ERA UN REY… MUY CHO­CO­LA­TE

Con tan­to des­mán les de­bía­mos es­ta co­lum­na de Re­yes Ma­gos y sus re­ga­los. Es­te año, en al­gu­nos ca­sos, fue­ron un jue­go de pi­las o ba­te­rías con el le­tre­ro de “no in­clu­ye ju­gue­te”. ¿De dón­de dia­blos sa­lió ese ro­llo y tan ve­ne­ra­dos per­so­na­jes, so­bre to­do por l

Publimetro Ciudad de Mexico - - LA PÁGINA DE FERNANDA -

Pa­ra em­pe­zar, se di­ce que ni eran re­yes ni eran tres. La an­ti­gua Per­sia (hoy Irán) se ha­bía vis­to so­me­ti­da por Roma y sus cos­tum­bres. In­clu­so la re­li­gión que ve­ne­ra­ba al dios Mi­tra sos­te­nía que el de­mo­nio era una “ra­me­ra sen­ta­da en sie­te co­li­nas”, ¿y a quién ha­cía men­ción di­rec­ta? A Roma, la ciu­dad de las sie­te co­li­nas, con sus ri­tos pa­ga­nos don­de la se­xua­li­dad no era per­se­gui­da. De he­cho la su­pues­ta “lo­ba” que ali­men­tó a Ró­mu­lo y Re­mo, sus fun­da­do­res, ¡¡¡se cree que fue una pros­ti­tu­ta ba­bi­ló­ni­ca!!! ¿Y qué creen? Que el Apo­ca­lip­sis no es de ori­gen cris­tiano sino pre­ci­sa­men­te de esa re­li­gión que ya lo pre­sa­gia­ba y des­cri­bía co­mo aho­ra se lee en la Bi­blia.

El gran sa­cer­do­te en Si­ria en­vió hor­das de sa­cer­do­tes ca­te­qui­za­do­res pa­ra que en­se­ña­ran su fe en Roma y al prin­ci­pio tu­vie­ron bas­tan­te éxi­to, lo­gra­ron que, so­bre to­do, la mi­li­cia fun­da­ra una es­pe­cie de mi­traís­mo romano, co­mo ór­de­nes se­cre­tas don­de, ade­más, le re­vol­vían sus ri­tua­les pa­ga­nos. In­clu­so lle­ga­ron a pro­li­fe­rar por en­ci­ma del in­ci­pien­te cris­tia­nis­mo. Esos sa­cer­do­tes que se es­par­cie­ron por to­do el te­rri­to­rio son a quie­nes, con el tiem­po, se les trans­for­mó en los men­ta­dos Re­yes Ma­gos. Ora bien, la ver­dad es que “eso de creer­se des­cen­dien­te de los dio­ses” ha si­do una ver­da­de­ra mon­ser­ga pal pue­blo. Aun­que hoy en día aún hay quie­nes ase­gu­ran que va­rias de las mo­nar­quías ori­gi­na­rias en Eu­ro­pa des­cien­den de los hi­jos car­na­les de Je­sús, pa de­mos­trar­lo se ne­ce­si­ta­rían prue­bas de ADN y aún así… NO PROBARÍAMOS DIVINIDAD AL­GU­NA, por­que pa­ra ESO no hay es­tu­dios de la­bo­ra­to­rio cer­ti­fi­ca­dos. Si­gue sien­do pu­ro “ac­to de fe”. Sin em­bar­go, a mu­chos sí se les cru­za­ron los ca­bles. Por ejem­plo: la em­pe­ra­triz An­na de Ru­sia, la ne­ta no na­ció pa­ra ser rei­na, sino que fue pues­ta en el trono por el Con­se­jo de Ru­sia. Es­ta pun­ta de ma­chi­nes pen­sa­ron que se la ha­rían co­mo “su tra­pea­dor” y la ver­dad es que ella “les dio la vuel­ta”. Ator­men­tó a to­dos los aris­tó­cra­tas y a al­gu­nos has­ta los des­pe­da­zó. Tam­bién ca­só a una pa­re­ja por sus “arres­tos” y man­dó cons­truir un pa­la­cio de hie­lo pa­ra la oca­sión, en pleno in­vierno con tem­pe­ra­tu­ras gé­li­das. Ade­más, los cor­te­sa­nos de­bían asis­tir ves­ti­dos cual pa­ya­sos: Jor­ge III de In­gla­te­rra es uno de los mo­nar­cas más tris­te­men­te co­no­ci­dos por su­frir por­fi­ria, una en­fer­me­dad he­re­di­ta­ria. Es­to lle­vó a que el rey hi­cie­ra co­si­llas pe­cu­lia­res co­mo co­rrer por los jar­di­nes reales en bo­las. Du­ran­te su rei­na­do, In­gla­te­rra per­dió sus “co­lo­nias” an­te la In­de­pen­den­cia de Nor­tea­mé­ri­ca. A pe­sar de to­do, es­tu­vo en el trono por 60 años, mien­tras su mu­jer, y lue­go su hi­jo, to­ma­ban el con­trol. Mien­tras tan­to, él es­ta­ba en­ce­rra­do tras re­jas por con­si­de­rar­se lo­co y sin po­si­bi­li­da­des de mos­trar­se en pú­bli­co. Qué ga­chos. Car­los VI de Fran­cia lle­gó al trono en 1380 cuan­do te­nía ape­nas 11 años y go­ber­nó sin pro­ble­mas du­ran­te unos cuan­tos , has­ta que ca­yó en la lo­cu­ra. De a po­co fue to­man­do mie­do a to­do y ma­tan­do a sus pro­pios ca­ba­lle­ros. Por mo­men­tos no re­co­no­cía a su es­po­sa e hi­jos, ni tam­po­co sa­bía quién era él mis­mo. Y co­mo an­tes no ha­bía quién lo “en­cho­cha­ra” pues ni quién “lo cu­ra­ra de es­pan­to”.

Así co­mo la de­ma­sia­da au­to­ri­dad co­rrom­pe a los re­yes, así el lu­jo em­pon­zo­ña to­da una na­ción.

(Fé­ne­lon)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.