#CON­FI­DEN­CIAL

Publimetro Ciudad de Mexico - - NOTICIAS - @PUBLIMETROMX

Ro­ber­to Bor­ge, ex go­ber­na­dor de Quin­ta­na Roo, ca­da día es­tá más so­lo po­lí­ti­ca­men­te ha­blan­do pues des­de la di­ri­gen­cia na­cio­nal del PRI se pi­dió a los le­gis­la­do­res lo­ca­les no apo­yar ni ava­lar nin­gu­na es­tra­te­gia del ex man­da­ta­rio, ni si­quie­ra pen­san­do en el par­ti­do y mu­cho me­nos por amis­tad. Pero a los priis­tas en el es­ta­do no se los ne­ce­si­ta­ron de­cir dos ve­ces por­que ya con esa or­den pi­die­ron for­mal­men­te que se de­cre­ten aler­tas mi­gra­to­rias pa­ra que en lo que se de­ter­mi­na si la PGR pro­ce­de o no con­tra Bor­ge, és­te no pue­da sa­lir del país.

Luis Mi­ran­da, se­cre­ta­rio de De­sa­rro­llo So­cial, ofre­ció una dis­cul­pa por sus di­chos a una dipu­tada fe­de­ral que ni él cre­yó, in­clu­so con un tono iró­ni­co y acom­pa­ña­do de una fra­se que rom­pe to­da in­ten­ción: “si es que hi­ce mal o se me mal in­ter­pre­tó”. Su res­pues­ta abrup­ta y agre­si­va de “no es­tu­dié si­quia­tría pa­ra po­der­la en­ten­der” ha he­cho un eco en las le­gis­la­do­ras de opo­si­ción que con­si­de­ran que des­de la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca y des­de las ban­ca­das del PRI se le de­be­ría lla­mar la aten­ción por ser un fun­cio­na­rio de al­to ni­vel con un len­gua­je y una ac­ti­tud evi­den­te­men­te mi­só­gi­na, agre­si­va y gro­se­ra. Pero aho­ra se sa­be que Mi­ran­da es de “tra­to especial” y que sue­le re­fe­rir­se a sus co­la­bo­ra­do­res con gro­se­rías y hu­mi­lla­cio­nes.

To­más Ya­rring­ton

y la re­com­pen­sa de 15 mi­llo­nes de pe­sos que la Pro­cu­ra­du­ría General de la Re­pú­bli­ca emi­tió con­tra el ex go­ber­na­dor de Ta­mau­li­pas, son una “bur­la” pa­ra los me­xi­ca­nos, coin­ci­die­ron dipu­tados y se­na­do­res pa­nis­tas y pe­rre­dis­ta, quie­nes creen que por par­te del pro­pio go­bierno fe­de­ral y es­ta­tal hu­bo una pro­tec­ción de años a es­te po­lí­ti­co priis­ta y hoy pró­fu­go de la jus­ti­cia. Le­gis­la­do­res aseguran en sus char­las de ca­fé que la per­se­cu­ción pa­re­ce más una “lla­ma­ra­da de pe­ta­te” que una ver­da­de­ra in­ves­ti­ga­ción. En es­te ca­so, nos di­cen, ha pre­va­le­ci­do el ya co­no­ci­do cán­cer me­xi­cano: la im­pu­ni­dad.

Ra­fael To­var y de Te­re­sa,

se­cre­ta­rio de Cul­tu­ra, fue la “co­mi­di­lla” y per­so­na­je más cri­ti­ca­do en el Se­na­do don­de se dis­cu­tió la nue­va ley de es­ta, re­cién es­tre­na­da, de­pen­den­cia fe­de­ral. Re­sul­ta que To­var y de Te­re­sa sim­ple­men­te no se apa­re­ció en es­te fo­ro, lo que fue in­ter­pre­ta­do co­mo un de­sin­te­rés en un te­ma de vi­tal im­por­tan­cia pa­ra su área y aho­ra es­te marco nor­ma­ti­vo co­rre el ries­go de ser re­le­ga­do al más frío de los ar­chi­ve­ros del Con­gre­so. “No se qué pue­da ser real­men­te tan im­por­tan­te pa­ra no es­tar o in­tere­sar­se en es­ta dis­cu­sión”, di­jo el pe­rre­dis­ta Luis Hum­ber­to Fer­nán­dez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.