As­per­ger: un sín­dro­me in­có­mo­do

Una ni­ña ob­ser­va a una mu­jer y le pre­gun­ta: Tía ¿pa­ra qué te pin­tas la ca­ra? Ella res­pon­de. Pa­ra es­tar más gua­pa. ¿Y eso tar­da mu­cho en ha­cer efec­to? Es­te chis­te pue­de cau­sar­te ri­sa, pero al­guien con As­per­ger ni si­quie­ra lo en­tien­de

Publimetro Ciudad de Mexico - - CIENCIA DESDE LA UNAM -

No hay na­da más feo que ver a un ni­ño que no son­ríe o que to­do el tiem­po ex­pre­sa se­rie­dad en su ros­tro. Así es la vi­da de los que pa­de­cen el sín­dro­me de As­per­ger.

De acuer­do con la doc­to­ra Jac­que­li­ne Cortés Mo­re­los del de­par­ta­men­to de Psi­quia­tría y Sa­lud Men­tal de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la UNAM, el sín­dro­me de As­per­ger (AS) tie­ne cau­sas mul­ti­fac­to­ria­les que in­clu­yen as­pec­tos ge­né­ti­cos y pe­ri­na­ta­les. Es un tras­torno psi­quiá­tri­co ca­rac­te­ri­za­do por pro­ble­mas men­ta­les y con­duc­tua­les que for­man par­te del es­pec­tro au­tis­ta.

“Un ni­ño con es­te tras­torno des­de su na­ci­mien­to y con­for­me se desa­rro­lle pre­sen­ta­rá di­fi­cul­tad pa­ra in­ter­ac­tuar con los de­más, no es afec­tuo­so o es­pon­tá­neo, lle­ga a te­ner un nú­me­ro li­mi­ta­do de ami­gos, pre­sen­ta un tono de voz di­fe­ren­te, ha­bla muy al­to, su len­gua­je es ex­ce­si­va­men­te for­mal pa­ra su edad co­mo si fue­ran adul­tos chi­qui­tos, si­guen ins­truc­cio­nes de ma­ne­ra exac­ta, no en­tien­den las bro­mas, el sar­cas­mo, los chis­tes o chas­ca­rri­llos”, co­men­ta la es­pe­cia­lis­ta.

El sín­dro­me de As­per­ger es un tras­torno del es­pec­tro au­tis­ta que pre­sen­ta ru­ti­nas y com­por­ta­mien­tos re­pe­ti­ti­vos ta­les co­mo aga­rrar ob­je­tos ob­se­si­va­men­te. Ade­más, quie­nes lo pa­de­cen se ca­rac­te­ri­zan por es­tar ais­la­dos de­bi­do a sus ma­las ha­bi­li­da­des so­cia­les y po­cos in­tere­ses.

Las per­so­nas con es­te sín­dro­me son muy in­te­li­gen­tes y a pe­sar de sus al­te­ra­cio­nes lle­gan a ter­mi­nar una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, con un desem­pe­ño aca­dé­mi­co al­to, en­ta­blan re­la­cio­nes de pa­re­ja y amis­tad, es de­cir, ha­cen una vi­da ca­si co­mún.

Hoy en día no exis­te un tra­ta­mien­to que cu­re el As­per­ger por com­ple­to, pero sí hay una al­ter­na­ti­va con ba­se en psi­co­te­ra­pia cu­yo ob­je­ti­vo es pro­mo­ver las con­duc­tas so­cia­les y la in­ter­ac­ción con sus com­pa­ñe­ros.

“En cier­tas oca­sio­nes cuan­do el pa­cien­te lle­ga a pre­sen­tar pa­to­lo­gías co­mo tras­torno ob­se­si­vo com­pul­si­vo, dé­fi­cit de aten­ción, hi­per­ac­ti­vi­dad, an­sie­dad, pro­ble­mas de con­duc­ta o de­pre­sión, ade­más de la psi­co­te­ra­pia se re­cu­rre a un tra­ta­mien­to far­ma­co­ló­gi­co pa­ra tra­tar otras en­fer­me­da­des que acom­pa­ñan al As­per­ger, pa­ra ayu­dar a con­tro­lar las al­te­ra­cio­nes a ni­vel con­duc­tual”, fi­na­li­zó la doc­to­ra.

TEX­TO: MI­RIAM H. ALE­GRÍA / GRÁ­FI­CO: RAQUEL MUÑOZ / EDI­TOR: AL­FON­SO A. FER­NÁN­DEZ / COORDINADORAS DE IN­FOR­MA­CIÓN: NAIX’IELI CAS­TI­LLO Y CLAU­DIA JUÁ­REZ / DI­REC­CIÓN GE­NE­RAL DE DI­VUL­GA­CIÓN DE LA CIEN­CIA / CIENCIAUNAM@UNAM.MX

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.