Pre­cur­so­res de los di­no­sau­rios

In­ves­ti­ga­do­res anun­cia­ron que han en­con­tra­do fó­si­les de dos an­ces­tros de los di­no­sau­rios, en lo que se con­si­de­ra el ma­yor des­cu­bri­mien­to pa­leon­to­ló­gi­co de la dé­ca­da

Publimetro Ciudad de Mexico - - NOTICIAS / MUNDO - ME­TRO BRA­SIL

El más im­por­tan­te des­cu­bri­mien­to pa­leon­to­ló­gi­co de los úl­ti­mos diez años, que pue­den cam­biar as­pec­tos im­por­tan­tes so­bre el ori­gen de los di­no­sau­rios, se anun­ció la se­ma­na pa­sa­da en Ca­noas, a 15 km de Por­to Ale­gre, Bra­sil. Los fó­si­les de dos nue­vas es­pe­cies, en ex­ce­len­tes con­di­cio­nes, se en­con­tra­ron en sue­los se­di­men­ta­rios del pe­río­do Triá­si­co su­pe­rior (de 237 mi­llo­nes a 227 mi­llo­nes de años atrás), lo­ca­li­za­dos en São João de Po­lê­si­ne, en la re­gión cen­tral de Rio Gran­de do Sul (RS). El ha­llaz­go in­di­ca que el ori­gen de las cria­tu­ras que do­mi­na­ron la Tie­rra du­ran­te unos 135 mi­llo­nes de años pu­do ha­ber su­ce­di­do don­de ac­tual­men­te que­da RS –y an­tes de lo que se ima­gi­na­ba–.

“Los fó­si­les re­fuer­zan la teo­ría de que el pri­mer di­no­sau­rio na­ció an­tes de ha­ce 230 mi­llo­nes de años, pro­ba­ble­men­te en el an­ti­guo su­per­con­ti­nen­te de Gond­wa­na, el te­rreno ubi­ca­do en la fron­te­ra en­tre Río Gran­de do Sul y Ar­gen­ti­na”, di­ce el pa­leon­tó­lo­go, in­ves­ti­ga­dor y do­cen­te de la

Ul­bra (Uni­ver­si­dad Lu­te­ra­na de Bra­sil) Ser­gio Ca­brei­ra.

Él di­ri­gió los tra­ba­jos de pre­pa­ra­ción y es­tu­dio de los fó­si­les jun­to a los pa­leon­tó­lo­gos Max Lan­ger, de la USP (Uni­ver­si­dad de São Pau­lo), y Ale­xan­der Kell­ner, de la UFRJ (Uni­ver­si­dad Fe­de­ral de Río de Ja­nei­ro). En to­tal, la obra con­tó con la par­ti­ci­pa­ción de in­ves­ti­ga­do­res de nue­ve uni­ver­si­da­des. Un ar­tícu­lo que des­cri­be el des­cu­bri­mien­to de los fó­si­les fue pu­bli­ca­do en la re­vis­ta cien­tí­fi­ca es­ta­dou­ni­den­se Cu­rrent Bio­logy, una de las más pres­ti­gio­sas en el mun­do en el área de la bio­lo­gía evo­lu­ti­va.

A di­fe­ren­cia de los di­no­sau­rios gi­gan­tes del pe­río­do Ju­rá­si­co, in­mor­ta­li­za­dos en el clá­si­co de Holly­wood Par­que Ju­rá­si­co, los ha­llaz­gos son pe­que­ñas cria­tu­ras. El pri­me­ro te­nía unos 15 cm de al­tu­ra –el ta­ma­ño de un pe­que­ño pá­ja­ro–. El Ixa­ler­pe­ton po­le­si­nen­sis, co­mo fue bau­ti­za­do por sus des­cu­bri­do­res, es un an­ces­tro di­rec­to de los di­no­sau­rios y se ali­men­ta­ba de in­sec­tos. Su es­truc­tu­ra ósea in­di­ca que fue ex­tre­ma­da­men­te rá­pi­do y co­rría a los sal­tos. Se en­con­tra­ron par­tes del crá­neo, la

ca­si to­ta­li­dad de la co­lum­na Ser­gio Ca­brei­ra, pa­leon­tó­lo­go ver­te­bral y la co­la.

El otro era de unos 50 cm de al­tu­ra –lo mis­mo que un pe­rro de ta­ma­ño me­diano–. Lla­ma­do Bu­rio­les­tes schul­tzi, es el pri­mer sau­ro­po­do­mor­fo car­ní­vo­ro en­con­tra­do has­ta la fe­cha en el mun­do. Sus des­cen­dien­tes se con­ver­ti­rían en los di­no­sau­rios gi­gan­tes, her­bí­vo­ros y cue­llo lar­go –co­mo el bra­quio­sau­ro– con­si­de­ra­dos hoy co­mo los ani­ma­les más gran­des que ja­más ha­yan ca­mi­na­do so­bre la Tie­rra. La pre­fe­ren­cia por la car­ne se evi­den­ció por los dien­tes del ani­mal, que son agu­dos, muy cur­va­dos ha­cia atrás y con los bor­des se­rra­dos co­mo cu­chi­llos –ideal

pa­ra el cor­te de la car­ne–.

Se­gún Ca­brei­ra, los Bu­rio­les­tes se en­cuen­tran en­tre los pri­me­ros di­no­sau­rios más com­ple­tos que se han en­con­tra­do en el mun­do. “Los hue­sos, es­pe­cial­men­te el crá­neo, y los dien­tes se en­cuen­tran en un ni­vel muy al­to de con­ser­va­ción. Pa­re­ce que el tiem­po no ha ac­tua­do so­bre ellos”, di­ce.

El en­torno del Si­tio Bu­riol, don­de se re­co­gie­ron los fó­si­les, du­ran­te el pe­río­do Triá­si­co han fa­vo­re­ci­do la con­ser­va­ción. “In­clu­so el ti­po de ro­ca fa­vo­re­ció. Los es­pe­cí­me­nes en­con­tra­dos pro­ba­ble­men­te su­frie­ron un en­tie­rro rá­pi­do. Por lo tan­to, no es­ta­ban a mer­ced de los des­com­po­ne­do­res “, di­ce el pro­fe­sor.

Jun­to a los fó­si­les fue­ron en­con­tra­dos res­tos de otros ani­ma­les de la mis­ma es­pe­cie, lo que in­di­ca que los Bu­rio­les­tes e Ixa­ler­pe­ton an­da­ban en gru­pos y te­nían cui­da­do pa­ren­tal de sus crías, si­mi­lar al de las aves.

Ade­más, el ha­llaz­go su­gie­re que las dos es­pe­cies co­exis­tían, cam­bian­do de es­te mo­do el pro­pio pa­trón evo­lu­ti­vo de los di­no­sau­rios. “De­mues­tra que hu­bo una coevo­lu­ción, o sea, an­ces­tro y de­ri­va­do co­exis­tie­ron. Es­to mues­tra que la evo­lu­ción de los di­no­sau­rios pue­de no ha­ber si­do li­neal”, acla­ra Ca­brei­ra.

“Es muy ra­ro en­con­trar fó­si­les tan com­ple­tos y con un al­to ni­vel de con­ser­va­ción. Es­te es un gran avan­ce pa­ra el mun­do”

Crá­neo en­con­tra­do en RS que es­tá en bue­nas con­di­cio­nes.

La ex­trac­ción de fó­si­les to­mó unos seis me­ses.

En to­tal, to­do el pro­ce­so lle­vó cin­co años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.