Loui­se SHEWAN

La in­no­va­do­ra tec­no­lo­gía llamada Ca­ve2 es­tá ayu­dan­do a cien­tí­fi­cos aus­tra­lia­nos a exa­mi­nar el si­tio La Lla­nu­ra de las Ja­rras, en Laos.

Publimetro Ciudad de Mexico - - NOTICIAS / MUNDO - DMITRY BELYAEV Me­tro World News

Cuan­do pen­sa­mos en una ex­ca­va­ción ar­queo­ló­gi­ca, es pro­ba­ble que te ima­gi­nes un equi­po de cien­tí­fi­cos que ex­ca­van cui­da­do­sa­men­te un si­tio con pa­le­tas y ta­mi­ces. Mien­tras que el la­bo­rio­so tra­ba­jo si­gue ade­lan­te, gra­cias a la tec­no­lo­gía de reali­dad vir­tual, lu­ga­res re­mo­tos aho­ra pue­den ser exa­mi­na­dos des­de la co­mo­di­dad de una ofi­ci­na. Ac­tual­men­te, los cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Aus­tra­lia y la Uni­ver­si­dad de Mo­nash es­tán uti­li­zan­do la tec­no­lo­gía de ma­peo 3D, co­no­ci­da co­mo Ca­ve2, en el si­tio de la Lla­nu­ra de las Ja­rras en Laos. To­mas de dro­ne crean una ré­pli­ca vir­tual del si­tio, pa­ra que los ex­per­tos pue­dan ex­plo­rar la zo­na que cuen­ta con mis­te­rio­sas ti­na­jas de pie­dra ta­lla­da que sa­len de la tie­rra. El lu­gar fue es­co­gi­do co­mo el ban­co de prue­bas pa­ra el nue­vo sis­te­ma de­bi­do a una so­li­ci­tud pen­dien­te pa­ra enu­me­rar la Lla­nu­ra de las Ja­rras co­mo Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la UNES­CO. Loui­se Shewan, in­ves­ti­ga­do­ra de la Uni­ver­si­dad de Mo­nash, ex­pli­ca có­mo el dis­po­si­ti­vo es­tá ayu­dan­do a los in­ves­ti­ga­do­res a es­tu­diar los si­tios ar­queo­ló­gi­cos de nue­vas ma­ne­ras.

¿Por qué se creó Ca­ve2?

– Ca­ve2 fue cons­trui­do co­mo un com­po­nen­te cla­ve del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción de New Ho­ri­zons, un edificio con fon­dos fe­de­ra­les pre­di­ca­do so­bre el uso com­par­ti­do por la Uni­ver­si­dad de Mo­nash y la Or­ga­ni­za­ción de In­ves­ti­ga­ción Cien­tí­fi­ca e In­dus­trial (CSIRO; por sus si­glas en in­glés) aus­tra­lia­na.

¿Có­mo po­dría ayu­dar a los ar­queó­lo­gos?

– Ca­ve2 nos per­mi­te con­ti­nuar con nues­tra in­ves­ti­ga­ción des­pués de ha­ber de­ja­do el cam­po. La tec­no­lo­gía reúne to­dos nues­tros da­tos: to­mas de dro­ne, da­tos de SIG, da­tos de ra­dar de pe­ne­tra­ción te­rres­tre e imá­ge­nes di­gi­ta­les pa­ra crear un pai­sa­je arqueológico en 3D de reali­dad vir­tual in­mer­si­va.

¿Có­mo funciona?

– Se tra­ta de un sis­te­ma de vi­sua­li­za­ción en clús­ter. El gru­po com­pren­de 20 no­dos de tra­ba­jo, ca­da uno con­du­cien­do una de las 20 co­lum­nas de la Ca­ve2, que se com­po­nen de cua­tro pa­ne­les de vi­sua­li­za­ción de al­ta de­fi­ni­ción. El clús­ter tie­ne un no­do prin­ci­pal y el no­do de al­ma­ce­na­mien­to rá­pi­do y compu­tado­ras pa­ra el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma de se­gui­mien­to de po­si­ción en tiem­po real y el au­dio de 24 ca­na­les del me­dio am­bien­te. El clús­ter es­tá co­nec­ta­do en red con un ul­tra­rrá­pi­do, in­te­rrup­tor de gra­do del cen­tro de da­tos y la es­truc­tu­ra de red que per­mi­te al­tas ope­ra­cio­nes de an­cho de ban­da, ta­les co­mo con­du­cir to­do el mu­ro de pan­ta­lla con la trans­mi­sión de vi­deo.

¿Qué es­tán ha­cien­do exac­ta­men­te?

– Uti­li­zan­do he­rra­mien­tas de reali­dad vir­tual co­mo ras­trea­do­res de mo­vi­mien­to, dis­po­si­ti­vos de me­di­ción, mo­de­los de ele­va­ción y aná­li­sis de cur­va­tu­ra, po­de­mos in­ves­ti­gar los po­ten­cia­les pa­tro­nes en la co­lo­ca­ción de las ja­rras, re­crear el pro­ce­so de ex­ca­va­ción in­clu­yen­do la eli­mi­na­ción en tiem­po rá­pi­do de ca­da ca­pa de la ex­ca­va­ción y man­te­ner un in­ven­ta­rio di­gi­tal de las ja­rras y ar­te­fac­tos (un pun­to crí­ti­co en vis­ta de la con­si­de­ra­ción de con­ver­tir­se en un pa­tri­mo­nio mun­dial de la UNES­CO). Tam­bién te­ne­mos un recurso di­dác­ti­co de gran va­lor y la ca­pa­ci­dad de in­ves­ti­gar las áreas que no po­de­mos in­ves­ti­gar por mé­to­dos ar­queo­ló­gi­cos tra­di­cio­na­les, por ejem­plo, de­bi­do a la con­ta­mi­na­ción por las mu­ni­cio­nes sin ex­plo­tar.

¿Hay otra for­ma en la que po­dría uti­li­zar­se es­ta tec­no­lo­gía?

– Es una he­rra­mien­ta muy va­lio­sa pa­ra una mi­ría­da de apli­ca­cio­nes de in­ves­ti­ga­ción, des­de imá­ge­nes mé­di­cas, la vi­sua­li­za­ción com­pa­ra­ti­va a gran es­ca­la de con­jun­tos de da­tos mul­ti­di­men­sio­na­les, la as­tro­no­mía y la cien­cia pla­ne­ta­ria a la ar­queo­lo­gía y más allá.

¿Cuá­les son sus ven­ta­jas?

– Ca­ve2 real­men­te le da en el cla­vo a la na­tu­ra­le­za co­la­bo­ra­ti­va de la cien­cia y la in­ves­ti­ga­ción, al­go que si­gue sien­do un re­to pa­ra los sis­te­mas de reali­dad vir­tual mon­ta­dos en la ca­be­za co­mo Ocu­lus y HTC Vi­ve.

¿Qué tan im­por­tan­te es Ca­ve2?

– Es una tec­no­lo­gía es­pe­cí­fi­ca pa­ra la vi­sua­li­za­ción de en­tor­nos vir­tua­les a gran es­ca­la. Ya ha te­ni­do un im­pac­to im­por­tan­te en el di­se­ño y desa­rro­llo en la in­dus­tria, es­pe­cial­men­te en la in­dus­tria del au­to­mó­vil. Ve­mos una gran opor­tu­ni­dad en el sec­tor de la cons­truc­ción y el en­tre­na­mien­to, tam­bién. Más allá de eso, las ideas real­men­te son ili­mi­ta­das. Co­mo un dis­po­si­ti­vo de vi­sua­li­za­ción ge­né­ri­ca que pa­sa a tener cer­ca de 100 mi­llo­nes de pí­xe­les y es­tá res­pal­da­do por un sú­per compu­tador te­ra­flops, es ex­cep­cio­nal­men­te ge­ne­ral y adap­ta­ble a cual­quier da­to gran­de o pro­ble­mas de da­tos com­ple­jos. Per­so­nal­men­te creo que el ma­yor im­pac­to que Ca­ve2 pue­de tener es en ayu­dar a los in­ves­ti­ga­do­res a es­tu­diar sus da­tos de nue­vas ma­ne­ras, por­que cuan­do nos fi­ja­mos en las co­sas de una ma­ne­ra nue­va, ha­ce­mos nue­vos des­cu­bri­mien­tos.

¿Qué vie­ne?

– En tér­mi­nos de nues­tra in­ves­ti­ga­ción, nos di­ri­gi­re­mos a si­tios ar­queo­ló­gi­cos más re­mo­tos de las Ja­rras en Laos pa­ra con­ti­nuar la in­ves­ti­ga­ción y pa­ra vo­lar dro­nes a tra­vés de si­tios con­ta­mi­na­dos MU­SE y ba­jo do­sel fo­res­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.