Com­pa­ra­ción grá­fi­ca Call of Duty: In­fi­ni­te War­fa­re

Publimetro Ciudad de Mexico - - PLUS / BUEN FIN - Http://bit.ly/CoDIW-com­pa­ra­cion

Com­pa­ra­mos vi­sual­men­te la más re­cien­te en­tre­ga de Ac­ti­vi­sion en Xbox One, Pla­yS­ta­tion 4 y PC.

¿Qué te im­pul­só a co­men­zar una in­ves­ti­ga­ción al­re­de­dor de vi­deo­jue­gos?

— Des­de pe­que­ño em­pe­cé a ju­gar y pa­ra mí siempre ha si­do una ac­ti­vi­dad so­cial, ya sea con ami­gos o con mis her­ma­nos. A tra­vés de és­tos he co­no­ci­do gen­te con la que jue­go cons­tan­te­men­te. Es­te pro­ce­so de for­ma­ción de co­mu­ni­da­des de jue­go y de sis­te­mas cul­tu­ra­les al­re­de­dor de és­tos, es lo que me in­tere­sa in­ves­ti­gar.

Mu­chos pue­den rea­li­zar una in­ves­ti­ga­ción so­bre vi­deo­jue­gos, pe­ro ¿qué ha­ce que tu in­ves­ti­ga­ción sea di­fe­ren­te al res­to?

— Creo que una de las co­sas di­fe­ren­tes que pue­do apor­tar al co­no­ci­mien­to del te­ma es que la in­ves­ti­ga­ción que reali­zo es des­de la pers­pec­ti­va de vi­deo­ju­ga­dor. Hay as­pec­tos de los vi­deo­jue­gos que son di­fí­ci­les de ob­ser­var des­de fue­ra, se ne­ce­si­ta ju­gar y for­mar par­te de la co­mu­ni­dad pa­ra po­der co­no­cer las in­ter­ac­cio­nes so­cia­les que su­ce­den den­tro de los jue­gos, la for­ma en la que la gen­te jue­ga, los trolls, en­tre mu­chas otras co­sas. La di­fe­ren­cia es que pue­do apor­tar ideas di­fe­ren­tes a una in­ves­ti­ga­ción que se rea­li­za des­de fue­ra o por per­so­nas que no ne­ce­sa­ria­men­te han ju­ga­do los tí­tu­los que es­tán in­ves­ti­gan­do. Es­to tam­bién re­pre­sen­ta un re­to co­mo in­ves­ti­ga­dor, ya que tie­ne que exis­tir mu­cha con­cien­cia y mu­cha au­to­crí­ti­ca a la ho­ra de ex­pli­car y de es­cri­bir so­bre el te­ma.

¿Exis­ten an­te­ce­den­tes re­la­cio­na­das a es­te ti­po de in­ves­ti­ga­cio­nes?

— Exis­ten va­rias in­ves­ti­ga­cio­nes en jue­gos co­mo World of War­craft, EVE On­li­ne, Lea­gue of Le­gends has­ta tí­tu­los más vie­jos co­mo Star Wars: Knights of the Old Republic. Al­gu­nas tra­tan so­bre los as­pec­tos de for­ma­ción de co­mu­ni­da­des de jue­go, có­mo se for­man las co­mu­ni­da­des y las mo­ti­va­cio­nes que tie­ne la gen­te pa­ra ju­gar. Tam­bién hay in­ves­ti­ga­cio­nes acer­ca de los ju­ga­do­res pro­fe­sio­na­les y el fe­nó­meno de los eSports.

¿Pue­des ha­blar­nos so­bre tu te­ma de in­ves­ti­ga­ción? ¿Por qué lo ele­gis­te?

— Mi te­ma de in­ves­ti­ga­ción son los MMOGs (Jue­gos Ma­si­vos Mul­ti­ju­ga­dor en Lí­nea) y có­mo se crean co­mu­ni­da­des de jue­go, las re­la­cio­nes y có­mo usa­mos es­tos jue­gos pa­ra re­for­zar amis­ta­des, la­zos fa­mi­lia­res o pa­ra co­no­cer gen­te nue­va. Qué pa­pel tie­ne la con­fian­za que te­ne­mos en los otros ju­ga­do­res y qué es lo que nos mo­ti­va a ju­gar y có­mo se con­jun­ta to­do es­to, en es­pe­cial en los MMOGs don­de el tra­ba­jo en equi­po es una par­te fun­da­men­tal.

Em­pe­cé a ju­gar MMOGs en el 2004 cuan­do sa­lió World of War­craft y creo que ésa fue una ex­pe­rien­cia de jue­go que me mar­có. La pri­me­ra vez que fui a una raid de 40 per­so­nas a tra­vés de Mol­ten Co­re, el tra­ba­jo en equi­po la coor­di­na­ción del guild, la ela­bo­ra­ción de es­tra­te­gias. Des­de ahí me in­tere­só mu­cho co­no­cer las ra­zo­nes por las que la gen­te jue­ga, có­mo in­ter­ac­túa y se co­mu­ni­ca mien­tras jue­ga. Y có­mo es­te pro­ce­so for­ma co­mu­ni­da­des de jue­go y sis­te­mas cul­tu­ra­les den­tro de los MMOGs.

¿Cuál es el pro­ce­so que rea­li­zas en tu in­ves­ti­ga­ción?

— La pri­me­ra par­te es rea­li­zar un pro­to­co­lo de in­ves­ti­ga­ción, que con­sis­te en de­fi­nir qué se va a es­tu­diar, qué se quie­re es­tu­diar y có­mo se rea­li­za­rá el es­tu­dio. Des­pués, un pro­ce­so de in­ves­ti­ga­ción bi­blio­grá­fi­ca pa­ra co­no­cer el es­ta­do del ar­te en el cam­po, fun­da­men­tar teó­ri­ca­men­te la in­ves­ti­ga­ción y las ca­te­go­rías de aná­li­sis. El si­guien­te pa­so es la apli­ca­ción de, en mi ca­so, el ins­tru­men­to; que es un cues­tio­na­rio en lí­nea. La úl­ti­ma par­te es el aná­li­sis y la in­ter­pre­ta­ción de los re­sul­ta­dos.

¿Cuál es el pri­mer re­to que tu­vis­te al pre­sen­tar un te­ma re­la­cio­na­do a es­to?

— Al­gu­nas per­so­nas lo to­man co­mo un chis­te, una pér­di­da de tiem­po o co­mo al­go “da­ñino” y no ven a los vi­deo­jue­gos co­mo una in­dus­tria cul­tu­ral im­por­tan­te. A ve­ces, es por­que no es­tán en­te­ra­dos del ta­ma­ño de la co­mu­ni­dad de vi­deo­ju­ga­do­res a ni­vel mun­dial, las ga­nan­cias que ge­ne­ra es­ta in­dus­tria o por ejem­plo tam­po­co sa­ben de las li­gas de eSports.

Otras tan­tas, es por­que se ha vuel­to un lu­gar co­mún echar­le la cul­pa a los vi­deo­jue­gos de to­do. Pe­ro ex­pli­car su im­por­tan­cia co­mo pro­duc­to cul­tu­ral es par­te de nues­tro tra­ba­jo co­mo in­ves­ti­ga­do­res en el te­ma, pa­ra ge­ne­rar con­cien­cia y po­der co­men­zar a ha­cer más gran­de la co­mu­ni­dad de in­ves­ti­ga­do­res que tra­ba­ja­mos en el te­ma.

Ve el vi­deo en:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.