tá sa­ni­ta de su pan­ci­ta se ti­ra só­lo ¡¡¡DIEZ pe­dos al día!!! Y con es­tos, se pue­den emi­tir has­ta dos li­tros de ga­ses, su­fi­cien­tes pa­ra lle­nar un glo­bo de cum­plea­ños y es­to mul­ti­pli­ca­do por unas tres mil ve­ces al año. Tan en­fer­mo­zo que es an­dar car­gan­do tan­to pedo. A sol­tar­los ami­gos y ami­gas. Un es­tu­dio rea­li­za­do en los años 90, por ocio­so que pa­rez­ca, mues­tra que los hom­bres no son más fla­tu­len­tos que las mu­je­res (aun­que sí pa­re­cen ser más pú­bli­cos so­bre la ex­pe­rien­cia). Es de­cir, en es­to la na­tu­ra­le­za nos tra­ta de for­ma igua­li­ta­ria. Aun­que esa mis­ma in­ves­ti­ga­ción tam­bién com­pro­bó que los pe­dos de las mu­je­res tie­nen una ma­yor con­cen­tra­ción de com­po­nen­tes sul­fú­ri­cos, lo que ha­ce que su olor sea más po­ten­te. ¡¡¡Y de­jen del olor!!! ¿Qué tal cuan­do uno cree que sal­drá en pan­tu­flas, si­len­cio­so y no­mas ha­ce uno el OSO?? En la an­ti­güe­dad, los doc­to­res exa­mi­na­ban las he­ces de sus pa­cien­tes pa­ra ha­cer diag­nós­ti­cos pre­ci­sos. En la ac­tua­li­dad, cien­tí­fi­cos in­gle­ses ase­gu­ran que con “oler ga­ses es­to­ma­ca­les de vez en cuan­do se re­du­ci­ría el ries­go de cán­cer, ata­ques car­día­cos, ar­tri­tis y de­men­cia, al ayu­dar a pre­ser­var la mi­to­con­dria”. Sea lo que es­to sea, pe­ro el que los hue­le po­dría mo­rir in­to­xi­ca­do. Aho­ra bien, si US­TED ha oí­do eso de que “más va­le per­der un ami­go que una tri­pa” dé­jen­me de­cir­les que aún no hay na­da es­cri­to, pues los mé­di­cos dis­cre­pan so­bre si con­te­ner un ai­re es ma­lo pa­ra la sa­lud o no, pe­ro de en­tra­da pro­vo­can dis­ten­sión ab­do­mi­nal y otros sín­to­mas in­có­mo­dos y, en el peor de los ca­sos, re­pri­mir el gas pue­de cau­sar he­mo­rroi­des o un in­tes­tino dis­ten­di­do. ¡Sas­tres! Y si us­ted a ha lle­ga­do a con­ta­bi­li­zar­se has­ta unos 60 fla­tos en un só­lo día, de se­gu­ro no le ga­na a las ter­mi­tas, que son las gran­des pe­dorras en la tie­rra y son res­pon­sa­bles del 11% del me­tano emi­ti­do en la tie­rra (más que las va­cas o los hu­ma­nos). Las ter­mi­tas son ca­pa­ces de ex­plo­tar de­bi­do a la com­bi­na­ción de pe­dos y ca­ca en su pro­ce­so di­ges­ti­vo. ¿Y quie­re leer al­go que le de­ja­rá bo­quia­bier­to? Cien­tí­fi­cos han des­cu­bier­to ter­mi­tas ti­rán­do­se pe­dos ¡¡¡atra­pa­das en ám­bar!!!

“Re­cuer­da tres co­sas cuan­do seas ma­yor. Nun­ca de­jes de usar un ba­ño, nun­ca des­per­di­cies una erec­ción y nun­ca con­fíes en un pedo.” Jack Ni­chol­son - Ed­ward Co­le

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.