¿Eres un adic­to a las com­pras?

La onio­ma­nía es un tras­torno que im­pli­ca un de­seo desen­fran­do de ad­qui­rir co­sas sin una ne­ce­si­dad real. Es­ta adic­ción afec­ta al 30% de las mu­je­res

Publimetro Ciudad de Mexico - - ESPECIAL / BUEN FIN - TA­NIA M. MO­RENO @Ta­niaMi­chel

¿Eres de los que no les im­por­ta en­deu­dar­se con tal de se­guir com­pran­do o te cues­ta tra­ba­jo re­sis­tir­te a una ofer­ta? Si tu res­pues­ta fue sí, po­drías te­ner un pro­ble­ma de adic­ción que de­bes tra­tar pa­ra evi­tar las con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas.

La onio­ma­nía, o com­pul­sión por las com­pras, es un “tras­torno psi­co­ló­gi­co que im­pli­ca un de­seo de­sen­fre­na­do por com­prar sin ne­ce­si­dad real, es fre­cuen­te en es­ta­dos de­pre­si­vos y ge­ne­ra en la per­so­na adic­ta una sa­tis­fac­ción in­me­dia­ta con la que con­si­gue bo­rrar tem­po­ral­men­te pro­ble­mas y dar sen­ti­do a su vi­da”, di­ce la pro­fe­so­ra de Psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Pa­na­me­ri­ca­na (UP), Pris­ci­la Gon­zá­lez.

Sín­to­mas

Se ha­bla de una com­pul­sión por las com­pras cuan­do és­tas son fre­cuen­tes y con­ti­núan su­ce­dien­do sin con­trol, aun­que se ten­gan deu­das y se di­fi­cul­te el pa­go de las mis­mas, pues quien la pa­de­ce no es cons­cien­te del pro­ble­ma y si­gue gas­tan­do.

A ello se su­ma que los adic­tos a las com­pras son per­so­nas de­pen­dien­tes de la apro­ba­ción so­cial, pues pre­fie­ren no ser cri­ti­ca­dos, y gas­tan mu­cho tiem­po na­ve­gan­do en In­ter­net pa­ra en­con­trar des­cuen­tos o pro­mo­cio­nes.

La onio­ma­nía se pre­sen­ta con ma­yor fre­cuen­cia en mu­je­res que en hom­bres, y sue­le ir acom­pa­ña­da de tras­tor­nos en el con­trol de im­pul­sos, an­sie­dad y otras con­duc­tas adic­ti­vas.

De acuer­do con la es­pe­cia­lis­ta de la UP, es­ta adic­ción afec­ta a 30% de las mu­je­res, quie­nes se en­gan­chan más en re­la­cio­nes de pa­re­ja au­to­des­truc­ti­vas o que fo­men­tan una ba­ja au­to­es­ti­ma.

Quie­nes pa­de­cen es­ta adic­ción ven muy afec­ta­das las cues­tio­nes fa­mi­lia­res, ade­más de que a ni­vel de pa­re­ja tie­nen pro­ble­mas se­rios por­que no sa­ben po­ner lí­mi­tes en cuan­to al cré­di­to y di­ne­ro, pues sus com­pa­ñe­ros ge­ne­ral­men­te no pue­den man­te­ner­les el rit­mo de vi­da que desean o las deu­das ad­qui­ri­das son enor­mes.

Ade­más de bus­car ayu­da pro­fe­sio­nal pa­ra tra­tar es­te pro­ble­ma, la es­pe­cia­lis­ta re­co­mien­da no ir de com­pras so­la, sino con al­gún fa­mi­liar o ami­go que se­pa del pro­ble­ma y te acom­pa­ñe pa­ra no caer en la ten­ta­ción, ade­más de rea­li­zar ac­ti­vi­da­des que dis­fru­tes en so­le­dad.

“Hay que dar­le un va­lor crea­ti­vo y pro­duc­ti­vo al mo­men­to que le de­di­cas a tu per­so­na”, se­ña­la la psi­có­lo­ga.

DREAMSTIME

DREAMSTIME

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.