UNA DE­POR­TA­CIÓN MA­SI­VA DE ME­XI­CA­NOS DES­DE ES­TA­DOS UNI­DOS, ¿BE­NE­FI­CIA­RÍA O PER­JU­DI­CA­RÍA A MÉ­XI­CO?

Publimetro Ciudad de Mexico - - NOTICIAS -

Los efec­tos de la vic­to­ria del re­pu­bli­cano Do­nald Trump es­tán gol­pean­do al glo­bo en­te­ro pues su dis­cur­so en con­tra de los mi­gran­tes, del li­bre co­mer­cio y de las alian­zas geo­po­lí­ti­cas que des­de la

Gue­rra Fría fue­ron con­si­de­ra­das es­tra­té­gi­cas pa­ra los Es­ta­dos Uni­dos. Ape­nas ha­ce unos días, el men­sa­je que en­via­ron los je­fes de Es­ta­do y de go­bierno que par­ti­ci­pa­ron en la úl­ti­ma Reunión del Fo­ro de Coo­pe­ra­ción Eco­nó­mi­ca Asia-Pa­cí­fi­co (APEC), en Pe­rú, en el que se ma­ni­fes­ta­ron ca­te­gó­ri­ca­men­te a fa­vor de la in­te­gra­ción y del li­bre co­mer­cio. Lo an­te­rior, po­dría tra­du­cir­se en un nue­vo acuer­do que li­de­re y be­ne­fi­cie, prin­ci­pal­men­te, a Chi­na, rem­pla­zan­do el Tra­ta­do de Aso­cia­ción Trans­pa­cí­fi­co (TPP).

Por su la­do, Shin­zo Abe, pri­mer mi­nis­tro de Ja­pón, se reunió ya con Trump en Es­ta­dos Uni­dos. Ade­más, Ja­pón y Chi­le reite­ra­ron su com­pro­mi­so por im­pul­sar que di­cho tra­ta­do in­ter­na­cio­nal en­tre en vi­gor. Re­sul­ta­do de la in­cer­ti­dum­bre en la an­te­sa­la del ini­cio de la ad­mi­nis­tra­ción Trump, la di­vi­sa más afec­ta­da si­gue sien­do el pe­so me­xi­cano fren­te al dó­lar, el cual se co­ti­za en 20.35 pe­sos. Asi­mis­mo, el Ban­co de Mé­xi­co anun­ció el in­cre­men­to de 25 pun­tos de las ta­sas de in­te­rés, a un ran­go de 0.25 a 0.50%.

Se­gún la Can­ci­lle­ría de Mé­xi­co, de los 12 mi­llo­nes de mi­gran­tes que vi­ven en Es­ta­dos Uni­dos, 5.7 son me­xi­ca­nos, es de­cir, un 47.5% son de ori­gen me­xi­cano. El arri­bo a Mé­xi­co de esa can­ti­dad de con­na­cio­na­les, que re­pre­sen­ta al­re­de­dor del 10% de la po­bla­ción to­tal de nues­tro país, ten­dría con­se­cuen­cias di­ver­sas evi­den­te­men­te eco­nó­mi­cas, pues en 2015 se re­ci­bie­ron re­me­sas por 25 mil mi­llo­nes de dó­la­res, que re­pre­sen­tan in­gre­sos pa­ra mi­les de fa­mi­lias me­xi­ca­nas. Ade­más, la de­por­ta­ción ma­si­va sig­ni­fi­ca­ría el in­cre­men­to de la po­bla­ción de­socu­pa­da en Mé­xi­co, cu­ya ci­fra ofi­cial ac­tual es 3.8%, si­tua­ción que po­dría agra­var­se con las im­por­tan­tes olea­das de mi­gran­tes afri­ca­nos y hai­tia­nos que per­ma­ne­cen en la fron­te­ra nor­te de nues­tro país que tras la vic­to­ria de Trump han de­ci­di­do no cru­zar ha­cia Es­ta­dos Uni­dos.

Es­tos da­tos, po­nen en ma­ni­fies­to dos co­sas: la pri­me­ra, tan­to Chi­na co­mo Ja­pón ya es­tán rea­li­zan­do ges­tio­nes pa­ra res­pon­der a la even­tual cri­sis del li­bre co­mer­cio en AsiaPa­cí­fi­co apos­tan­do sus re­cur­sos di­plo­má­ti­cos y co­mer­cia­les a las eco­no­mías abier­tas. La se­gun­da, el go­bierno me­xi­cano si­gue “im­pro­vi­san­do”. Si­guen las reunio­nes en el ex­te­rior, se anun­cian ac­cio­nes que ya exis­tían pe­ro que nun­ca han fun­cio­na­do en su eje­cu­ción, ha­cen anun­cios que no son más que reac­cio­nes a lo que su­ce­de en el ex­te­rior, es de­cir, si­gue sin ha­ber una ac­ti­tud proac­ti­va an­te el po­ten­cial pe­li­gro que sig­ni­fi­ca la ad­mi­nis­tra­ción Trump. Hoy más que nun­ca ne­ce­si­ta­mos un go­bierno que no ten­ga mie­do, que pro­yec­te se­gu­ri­dad, pla­nea­ción y fuer­za, no una ad­mi­nis­tra­ción que pa­re­ce sen­tir­se or­gu­llo­sa de ser la úni­ca que se reunió con el Pre­si­den­te elec­to cuan­do aún era can­di­da­to. Co­mo país te­ne­mos las he­rra­mien­tas pa­ra sa­lir de­lan­te de es­te pa­no­ra­ma que a mu­chos asus­ta, pe­ro en ma­nos in­ca­pa­ces se re­du­cen a na­da.

La si­tua­ción se per­ci­be tan ad­ver­sa que me re­cuer­da una ci­ta de La Di­vi­na Co­me­dia de Dan­te Alig­hie­ri: “Los lu­ga­res más os­cu­ros del in­fierno es­tán re­ser­va­dos pa­ra aque­llos que man­tie­nen su neu­tra­li­dad en tiem­pos de cri­sis mo­ral”. Es ne­ce­sa­rio ac­tuar y ser proac­ti­vos an­tes de caer en el in­fierno al que, re­to­man­do la fra­se del poe­ta flo­ren­tino, nos con­du­ce Pe­ña Nie­to.

La agen­da del pre­si­den­te elec­to Do­nald Trump con­tem­pla lle­var a ca­bo de­por­ta­cio­nes ma­si­vas de re­si­den­tes en si­tua­ción irre­gu­lar. Es ne­ce­sa­rio se­ña­lar que des­de 2002 y has­ta 2015, las di­fe­ren­tes ad­mi­nis­tra­cio­nes en el país ve­cino han de­por­ta­do sis­te­má­ti­ca­men­te a 2 mi­llo­nes 742 mil me­xi­ca­nos. El año en el que más pai­sa­nos se vie­ron obli­ga­dos a re­gre­sar a Mé­xi­co ba­jo el man­da­to de Ba­rack Obama fue 2013, sien­do de­por­ta­dos 315 mil. A lo an­te­rior, hay que su­mar a los me­xi­ca­nos que de­ci­die­ron re­gre­sar vo­lun­ta­ria­men­te al país. Las es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les re­gis­tran que en 2009 re­gre­sa­ron 601 mil 356.

A par­tir de es­ta ex­pe­rien­cia, la pre­sen­te ad­mi­nis­tra­ción fe­de­ral le ha otor­ga­do al te­ma de la mi­gra­ción en re­torno un lu­gar pre­pon­de­ran­te en la agen­da na­cio­nal. El Plan Na­cio­nal de De­sa­rro­llo 2013-2018 es­ta­ble­ce que la po­lí­ti­ca pú­bli­ca de­be aten­der los dis­tin­tos fac­to­res del fe­nó­meno mi­gra­to­rio ta­les co­mo la di­ver­si­fi­ca­ción al in­te­rior del flu­jo, los lu­ga­res de ori­gen y des­tino, los per­fi­les mi­gra­to­rios, las es­tra­te­gias de cru­ce e in­ter­na­ción, la re­pa­tria­ción, in­se­gu­ri­dad y los de­re­chos hu­ma­nos. Las ac­cio­nes con­cre­tas que ya se vie­nen rea­li­zan­do son de ca­rác­ter trans­ver­sal e in­ter­sec­to­ria­les, lo que im­pli­ca que di­ver­sas se­cre­ta­rias de Es­ta­do y ac­to­res de la so­cie­dad es­tán in­vo­lu­cra­dos pa­ra aten­der el re­torno de los me­xi­ca­nos.

Por ejem­plo, el pro­gra­ma So­mos me­xi­ca­nos se pu­so en mar­cha me­dian­te la Se­cre­ta­ría de Go­ber­na­ción y la de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, te­nien­do co­mo fi­na­li­dad, fa­ci­li­tar la pron­ta in­ser­ción eco­nó­mi­ca y so­cial de nues­tros pai­sa­nos.

El Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Mi­gra­ción cuen­ta también con el pro­gra­ma de re­pa­tria­ción, que ofre­ce a los con­na­cio­na­les re­pa­tria­dos de Es­ta­dos Uni­dos in­for­ma­ción, orien­ta­ción, ali­men­ta­ción, ca­na­li­za­ción a al­ber­gues, aten­ción mé­di­ca, lla­ma­das te­le­fó­ni­cas a fa­mi­lia­res, tras­la­dos, en­tre otros apo­yos.

Por su par­te, la Se­cre­ta­ría del Tra­ba­jo y Pre­vi­sión So­cial cuen­ta con el pro­gra­ma Re­pa­tria­dos Tra­ba­jan­do, que ofre­ce prin­ci­pal­men­te apo­yo eco­nó­mi­co pa­ra la bús­que­da de em­pleo y hos­pe­da­je en la zo­na fron­te­ri­za.

La Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción Pú­bli­ca ha agi­li­za­do también la in­ser­ción al sis­te­ma edu­ca­ti­vo de nu­me­ro­sos ni­ños y ado­les­cen­tes que bus­can con­ti­nuar con sus es­tu­dios. De­ri­va­do de lo an­te­rior, se pue­de afir­mar que exis­te una in­fra­es­truc­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal pa­ra aten­der a los me­xi­ca­nos en re­torno. No obs­tan­te lo an­te­rior, es im­por­tan­te apo­yar po­lí­ti­cas pú­bli­cas que per­mi­tan apro­ve­char al má­xi­mo el ta­len­to y las ap­ti­tu­des que mu­chos me­xi­ca­nos han ad­qui­ri­do fue­ra del país. Por ejem­plo, se ha do­cu­men­ta­do que el 10% de nues­tros pai­sa­nos re­gre­sa con un cer­ti­fi­ca­do que res­pal­da los ofi­cios que desem­pe­ña­ron fue­ra del país; su ni­vel de in­glés es in­ter­me­dio; 14% de ellos es­tán dis­pues­tos a in­ver­tir en pe­que­ños ne­go­cios y el 86% ha de­mos­tra­do re­gre­sar con una dis­po­si­ción a adap­tar­se a es­que­mas la­bo­ra­les de exi­gen­cia. La de­por­ta­cio­nes ma­si­vas pue­den ver­se en­ton­ces co­mo una opor­tu­ni­dad que be­ne­fi­cia­ría a Mé­xi­co.

Re­sul­ta ne­ce­sa­rio sub­ra­yar que si la pro­pues­ta del Sr. Trump se lle­va a ca­bo, el Es­ta­do me­xi­cano re­do­bla­rá es­fuer­zos pa­ra ase­gu­rar­se que los de­re­chos hu­ma­nos y los bie­nes de nues­tros pai­sa­nos ha­brán de res­guar­dar­se. An­te un ma­yor nú­me­ro de re­pa­tria­cio­nes, ha­bre­mos de exi­gir or­den y se­gu­ri­dad.

MA­RIA­NA GÓ­MEZ DEL CAM­PO MARCELA GUE­RRA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.