¿A QUÉ SE DE­BE ES­TA ES­PI­RAL DE SE­ÑA­LA­MIEN­TOS DE CO­RRUP­CIÓN SO­BRE VA­RIOS EX GO­BER­NA­DO­RES EN EL PAÍS?

Publimetro Ciudad de Mexico - - NOTICIAS - Lee las co­lum­nas com­ple­tas en:

La co­rrup­ción le cues­ta a nues­tro país al­re­de­dor del 9% del PIB na­cio­nal, se­gún da­tos de Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal, y ac­tual­men­te afec­ta se­ria­men­te la cre­di­bi­li­dad en las ins­ti­tu­cio­nes. La ac­tual ad­mi­nis­tra­ción se ha vis­to mar­ca­da por se­ña­la­mien­tos y ca­sos com­pro­ba­dos de co­rrup­ción que -co­mo nun­ca an­tes- han vin­cu­la­do al Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca y su rol y han eclip­sa­do los es­ca­sos lo­gros del go­bierno fe­de­ral en los úl­ti­mos cua­tro años. Pe­ro lo más alar­man­te es que la res­pues­ta des­de Los Pi­nos ha si­do inopor­tu­na, in­com­ple­ta y sin con­tun­den­cia que a los ojos de los ciu­da­da­nos re­pre­sen­ta to­le­ran­cia y com­pli­ci­dad. La in­dig­na­ción de los me­xi­ca­nos an­te la co­rrup­ción con­tras­ta con un go­bierno que “ni los ve ni los oye”.

El “ami­guis­mo” y “com­pa­draz­go” son vi­cios del ejer­ci­cio del po­der que de­ri­van en co­rrup­ción. Es la­men­ta­ble que es­tos se han vuel­to uso y cos­tum­bre en la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción, pe­ro la elec­ción del 5 de ju­nio fue un men­sa­je de la so­cie­dad me­xi­ca­na a los po­lí­ti­cos, un ¡Ya bas­ta!; Efec­ti­va­men­te en es­te año se evi­den­cia­ron ac­tos in­creí­bles de va­rios go­ber­na­do­res, los más gra­ves los de Ja­vier Duar­te y sus 600 em­pre­sas fan­tas­ma que de­ja­ron en la quie­bra a Ve­ra­cruz, el de Cé­sar Duar­te que ter­mi­nó tam­bién mi­llo­na­rio y el de Ro­ber­to Bor­ge ca­paz de ven­der 9,500 hec­tá­reas de re­ser­va de Quin­ta­na Roo. Nin­guno de ellos ha si­do de­te­ni­do ni se ha pre­sen­ta­do an­te la jus­ti­cia. Es­to no lo hi­cie­ron de la no­che a la ma­ña­na, ¿En dón­de es­tu­vie­ron Los Pi­nos en­tre­tan­to? ¿En dón­de es­tán aho­ra?

Hay una es­pe­ran­za, el elec­to­ra­do me­xi­cano no es co­mo an­tes. Es­te año sa­lió a vo­tar li­bre­men­te a pe­sar de las des­pen­sas, las ame­na­zas, la in­fluen­cia so­bre los me­dios y has­ta las pro­pues­tas po­pu­lis­tas. Gra­cias a las re­des so­cia­les, hoy los ciu­da­da­nos es­tán más aten­tos del queha­cer de los po­lí­ti­cos, lo cual be­ne­fi­cia la trans­pa­ren­cia y la ex­po­si­ción de ca­sos de co­rrup­ción, lo cual in­hi­be las con­duc­tas no­ci­vas. Po­de­mos afir­mar que a ma­yor trans­pa­ren­cia, me­nor co­rrup­ción. La de­nun­cia acom­pa­ña­da de la tec­no­lo­gía de­be per­mi­tir el es­tre­cha­mien­to de los víncu­los en­tre los po­lí­ti­cos y los ciu­da­da­nos for­ta­le­cien­do la trans­pa­ren­cia, pe­ro al mis­mo tiem­po, es una he­rra­mien­ta de pre­sión de los ciu­da­da­nos en un mar­co de li­ber­tad de ex­pre­sión; repito, la so­cie­dad me­xi­ca­na ha cam­bia­do.

Me pa­re­ce que es de su­ma im­por­tan­cia que des­de los par­ti­dos po­lí­ti­cos ten­ga­mos una ac­tua­ción proac­ti­va, ce­le­bro que en Ac­ción Na­cio­nal con­te­mos con la Co­mi­sión An­ti­co­rrup­ción pa­ra ser los pri­me­ros en se­ña­lar y pro­ce­sar in­ter­na­men­te a nues­tros fun­cio­na­rios pú­bli­cos cuan­do si­quie­ra se pre­su­ma que po­si­ble­men­te in­cu­rrie­ron en ac­tos que le­sio­nen a nues­tra patria.

La re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca y la ve­lo­ci­dad de las re­des so­cia­les han in­ci­di­do de ma­ne­ra irre­ver­si­ble en el ejer­ci­cio del po­der. Lo an­te­rior im­pli­ca ac­ce­so a la in­for­ma­ción y em­po­de­ra­mien­to del ciu­da­dano. Es­tos ele­men­tos apun­ta­lan la cons­truc­ción del Es­ta­do de de­re­cho y con­tri­bu­yen a mol­dear la con­duc­ta de quien ejer­ce la au­to­ri­dad pú­bli­ca pa­ra que sea ge­nuino man­da­ta­rio de los ciu­da­da­nos y un su­je­to ca­paz de ren­dir cuen­tas por sus ac­cio­nes y de­ci­sio­nes. Cuan­do los ciu­da­da­nos se per­ca­ta­ron re­cien­te­men­te que los ex go­ber­na­do­res de So­no­ra y Ve­ra­cruz es­ta­ban sien­do per­se­gui­dos por el po­der ju­di­cial por los de­li­tos de en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to, frau­de equi­pa­ra­do y abu­so del po­der, sur­gió una ola de de­nun­cias, fo­to­gra­fías, do­cu­men­tos y tes­ti­gos que con­tri­bu­ye­ron a las in­ves­ti­ga­cio­nes pre­li­mi­na­res que ya se es­ta­ban rea­li­zan­do. El men­sa­je que las au­to­ri­da­des han en­via­do en par­ti­cu­lar con la aprehen­sión y el au­to de su­je­ción a pro­ce­so en con­tra de Gui­ller­mo Pa­drés, ex go­ber­na­dor de So­no­ra, y la or­den de aprehen­sión en con­tra de Ja­vier Duar­te, ex go­ber­na­dor de Ve­ra­cruz, trans­mi­te la idea de que la cla­se po­lí­ti­ca no es in­to­ca­ble.

En el mis­mo sen­ti­do, en el seno de los par­ti­dos po­lí­ti­cos se ha im­pul­sa­do la crea­ción de co­mi­tés an­ti­co­rrup­ción que tie­nen por ob­je­to re­vi­sar pun­tual­men­te las tra­yec­to­rias y los perfiles de las mu­je­res y hom­bres que as­pi­ren a ser can­di­da­tos pa­ra que la ciu­da­da­nía ten­ga la op­ción de vo­tar por perfiles de pro­ba­da ho­nes­ti­dad. Tam­bién se les fa­cul­tó pa­ra dar se­gui­mien­to a los re­so­lu­ti­vos de ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do me­xi­cano cu­ya com­pe­ten­cia sea la ren­di­ción de cuen­tas pú­bli­cas.

La al­ter­nan­cia en el po­der en to­dos los ca­sos que se se­ña­lan úl­ti­ma­men­te es otro fac­tor que ha po­si­bi­li­ta­do la aper­tu­ra de in­ves­ti­ga­cio­nes en con­tra de ex go­ber­na­do­res y sus cóm­pli­ces en Chihuahua y Quin­ta­na Roo por pre­sun­tos ac­tos de co­rrup­ción. Los me­xi­ca­nos es­ta­mos an­te la pre­sen­cia de un mo­men­to his­tó­ri­co en el que to­dos de­be­mos par­ti­ci­par. La co­rrup­ción se ha con­ver­ti­do en el im­pues­to más cos­to­so pa­ra pro­mo­ver la in­ver­sión sos­te­ni­da y el cre­ci­mien­to en el país. La for­ma en la que se re­suel­van los jui­cios en con­tra de los ex go­ber­na­do­res pon­drá a prue­ba las ca­pa­ci­da­des de los ope­ra­do­res del nue­vo sis­te­ma de jus­ti­cia pe­nal, el cual es un eje fun­da­men­tal del Plan Na­cio­nal de De­sa­rro­llo 2013-2018. En el mis­mo sen­ti­do, las en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas tie­nen la ta­rea de crear u ho­mo­lo­gar sus le­yes an­ti­co­rrup­ción to­man­do co­mo mo­de­lo, la ley ge­ne­ral en la ma­te­ria a fin de im­ple­men­tar la fis­ca­li­za­ción y con­trol de re­cur­sos pú­bli­cos; ge­ne­rar po­lí­ti­cas pú­bli­cas en ma­te­ria de pre­ven­ción, de­tec­ción, con­trol, san­ción y di­sua­sión de la co­rrup­ción.

MA­RIA­NA GÓ­MEZ DEL CAM­PO MAR­CE­LA GUE­RRA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.