INS­TRUC­CIO­NES PA­RA SO­BRE­LLE­VAR TRÁGICOS EN­CUEN­TROS

Pa­so 2. Cul­ti­ve cui­da­do­sa­men­te sus de­cep­cio­nes

Publimetro Ciudad de Mexico - - NOTICIAS -

Pa­ra ser leí­das con: Wit­hout a Song, de Step­hen Ri­ley

Pa­so 1. No se ti­re al llan­to (tan rá­pi­do)

2017 ini­ció con el re­cor­da­to­rio de que no hay al­go peor pa­ra la an­sie­dad que el pa­so del tiem­po. Ha­ga que no ha leí­do es­to pa­ra man­te­ner vi­vo el es­pí­ri­tu de la sor­pre­sa. Vue­le ba­jo y des­cu­bra que ca­da es­ce­na que ex­pe­ri­men­ta es sus­cep­ti­ble a ser li­be­ra­da de la rá­fa­ga de pre­jui­cios que to­do el tiem­po vo­mi­ta­mos so­bre lo que se pre­sen­ta en el cam­po de ex­pe­rien­cia sen­so­rial. Sea Trump, el ga­so­li­na­zo, el dólar, su sue­gra o cual­quie­ra de los even­tos que aguar­dan en fi­la pa­ra mos­trar­se co­mo los ve, se­pa que an­tes de ser lo que pa­re­cen, lle­van el tin­te y la for­ma del es­ta­do que guar­da su men­te. Vi­vi­mos pa­ra te­ner al­go nue­vo de qué que­jar­nos. La ver­dad es que po­cos lo sa­ben y tal vez un pu­ña­do lo ha ex­pe­ri­men­ta­do, pero el mun­do no es co­mo lo ve. Me­nos aún co­mo se in­ter­pre­ta y se de­sig­na. El mun­do de­be ser al­go tan sim­ple y lle­va­de­ro, que us­ted y yo de­be­ría­mos ser ple­na­men­te fe­li­ces con muy po­co. Pero co­mo el de­seo es la re­li­gión de es­ta épo­ca, se es­cu­rre la vi­da en­tre los de­dos en­con­tran­do, co­lec­cio­nan­do y nu­trien­do obs­tácu­los (pen­san­do que son jus­ta­men­te vir­tuo­sos en­cuen­tros).

Pa­so 3. Re­pi­ta la ru­ti­na has­ta per­fec­cio­nar­la

Es­tar des­pier­tos es lo más pe­li­gro­so que nos po­dría pa­sar. Tal vez por eso fas­ci­nan tan­to los zom­bis e imi­ta­mos su es­ti­lo de vi­da. Pien­se en­ton­ces que us­ted es sus en­cuen­tros: asu­ma la res­pon­sa­bi­li­dad de ca­da en­cuen­tro y dig­ni­fi­que su es­tar. O sea: en lu­gar de se­guir que­ján­do­se de lo que pa­sa afue­ra, com­pon­ga ya lo que pa­sa aden­tro.

Pa­so 4. Re­suel­va sus en­cuen­tros (de ma­ne­ra trá­gi­ca)

Ca­da vez es más di­fí­cil es­tar a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias. Por eso evi­te lle­var la mano al men­tón si no es­tá a pun­to de re­sol­ver al­go có(s) mi­ca­men­te im­por­tan­te. Si ya lo hi­zo, to­me en cuen­ta que en lu­gar de se­guir vi­vien­do, fá­cil­men­te po­dría es­tar pen­san­do de qué po­dría es­tar­se tra­tan­do su vi­da y con es­to sa­ber que por trá­gi­co que sea, un en­cuen­tro re­suel­ve el pro­ble­ma de que­dar­se so­lo. Só­lo eso.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.