Kris­ten Ste­wart HA­BLA SO­BRE WOODY ALLEN

La ac­triz ha­bla de có­mo es tra­ba­jar con la le­yen­da de Ca­fé So­ciety, Woody Allen, y su amor apa­sio­na­do por The Lobs­ter

Publimetro Ciudad de Mexico - - ENTRETENER - Me­tro World News

MATT PRIGGE Kris­ten Ste­wart tie­ne dos pe­lí­cu­las es­tre­nán­do­se pró­xi­ma­men­te. Una de ellas es Equal, una pe­lí­cu­la in­de­pen­dien­te de cien­cia fic­ción; la otra es Ca­fé So­ciety, la nue­va de Woody Allen. Ella pien­sa que es ra­ro. “Só­lo pien­so que yo ten­dría que real­men­te, real­men­te, gus­tar­te pa­ra que veas dos pe­lí­cu­las en un fin de se­ma­na”, bro­mea.

Es­ta­mos ha­blan­do de Ca­fé So­ciety, en el que la ac­triz de 26 años in­ter­pre­ta a una mu­jer jo­ven en Holly­wood de 1930 que se enamo­ra de un jo­ven (Jes­se Ei­sen­berg), a pe­sar de que ella es­tá dur­mien­do con el tío (Ste­ve Ca­rell), un mag­na­te del ci­ne. Ella eli­ge al tío y los dos ca­mi­nos se se­pa­ran, só­lo pa­ra vol­ver a co­nec­tar­se mu­cho más tar­de, cuan­do sus vi­das han cam­bia­do dra­má­ti­ca­men­te.

Una pre­gun­ta al azar pa­ra em­pe­zar: ¿cuál es tu ani­mal es­pi­ri­tual? Y lo sien­to por po­ner­te en apu­ros pa­ra en­con­trar una res­pues­ta di­ver­ti­da.

– Sí. Real­men­te sue­lo so­bre­pen­sar de­ma­sia­do es­tas co­sas. ¿Qué sig­ni­fi­ca es­to en reali­dad?, ¿tú tie­nes uno?

De­ci­dí que el mío era una mor­sa, por nin­gu­na razón. ¿Has vis­to The Lobs­ter?

The – Sí. Po­de­mos ha­blar de Lobs­ter, si lo deseas. Me en­can­ta esa pe­lí­cu­la tan­to. Me voy a jun­tar con el di­rec­tor [Yor­gos Lant­hi­mos]. Lo que pen­sé era muy lo­co –y no sé có­mo lo po­dría en­ca­jar co­mo una ac­triz– ca­da lí­nea en esa pe­lí­cu­la era una me­tá­fo­ra. Na­die es­tá sin­tien­do de verdad. Se crea un am­bien­te que es una reali­dad tan sus­pen­di­da. Nun­ca he vis­to a na­die ha­cer eso. Y en­ton­ces me pre­gun­to qué les ha­brá pa­re­ci­do a los ac­to­res, por­que real­men­te es­tás cons­tru­yen­do al­go. En reali­dad nun­ca he tra­ba­ja­do así.

Woody Allen tie­ne su pro­pio es­ti­lo, tam­bién, pe­ro no es tan ex­tre­mo co­mo

¿Eras una de esas per­so­nas que vio to­das sus pe­lí­cu­las?

– No he vis­to to­das sus pe­lí­cu­las, ni si­quie­ra en lo más mí­ni­mo. Las que más me gus­tan de verdad es, ob­via­men­te, An­nie Hall. Mi fa­vo­ri­ta es Vicky Cris­ti­na Bar­ce­lo­na. Me en­can­ta esa pe­lí­cu­la tan­to que es una lo­cu­ra.

Pue­den ser muy os­cu­ras y ho­nes­tas, pe­ro de una ma­ne­ra que no se sien­te de­pri­men­te. Es igual a That’s Li­fe!

– Creo que él tie­ne un en­fo­que ca­sual a sus an­sie­da­des. Las per­so­nas que es­tán tan abru­ma­das y lo­cas so­bre las an­sie­da­des en reali­dad no es­tán tan lle­nas de an­sie­dad. Los que son co­mo, “he es­ta­do tra­tan­do con es­to des­de que na­cí. Siempre he es­ta­do pen­san­do en es­tos pro­fun­dos pen­sa­mien­tos exis­ten­cia­les, que no pue­do so­bre­pa­sar”. Eso es in­tere­san­te pa­ra mí. Sin es­tar muy tris­te o sen­tir mu­cho do­lor, nun­ca vas a ser fe­liz. Por el con­tra­rio, si nun­ca es­tás fe­liz nun­ca vas a sen­tir un mon­tón de do­lor.

Los per­so­na­jes aquí real­men­te suben y ba­jan así. Su­fren de una gran an­gus­tia, lue­go si­guen su ca­mino pe­ro si­guen pen­san­do con mu­cho ca­ri­ño en el pa­sa­do.

– Lo que me gus­ta de es­ta pe­lí­cu­la es que es tan op­ti­mis­ta. La gen­te pien­sa que es tris­te, pe­ro [su per­so­na­je] no es­tá tris­te y [el per­so­na­je de Jes­se Ei­sen­berg] no es­tá tris­te. Tie­nes a dos per­so­na­jes que mi­ran ha­cia atrás y pien­san: “no ne­ce­si­to ser el due­ño o afe­rrar­me a ello pa­ra va­lo­rar­lo”. Ca­da per­so­na me pre­gun­ta, “¿hi­zo la de­ci­sión equi­vo­ca­da?” Y yo di­go, [se en­co­ge de hom­bros] “no lo sé.” No se tra­ta de eso. mu­cho sen­ti­do y com­par­to lo que es­tás di­cien­do. [Ri­sas]

Es­toy pen­san­do en al­go bri­llan­te sin ar­ti­cu­lar­lo bien.

– Eso siempre va a es­tar pa­san­do aquí [se se­ña­la a ella mis­ma], tam­bién.

Pe­ro es te­rri­ble por­que voy a trans­cri­bir es­ta en­tre­vis­ta y lue­go re­for­mu­lar mis pre­gun­tas pa­ra que sue­nen más in­te­li­gen­tes.

– Eso es en reali­dad un buen pun­to. No es jus­to.

Los pe­rio­dis­tas son unos pe­sa­dos.

– Sí, los odio a to­dos. – No me to­mó mu­cho tiem­po pa­ra acos­tum­brar­me a su na­tu­ra­le­za. La ma­yo­ría de los di­rec­to­res siempre es­tán pro­te­gien­do a sus pe­que­ños ac­to­res pre­cio­sos y sus egos. Los quie­ren lle­nar con con­fian­za, por­que un ac­tor con más con­fian­za es me­jor. Él, de cier­ta for­ma, ha­ce lo con­tra­rio. Ca­da ac­tor ve­nía a mí y me de­cía: “creo que me odia”. Yo les de­cía: “con­fía en mí, pen­sé que me odia­ba, tam­bién. Tal vez to­da­vía me odie”. Si al­gu­na vez tu­ve pre­gun­tas, su­pe que no ha­bía que pre­gun­tar­le, por­que él real­men­te quie­re que uno pien­se por uno mis­mo. Eso se sien­te bien. Hay un poco de con­fian­za que se pue­de to­mar de eso. Pe­ro tam­bién él ve­nía di­rec­to a mí y me de­cía: “te ves te­rri­ble”.

¿En se­rio?

– Oh sí. Por­que no le gus­ta­ba el ves­ti­do. “Te­ne­mos que cam­biar­lo”. Él sim­ple­men­te no tie­ne...

¿Tac­to so­cial?

– O sea, nin­gu­na. Yo de­cía, “¿Es­toy com­ple­ta­men­te echan­do es­to a perder?” Y Jes­se de­cía, “es só­lo su for­ma de ser”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.