Ciu­da­da­nía di­gi­tal res­pon­sa­ble

En la era di­gi­tal en la que vi­vi­mos es fá­cil co­mu­ni­car­se con los de­más a to­das ho­ras a tra­vés de men­sa­jes de tex­to y re­des so­cia­les. Es­cri­bi­mos tan rá­pi­do y con tan­ta fre­cuen­cia que no po­de­mos es­pe­rar a to­car el bo­tón ‘en­viar’ sin pen­sar­lo dos ve­ces

Publimetro Ciudad de Mexico - - LA PÁGINA DE GOOGLE -

Sin em­bar­go, es im­por­tan­te re­cor­dar que de­trás de ca­da nom­bre de usua­rio o ava­tar exis­te una per­so­na con sen­ti­mien­tos tan reales co­mo los nues­tros.

Des­de chi­cos apren­de­mos pau­tas en ca­sa y en la es­cue­la para co­mu­ni­car­nos de ma­ne­ra res­pon­sa­ble con las per­so­nas que nos ro­dean. Aun­que la tec­no­lo­gía con­ti­núa pro­por­cio­nan­do nue­vos mé­to­dos de co­mu­ni­ca­ción, las re­glas si­guen sien­do las mis­mas: pen­sar dos ve­ces lo que va­mos a de­cir y sa­ber có­mo po­ner lí­mi­tes cuan­do al­go nos pa­re­ce inapro­pia­do.

Res­pon­sa­bi­li­dad di­gi­tal quie­re de­cir res­pe­tar a la per­so­na al otro la­do de la pan­ta­lla. A ve­ces es di­fí­cil ima­gi­nar có­mo pue­den afec­tar nues­tras pa­la­bras a al­guien que no te­ne­mos de­lan­te, por eso es me­jor no en­viar por men­sa­je de tex­to, co­rreo elec­tró­ni­co o re­des so­cia­les al­go que no te ani­ma­rías a de­cir ca­ra a ca­ra. Si te sien­tes in­cli­na­do a res­pon­der rá­pi­da­men­te a un men­sa­je, re­con­si­de­ra an­tes de to­car el bo­tón ‘en­viar’. Si tie­nes hi­jos, va­le la pe­na con­ver­sar con ellos acer­ca de có­mo pue­de afec­tar a los de­más lo que de­ci­mos de ellos en In­ter­net, y crear re­glas fa­mi­lia­res so­bre qué ti­po de co­mu­ni­ca­ción es apro­pia­da.

Cuan­do res­pe­ta­mos a los de­más, tam­bién po­de­mos exi­gir que los de­más nos res­pe­ten. Si par­ti­ci­pas en una pla­ta­for­ma o red so­cial, a ve­ces pue­des re­ci­bir co­men­ta­rios mo­les­tos de otros usua­rios que es me­jor ig­no­rar. La ma­yo­ría de pla­ta­for­mas so­cia­les ofre­cen op­cio­nes para blo­quear usua­rios, mo­de­rar co­men­ta­rios y re­por­tar con­te­ni­do inapro­pia­do. Es im­por­tan­te ex­pli­car a los miem­bros de tu fa­mi­lia que en lu­gar de res­pon­der o imi­tar con­duc­tas inapro­pia­das, de­ben re­por­tar los co­men­ta­rios ofen­si­vos o blo­quear a los usua­rios in­vo­lu­cra­dos.

Por úl­ti­mo, ha­bla con tus hi­jos acer­ca de los si­tios web que vi­si­tan y es­ta­ble­ce un acuer­do so­bre lo que es apro­pia­do para ca­da miem­bro de la fa­mi­lia, de­pen­dien­do de su edad y su ma­du­rez. Por ejem­plo, es im­por­tan­te en­se­ñar a los chi­cos a no ha­blar con ex­tra­ños, y re­vi­sar las po­lí­ti­cas de uso de los si­tios web an­tes de per­mi­tir que los chi­cos abran una cuen­ta.

La tec­no­lo­gía sir­ve para acer­car­nos a las co­sas que nos apa­sio­nan y a las per­so­nas que más que­re­mos. Ase­gú­ra­te de man­te­ner un diá­lo­go con­ti­nuo con tu fa­mi­lia y otros adul­tos para sa­car­le el má­xi­mo pro­ve­cho a es­te gran re­cur­so y te­ner la ex­pe­rien­cia en lí­nea que deseas.

TEX­TO: GABRIELA HA­DID, ES­PE­CIA­LIS­TA EN TE­MAS DE SE­GU­RI­DAD EN GOO­GLE / GRÁ­FI­CO: GOO­GLE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.