An­te­ce­den­te

Publimetro Ciudad de Mexico - - ENTRETENER - GA­BRIE­LA ACOS­TA SIL­VA @ga­cos­ta13

Des­pués de im­po­ner­se en las lis­tas de éxi­tos de to­do el mun­do con el dis­co Unort­ho­dox Ju­ke­box, Bruno Mars re­gre­sa con su nue­va pro­duc­ción 24K Ma­gic que pro­mo­cio­na­rá el año pró­xi­mo en gi­ra por Eu­ro­pa y Nor­tea­mé­ri­ca. Cua­tro años tu­vie­ron que pa­sar pa­ra te­ner un nue­vo ma­te­rial y, en en­tre­vis­ta con Pu­bli­me­tro char­ló so­bre el mo­men­to que vi­ve en la mú­si­ca.

La es­tre­lla re­co­rre­rá el mun­do con su más re­cien­te tra­ba­jo dis­co­grá­fi­co y del que ya se co­no­cen te­mas co­mo Ver­sa­ce on the floor, lan­za­do a ini­cios de no­viem­bre, y el pri­mer sen­ci­llo li­be­ra­do en oc­tu­bre, que po­ne nom­bre al ál­bum.

Pre­vio al estreno mun­dial de es­te dis­co, el mú­si­co re­ve­ló el ca­len­da­rio de su 24K Ma­gic World Tour, que co­men­za­rá el 28 de mar­zo de 2017 en Bél­gi­ca, ex­ten­dién­do­se has­ta no­viem­bre del mis­mo año, con un cie­rre en Los Án­ge­les.

¿Eres el rey Mi­das, por eso de que to­do lo que to­cas se con­vier­te en oro?

— He te­ni­do un ca­mino lar­go, con mu­chos sa­cri­fi­cios y es­toy go­zan­do de ca­da mo­men­to en mi ca­rre­ra. Na­da ha lle­ga­do de ma­ne­ra gra­tui­ta, he pa­sa­do por ma­los mo­men­tos. Es­toy agra­de­ci­do con la vi­da por es­te mo­men­to de éxi­to, pe­ro eso só­lo se­gui­rá si man­ten­go el ca­mino, de una ma­ne­ra dis­ci­pli­na­da y or­de­na­da. Re­cuer­da que no to­do lo que bri­lla es oro (ri­sas), en reali­dad ca­da quien ha­ce sus pro­pios res­plan­do­res.

¿Có­mo sue­na Bruno Mars en 24K Ma­gic?

— Tu­ve mu­chas ideas en la ca­be­za du­ran­te el pro­ce­so del dis­co, ba­jar­las a can­cio­nes no fue na­da fá­cil. Man­ten­go una in­fluen­cia de los no­ven­ta, el hip-hop im­pe­ra en to­do el ál­bum; tam­bién cuen­ta con una can­ción que es­cri­bí con Baby­fa­ce, pe­ro de­fi­ni­ti­va­men­te es un dis­co muy bai­la­ble. El 4 de oc­tu­bre de 2010 lan­zó su pri­mer ál­bum de es­tu­dio Doo-Wops & Hoo­li­gans que es­ca­ló con Just the way you are y Gre­na­de las pri­me­ras po­si­cio­nes de las 100 can­cio­nes más es­cu­cha­das de Bill­board. Con su se­gun­do ál­bum, Unort­ho­dox Ju­ke­box, tam­bién lo­gró co­lo­car va­rios te­mas en las pri­me­ras po­si­cio­nes de las lis­tas de éxi­tos. De am­bas pro­duc­cio­nes se han ven­di­do más de 100 mi­llo­nes de co­pias.

¿Cuál es tu ma­yor vir­tud en es­ta ca­rre­ra?

— Re­sis­tir y nun­ca de­jar de lu­char. Siempre es­toy to­man­do ries­gos pa­ra mos­trar una evo­lu­ción, só­lo quie­ro es­cri­bir las me­jo­res can­cio­nes. Des­de muy jo­ven he ido a con­tra­co­rrien­te, a pe­sar de los obs­tácu­los he si­do un poco ter­co. Aho­ra ten­go la opor­tu­ni­dad de ha­cer lo que quie­ro y eso hay que apro­ve­char­lo. Es­toy tra­ba­jan­do en la nue­va gi­ra, me gus­ta sor­pren­der con la cues­tión vi­sual y las co­reo­gra­fías, soy un mú­si­co que bus­ca la per­fec­ción so­bre el es­ce­na­rio y

de­jar sa­tis­fe­cha a la gen­te que in­vier­te en un boleto.

Has can­ta­do con va­rios ar­tis­tas, ¿quién te ha sor­pren­di­do?

— To­dos han si­do una gran es­cue­la des­de Be­yon­cé a Cold­play, pe­ro quien me de­jó sor­pren­di­do fue Ade­le, ella ma­ne­ja al­go es­pe­cial, es co­mo de la vie­ja es­cue­la. Gus­ta de ha­cer el pro­ce­so de la ma­ne­ra más clá­si­ca, por lo que dis­fru­té co­la­bo­rar con ella, así sen­ta­dos en un enor­me si­llón fren­te a un piano, a ve­ces lo más sen­ci­llo es lo que más de­ja.

¿Vi­ves una vi­da lo­ca?

— Soy fe­liz, por­que ten­go a la gen­te que quie­ro y ha­go lo que me gus­ta. No ha­go na­da que pue­da da­ñar lo que he con­se­gui­do, mu­cho tra­ba­jo me cos­tó que la gen­te se in­tere­sa­ra en mi mú­si­ca, así que no pue­do co­me­ter erro­res que pon­gan en ries­go mi pro­fe­sión. Qui­zá lo más lo­co que pue­do ser, es vol­ver­me un fan cuan­do veo a al­guien que ad­mi­ro.

Te cuen­to una anéc­do­ta con Prin­ce. Su­ce­dió en una ce­re­mo­nia en la que me to­có es­tar ca­si fren­te a él, yo lo mi­ra­ba y ad­mi­ra­ba a ca­da se­gun­do, de re­pen­te el vol­teó ha­cia mí y ele­vó su pul­gar ha­cia arri­ba. Yo me que­dé en shock, pen­san­do que esa se­ña era pa­ra al­guien que es­ta­ba atrás de mí, por eso nun­ca mi­ré ha­cia el otro la­do. Así que me que­dé con la idea de que ese mo­men­to fue só­lo mío.

“Siempre es­toy to­man­do ries­gos pa­ra mos­trar una evo­lu­ción, só­lo quie­ro es­cri­bir las me­jo­res can­cio­nes”.

Bruno Mars, can­tan­te.

¿Qué mú­si­cos vol­ve­rías a traer a es­ta vi­da?

— Sin du­da a El­vis Pres­ley, Jac­kie Wil­son, Ja­mes Brown y Mi­chael Jack­son.

¿Año­ras el pa­sa­do?

— No, real­men­te lo que cam­bia­ría se­ría có­mo dis­fru­tar un con­cier­to. An­tes era lle­gar y es­cu­char a las ban­das, só­lo la vis­ta y los oí­dos eran tes­ti­gos de esos mo­men­tos. Hoy en día ha­ría to­do por que la gen­te de­ja­ra sus ce­lu­la­res y cá­ma­ras de gra­ba­ción en ca­sa an­tes de sa­lir a dis­fru­tar de un es­pec­tácu­lo. Aho­ra to­do el mun­do trae sus te­lé­fo­nos y quie­re re­gis­trar to­do. Me gus­ta­ría que la gen­te vi­nie­ra a los shows y los dis­fru­ta­ra co­mo en los vie­jos tiem­pos. Me mo­les­ta que ten­ga que ver por You­Tu­be los mo­men­tos más im­por­tan­tes, cuan­do es­tu­vie­ron ahí y no lo apro­ve­cha­ron. Al fi­nal de cuen­tas, sal­go al es­ce­na­rio pa­ra que el pú­bli­co vea lo que más dis­fru­to ha­cer en la vi­da.

¿Eres un mú­si­co de 24 ki­la­tes?

— Si fue­ra por el nú­me­ro de can­cio­nes que ten­go guar­da­das, qui­zás sí.

|GETTY IMAGES

El mú­si­co es­tá lis­to pa­ra con­ta­giar su rit­mo a to­do el mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.